Terror Universal
E mail Nombre

Seccion: Películas (Lecturas: 361605)
Fecha de publicación: Noviembre de 2006

Cine italiano de caníbales: en la selva nadie oirá tus gritos

A todos aquellos de estómago fuerte y gusto por lo bizarro, invitamos a hojear este imprescindible dossier del ciclo de terror caníbal italiano (no incluye recetas).

Página 1Página 2Página 3Página 4Página 5 • Página 6 • Página 7Página 8

Lucio Lagioia



Bookmark and Share

ZOMBI HOLOCAUST

(Holocausto Zombi, Marino Girolami, 1980) AKA: La Regina dei Cannibali-Dr Butcher M.D: Medical Deviate-Queen of the Cannibals-Island of the Last Zombies-Zombies Unter Kannibalen). Producción: Italia.

Cartel de ZOMBI HOLOCAUST para su estreno en Japón (1980)
Cartel de ZOMBI HOLOCAUST para su estreno en Japón (1980)

El éxtasis total de mezcla de géneros llegó con Holocausto Zombi. El productor Fabrizio de Angelis, quien había logrado un sorprendente éxito mundial un año atrás con Zombi 2 de Lucio Fulci, (recaudando 30 millones de dolares, cuando no debe haber costado ni 500.000) decidió realizar un film que combine a los zombis con las tribus indígenas caníbales, tan de moda luego de Holocausto Caníbal. El objetivo exploitation quedó evidenciado en el atrayente titulo del film, que utilizó las palabras básicas de ambos films predecesores: Zombi (de Zombi 2) y Holocausto (de Holocausto Caníbal).

Inclusive, el argumento es bastante parecido al film de Fulci: El Dr Peter Chandler (el inglés Ian McCulloch, protagonista de Zombi 2) viaja junto a su asistente George (Peter O’ Neill), Susan, una periodista y novia de George (Sherry Buchanan) y la enfermera y antropóloga Lori Ridgway (Alexandra Delli Colli) hacia Kito, (situado en las Islas Molotto, Indonesia, Sudeste Asiático). El objetivo es investigar varios casos de antropofagia ocurridos en New York, originados por hombres que portan el símbolo ritual de una secta tribal indígena de caníbales procedentes de Kito. Allí, deberán enfrentarse contra la tribu de caníbales y contra varios zombis creados por el Dr Obrero (Donald O’Brian), quien exprimenta trasplantando cerebros de cuerpos vivos a personas ya fallecidas, para revivirlas.

Como verán, el film toma muchísimos elementos de Zombi 2 y algunos en particular de Holocausto Caníbal. De Zombi 2 tenemos el comienzo en New York, ciudad que, para los italianos, parecía ser como el centro del crimen y la violencia; una especie de mal originario, provocador de acontecimientos brutales de todo tipo que luego repercutirán en otros países del mundo. Fíjense que tanto Zombi 2, Holocausto Caníbal, Devorados Vivos!, Cannibal Ferox, Apocalisse Domani y El Destripador de New York comienzan y en ocasiones terminan en esa ciudad. Además, de Zombi 2 tenemos varios actores similares (McCulloch y Dakkar, que hace incluso el mismo papel) el mismo estilo de zombis resecos y monstruosos, un doctor como uno de los protagonistas y el viaje a una lejana región exótica con locaciones que aparentemente parecen ser las mismas. He aquí la duda que tengo del film: a simple vista, la misión abandonada donde se desarrolla parte del film es idéntica a la de Zombi 2 y lo mismo sucede con las locaciones, que en Zombi 2 eran ubicadas en el caribeño Santo Domingo. Según McCulloch, la película se filmó en Roma y República Dominicana; pero de acuerdo con el creador de FX Maurizio Trani se filmó solo en Roma en un lugar llamado Latina, ciudad situada a 35 millas de Roma en donde hay palmas, un río, pero no una isla. Por último, según el actor Donald O’Brian, el lugar de filmación fue Croce Verde, cerca de Italia, en donde también se filmó Emanuelle y los Ultimos Caníbales.



