Terror Universal
E mail Nombre

Seccion: Películas (Lecturas: 356039)
Fecha de publicación: Noviembre de 2006

Cine italiano de caníbales: en la selva nadie oirá tus gritos

A todos aquellos de estómago fuerte y gusto por lo bizarro, invitamos a hojear este imprescindible dossier del ciclo de terror caníbal italiano (no incluye recetas).

• Página 1 • Página 2Página 3Página 4Página 5Página 6Página 7Página 8

Lucio Lagioia



Bookmark and Share

De todos los géneros que el cine italiano creó y explotó a lo largo de su fructífera historia, el de Caníbales en la Selva quizás sea el mas cuestionado por críticos y cinéfilos, tanto mainstream como aficionados al cine de horror. El cetro de la polémica lo comparte con el Sadiconazista o Nazi Explotation, otro género explotado pero no creado por italianos. Sin embargo, los controvertidos esquemas del Nazi Explotation son superados por las características polémicas y fascinantes del género que ahora nos ocupa

Como suele ocurrir con el cine italiano y sus directores y géneros mas polémicos, las películas de Caníbales en la Selva son denostadas y admiradas con extrema intensidad. Mientras que muchos aficionados al cine de horror las califican como cine basura del peor gusto, hecho por y para sádicos e inmorales, otros tantos alaban su salvaje y brutal estilo, el cual mostraría el lado más oscuro del ser humano, retratado en los oscuros personajes y situaciones que pueblan sus macabras historias. Los mitos y leyendas siniestras que rodearon a estas películas terminaron alcanzando a sus directores mas emblemáticos, los cuales acabaron sufriendo en carne propia un escarnio que ellos no creían merecer y del cual intentaron liberarse... aunque hoy en día no lo hayan logrado del todo. Ese escarnio no fue solo moral, sino material, ya que la sombra del delito y la cárcel se cernió sobre, por ejemplo, el director Ruggero Deodato, el cual, muy a su pesar, continúa siendo llamado Monsieur Caníbal, mientras que a Umberto Lenzi le pasa otro tanto.

En esta nota, buscaremos indagar sobre los orígenes y motivaciones del género italiano de caníbales en la selva, destacando sus principales características y comentando todas las películas filmadas hasta el momento, incorporando la palabra de sus principales realizadores.

Origen del género: el mondo

MONDO CANENacido en 1962 con el film Mondo Cane dirigido por Gualterio Jacopetti, Franco Prosperi y Paolo Cavara, el género Mondo es la verdadera fuente de inspiración del cine de caníbales en la selva.

Recordemos que el Mondo, en sus comienzos, consistía en una especie de viaje turístico virtual alrededor del mundo, cuyo objetivo era mostrarle al espectador un cóctel de diversas y reales costumbres de distintas sociedades y culturas que podríamos llamar "bizarras", exóticas, o impactantes para el público "civilizado". Estas costumbres iban desde un restaurante exótico que sirve platos a base de insectos, casas de comida chinas que ofrecen perro asado, un cementerio norteamericano para mascotas, hasta la sensualidad naif del baile ula-ula hawaiano y las violentas corridas de toros españolas. Las imágenes documentales eran acompañadas por irónicos comentarios en off, muchas veces calificados de "racistas" por los críticos de manera simplista y errónea, ya que no solo las costumbres de países del tercer mundo eran puestas sobre el tapete, sino que los mondos también ironizaban sobre varias y grotescas costumbres europeas, tales como inmolaciones o autoflagelaciones en Italia y España para cumplir penitencias religiosas y promesas a vírgenes y santos, o los graves efectos de la borrachera sobre los habitantes de Hamburgo. En verdad, el Mondo se burlaba de todo y de todos, sin distinciones, con un cínico y ácido humor mezclado con un dejo de melancolía y resignación por un mundo moderno absurdo, incomprensible y cruel.

Con el correr de los años, el Mondo comenzó a volverse mas truculento y menos "gracioso", exacerbando el carácter violento y sanguinario en detrimento de los componentes exóticos o insólitos. Films como Africa Addio (Africa Adiós, Franco Prosperi, Gualterio Jacopetti, 1966) mostraban terribles matanzas contra èrsonas y animales efectuadas durante guerras civiles y dictaduras en el continente africano. Por su parte, Ultima Grida della Savana (El Último Grito de la Savana, Antonio Climati, Mario Morra, 1975) contenía el ataque de un grupo de leones que, en un zoológico, devoraban a un visitante desprevenido. En una escena clave, (como la anterior, sospechada de ser simulada) un grupo de cazadores mercenarios perseguía a unos indígenas y los torturaba y asesinaba bestialmente. Castraciones, lenguas arrancadas, escalpamientos y amputaciones de cabeza y manos eran mostradas con bastante detalle en una escena que claramente debe haber inspirado a Ruggero Deodato para el climax de Holocausto Caníbal.

Además, los mondos fueron incorporando elementos eróticos y sexuales variados tales como sadomasoquismo, orgías, strip-tease, body paiting, peep show, etc. Ejemplo de ello sería Sex O’Clock USA (Francois Reichenback, 1976).

El último escalón del mondo tuvo lugar a partir de Faces of Death (Rostros de la Muerte, Conan LeCilaire, 1978), la cual incluía ejecuciones en la silla eléctrica, canibalismo, autopsias, víctimas de accidentes de tráfico y un restaurante en el cual los comensales tenían el placer de matar a su comida, en este caso un chimpancé, al cual le abren el cráneo estando vivo para luego devorarle los sesos. Posteriormente, se dio a conocer que lo expuesto en el documental era mezcla de falsedad y fx junto con hechos reales. Sin embargo, los mondos continuaron, dando lugar a films mas horribles y repugnantes aun, tales como la vomitiva y siniestra Trazos de la Muerte (Traces of Death, ¿?, 1993).