Dos lobby card alemanes, donde el filme se conoció bajo el título
de ZOMBIES UNTER KANNIBALEN

De Holocausto Caníbal, el film tomó la tribu caníbal y el personaje de Susan, una periodista que "daría el alma por una primicia", fotografiando fascinada los crímenes mas horripilantes. También hay elementos de La Montaña del Dios Caníbal, con Delli Colli convertida en diosa caníbal (otra vez, por ser rubia).

Holocausto Zombi es un festival de gore, truculencias y diversión para los fanáticos del género de caníbales y zombis en general y para los seguidores del gore italiano en particular. La catarata de bestialidades servidas con una explicitud sin límites son ejemplificadas en las siguientes escenas (que no son todas):

-La sucesión de escenas de canibalismo en un hospital neoyorquino. El film comienza con un caníbal (enfermero del hospital, que luego se suicida) amputándole lentamente la mano a un cadáver en primerísimos y detallistas planos. El fx es super realista, acompañados por efectos sonoros bien escabrosos. El caníbal será luego hallado devorando un corazón, extirpado también en primerísimos planos.

-El ataque de los caníbales, francamente bestial. Tras el hallazgo de varios cadáveres terriblemente destrozados, tenemos las muertes de los porteadores nativos. Uno de ellos es empalado por una trampa, degollado, eviscerado y sus tripas devoradas. Otro, es empalado al suelo con un palo exageradamente largo y grueso. Pero la peor parte se la lleva George: es acuchillado y destripado, ¡mientras le arrancan los ojos con las manos!.

-La muerte de uno de los caníbales, que recibe un tremendo machetazo en plena frente. De hecho, esta fue una de las carátulas del film en España.

-La tortura sufrida por la periodista: el Dr Obrero le trepana el cráneo, en la búsqueda de seguir con sus experimentos, consistentes en trasplantar cerebros frescos a cadáveres, para revivirlos. Como la chica grita mucho, ¡Obrero le corta las cuerdas vocales, para que no lo moleste mas!. La chica intenta gritar ¡Hijo de P... antes de perder la voz.

-Por último, una de las escenas mas censuradas del film, consistente en el enfrentamiento entre un zombi y el Dr Chandler, el cual le destroza la cabeza al zombi con un motor fuera de borda.

Cartel español de ZOMBI HOLOCAUSTO

La excepcional banda sonora de Nico Fidenco (en parte, la misma de Emanuelle y Los Ultimos Caníbales que el mismo había creado), la lograda ambientación, el ritmo por momentos imparable, la aceptable caracterización de los nativos, la buena actuación de algunos actores (especialmente el inglés McCulloch y el enloquecido y genial O’Brian) y la rotunda belleza de Delli Colli ayudan a que el films sea considerado de culto con total justicia. De por si, la combinación de los dos géneros mas queridos por los fans de los zombis y los caníbales italianos hace que el film sea simplemente irresistible.

Sin embargo... el film podría haber sido muchísimo mejor ya que, como dijo De Angelis, existían los medios para ello. El presupuesto, sin ser alto, era decente y alcanzaba para hacer un buen film. Lamentablemente, Girolami no era Fulci, y se nota. Comparando Holocausto Zombi con Zombi 2, vemos claramente la diferencia que hace un gran director en un film. La dirección de Girolami es correcta y por momentos ágil y efectiva, pero no posee el encanto macabro y la originalidad del film de Fulci. Los crímenes son filmados con corrección pero con muy poco estilo. De hecho, varios FX fueron desperdiciados por el director. Como relató el creador de FX Maurizio Trani, Girolami desperdició la escena de la trepanación del cráneo de la periodista. El FX del cráneo trepanado y el cerebro al descubierto era realmente logrado y le había costado a Trani mucho trabajo. Sin embargo, Girolami lo mostró en un veloz zoom que no permite apreciar la escena. Con razón, Trani afirma: "Fue un trabajo muy complejo que no se usó como debía usarse" y agregó: "Fulci lo habría usado de un modo muy diferente". Tenía toda la razón.

De hecho, quienes esperen un impresionante enfrentamiento de zombis vs caníbales se verán decepcionados. Recién llegan a enfrentarse al final y de manera profundamente fallida, ya que la lucha esta filmada sin mucha fuerza ni pasión, con apresuramiento y casi sin gore. Incluso, el final de Obrero a manos de los nativos es paupérrimo. Incluso, la culminación del film (la cabaña quemada, el doctor vencido y la antropóloga y Mc Culloch mirando impávidos) no tiene mucha gracia y dista del genial final de Zombi 2. Pareciera que Girolami dirigió sin pasión, con una actitud de "cumplimiento" y sin gusto por el género. Todo lo contrario de Fulci. Agrego que Holocausto Zombi no posee escenas de violencia contra los animales.

Mas defectos: nadie puede creerse que Delli Colli sea una antropóloga. La actriz, mucho mas efectiva como ninfómana en El Destripador de New York, compone un papel gracioso pero ridículo e increíble. Tampoco ayudan los diálogos del film, graciosos pero también ridículos. Como ejemplo: George pregunta "¿Los nativos de Molotto practicaban el canibalismo?" la antropóloga contesta "Todos los nativos primitivos lo hacían, sin excepciones" (¡!). Varios de los desnudos del film son muy naif y totalmente banales. El único acertado es la escena en que los caníbales pintan artísticos dibujos sobre el cuerpo desnudo de Delli Colli. Luego, cuando están por sacrificarla (con un cuchillo evidentemente de plástico) sobre un altar circular bien diseñado, la chica se salva porque, mágicamente y sin explicación alguna, la roca se mueve sola, develando a la muchacha como la diosa caníbal. He aquí un ejemplo del argumento errático y por momentos inexplicable del film: nunca se entiende como puede ser que miembros de la secta de indígenas caníbales asiáticos hayan llegado a New York y obtenido trabajos normales, ni se sabe porque tienen una compulsión caníbal incontenible, ni que poderes mágicos tiene la antropóloga para hacer que la piedra se mueva.

Pero la metida de pata mas graciosa del film es la escena del suicidio del caníbal, en New York. El plano del hombre rompiendo con el impulso de su cuerpo el vidrio de la ventana es logradísimo. Pero cuando impacta contra el pavimento, vemos que es un maniquí al cual... ¡se le sale un brazo!.

Con respecto a los zombis, debo decir que son acertadamente grotescos y siniestros, pero inferiores a los de Fulci. Maurizio Trani cuenta que el se esforzaba especialmente con los rostros. Si prestan atención, verán que, en general, los rostros y cuellos de los zombis se encuentran verdaderamente corrompidos y deformados, mientras que sus brazos y cuerpos permanecen casi intactos.

Sin embargo, el artesanal y tosco maquillaje de los mismos genera unos rostros muy originales e inolvidables, irrepetibles en films norteamericanos y de otros países. Los zombis italianos son únicos, monstruosos, deformes y horribles como ningunos. La gran decepción, en Holocausto Zombi, es que no son caníbales. Imagínense lo que podría haber sido un combate a dentelladas entre caníbales y zombis....

A pesar de sus defectos, Holocausto Zombi es un divertido y salvaje film de culto que en su momento fue aceptablemente exitoso, aunque muchísimo menos que Zombi 2. Especial mención merece la sensacionalista y bastante mentirosa, pero atractiva, campaña publicitaria hecha en EE.UU. Los distribuidores del film (Aquarius Realising, que distribuyeron El Mas Allá y Cannibal Ferox) retitularon Holocausto Zombi como Dr Butcher MD, Medical Deviate (Dr Carnicero, Desviación Médica). Para promocionar el film, crearon el Butcheromovile (algo así como el carnicero-móvil), el cual consistía en un camión sobre el cual pusieron una mesa de quirófano, esqueletos humanos, e instrumentos de cirugía. Un hombre (Michael Weldon, escritor del Psychotronic Magazine) hacía de víctima tirado en una camilla mientras que dos bellas muchachas hacían de sádicas enfermeras. El camión cruzaba Manhattan, parando nada menos que en el Bronx, Brooklin y New Jersey durante doce horas al día los días previos al estreno, portando un cartel que decía: "yo fui operado por el Dr Carnicero". ¡Esas si que eran campañas publicitarias entusiastas!.