Con respecto al género de Caníbales en la Selva debemos concluir que, efectivamente, tomó elementos del Mondo tales como el "exotismo" y "salvajismo" de tribus africanas, sudamericanas y asiáticas, la violencia de y contra los animales, la búsqueda de mostrar imágenes documentales reales de carácter sanguinario y nauseabundo y la conclusión ideológica de que, en verdad, los europeos y norteamericanos "civilizados" podían ser aun mas salvajes y brutales que los aborígenes. Este cóctel explosivo dio lugar a los siguientes e invariables esquemas del género de Caníbales en la Selva:

-Choque de civilizaciones y culturas: En absolutamente todos los films de este género, se presenta un enfrentamiento entre periodistas-antropólogos-aventureros blancos norteamericanos o europeos, frente a tribus aborígenes sudamericanas-africanas-asiáticas supuestamente primitivas y, en general, caníbales. El enfrentamiento suele ser extremadamente violento, sobre todo cuando los occidentales suelen comportarse de manera poco "civilizada", ocasionando atroces venganzas por parte de los nativos.

-Ambientación exótica en escenarios naturales: Los films siempre se desarrollan en frondosas y poco exploradas (por los blancos) selvas sudamericanas, africanas o asiáticas, siendo sobre todo la región del Amazonas el lugar habitual de filmación, aunque también se filmó en Filipinas, Sri Lanka e inclusive en Croce Verde, en Italia. Los planos de animales retozando por la selva también son corrientes.

-Viaje por motivación aventurera, rescatista, antropológica o periodística: los protagonistas suelen trasladarse a la selva por cuatro razones: para buscar recursos naturales lucrativos, joyas o tesoros legendarios (motivación aventurera), para hallar a alguna persona perdida (motivación rescatista), para investigar o desmitificar algún mito sobre los aborígenes y sus costumbres (motivación antropológica) o para obtener una nota sensacionalista de alto rating (motivación periodística).

-Violencia de y contra animales: Aquí reside la principal polémica en torno a estas películas ya que es habitual que tortugas gigantes, víboras, ratas almizcleras, caimanes, monos y cerdos salvajes sean torturados y descuartizados realmente en cámara. Los animales no son presentados solo como víctimas de los hombres, ya que es habitual que los directores muestren enfrentamientos de animales entre si (víbora contra águila, iguana vs víbora) animales cazando para ganarse el sustento (tigres cazando monos) o ataques de animales (cocodrilos, víboras) contra personas con resultados fatales, aunque no reales, para las personas.

-Violencia y rituales sexuales: Son habituales en el género las violentas violaciones a mujeres cometidas tanto por los caníbales a víctimas europeas o norteamericanas como por parte de los blancos a víctimas nativas. Inclusive, muchos de las costumbres aborígenes mostradas suelen incluir diversos rituales que giran en torno a lo sexual.

-Muestreo de repugnantes costumbres nativas (para el posible espectador): Es común en el género, como lo era en el Mondo, los planos de nativos devorando todo tipo de insectos y animales crudos, además de comida regurgitada por otros.

-Canibalismo, gore explícito, torturas y sadismo: evidentemente, si hablamos de films de Caníbales en la Selva, debe haber canibalismo. En este caso, el muestreo de esta práctica por parte de aborígenes se realiza de manera hiperexplicita, acompañada de todo tipo de violencia física (violaciones, sádicas torturas, desmembramientos, destripamientos, empalamientos, etc), cuyos ejecutores no son solamente los aborígenes. El nivel gore de estos films es muy alto, llegando a mostrar escenas que jamás habían mostrado otros films hasta el momento (ni aun hoy en día), sobre todo en lo referente a mutilaciones sexuales. Incluso, hoy en día estas escenas pueden impactar a cualquier espectador.

-Pretensión de realidad: algunos films del género, tales como Holocausto Caníbal, se presentaron como filmaciones directamente reales. Otros films, como Ultimo Mundo Caníbal o Esclava Blanca: Violencia en el Amazonas, afirmaban ser recreaciones exactas de hechos verídicos. Cabe destacar que el carácter supuestamente real de estas películas fue lo que causó en gran medida su éxito y lo que originó los cuestionamientos y la persecución legal de sus directores (como le ocurrió a Ruggero Deodato), acusados de incitar y cometer crímenes contra personas y animales. He aquí otro paralelismo con el Mondo: el 20 de diciembre de 1964, el periodista italiano Carlo Gregoretti publicó en el diario L’Expresso una acusación contra los directores y el equipo de filmación de Africa Adiós, afirmando que estos habían participado en la ejecución de tres muchachos negros.

Por último, recordamos que el género se vio también motivado por las primeras leyendas sobre cine snuff y crímenes reales filmados frente a una cámara, originadas gracias a films como Snuff (Michael Findlay, Roberta Findlay, Simón Nutchern, Hugo Fredriksonn, 1976) o Last House on Dead End Street (Victor Janos, 1977). Si bien en estos films nadie moría realmente, su popularidad y controversia sirvió de aliento al nuevo género.

Esta nota continuará...

• Página 1 • Página 2Página 3Página 4Página 5Página 6Página 7Página 8