Pero si bien la campaña publicitaria era acertadamente atractiva, la versión retitulada Dr Butcher MD, Medical Deviate es realmente mala, ya que se eliminó la buenísima banda sonora de Fidenco y se incluyó otra muy inferior. Incluso, se le agregó al principio una parte del metraje del film incompleto de Roy Frumkes llamado Tales That"ll Tear your Heart Apart, el cual no tiene nada que ver con las escenas de Holocausto Zombi. Aquarius Realising y su jefe Terry Levene hicieron luego un desastre parecido con la versión norteamericana de El Mas Alla, reticulada Seven Doors to Death, a la cual le amputaron varias de las mejores escenas y también le cambiaron la banda sonora.

Holocausto Zombi fue, como no, prohibida en Inglaterra y no pudo editarse en video. A principio de los 80’ el propio McCulloch intentó comprar en su país natal las 3 películas de terror italianas en las trabajó (Zombi 2, Zombi Holocaust y Contamination) y no pudo hacerlo. "Creo que esas nuevas leyes son muy, muy peligrosas. Empiezan prohibiendo los videos, luego le toca el turno a la tv y después a los periódicos y libros. Es un proceso que se sabe como empieza pero no como termina" reflexionó McCulloch. Tiene toda la razón.

TERROR CANÍBAL

(Julio Perez Tabernero, Alain Deruelle, Oliver Mathot, 1981) AKA: Cannibal Terror-Terreur Cannibale). Coproducción: España-Francia.

La historia del film gira en torno al secuestro de la pequeña hija de un magnate por parte de dos hombres (uno de ellos, un habitual de Jesús Franco, Antonio Mayans) y una mujer, los cuales acaban ocultándose en la casa de unos amigos, supuestamente situada en la selva de algun país latinoamericano. Para su desgracia, serán atacados por una tribu de nativos caníbales.

Cartel francés de TERROR CANÍBALTerror Caníbal es, sin ningún lugar a dudas, el peor film del género. Filmada en aparentemente los mismos y paupérrimos escenarios de los films del género de Jesús Franco (Los Caníbales y El Caníbal), la película no presenta nada parecido a una selva, jungla o tan siquiera un bosque. En su lugar, tenemos algo que quizás podrían ser las Islas Canarias, con profusión de palmeras, gomeros, playas y terrenos montañosos rocosos, pero nada relacionado con una selva. Incluso, los protagonistas del film circulan a través de caminos y rutas artificialmente realizados, algo impensable en un territorio selvático. Con respecto a la fauna, se nos muestran un par de monitos y un guacamayo, junto a descarados insertos de escenas con aves selváticas provenientes de películas italianas.

Francamente, el tono general del film es realmente vergonzoso. Si bien los personajes principales actúan de manera decente, la tribu caníbal es la mas vergonzosa de la historia del género y del cine. Hombres blancos de rasgos europeos, con patillas, corte de peluquería y pintados de manera ridícula, tratan de hacerse pasar por indígenas de alguna tribu primitiva. De hecho, ni ellos mismos se creen su papel ni se lo toman en serio, como lo atestiguan sus risas apenas contenidas enfrente de la cámara. Una vergüenza.

Los fx y los crímenes, son igualmente patéticos. Las contadísimas escenas de canibalismo, consisten en ver como los "caníbales" abren cerdos vestidos con ropa humana, masticando las vísceras del animal a continuación. Los enfrentamientos a tiros y flechazos entre el grupo de rescate comandado por el magnate y los caníbales siguen el mismo tono deplorable del film, con los caníbales manejando arcos y flechas como si fueran niños inexpertos. Ni que decir de la "aldea" de la tribu, situada entre cuatro o cinco palmeras y compuesta por un par de chozas patéticas. Lamentable. Solo se salva la música del film, por momento efectiva, salvo durante los títulos de crédito del comienzo y el final. Algunas escenas de sexo y violaciones que involucran a las bellas protagonistas hacen que el espectador masculino preste un poco de atención, aunque tampoco son la gran cosa y nunca llega a haber ni siquiera desnudos frontales.

En definitiva, un film patético y penoso, realizado para explotar el éxito de Holocausto Caníbal y del género de caníbales en la selva, pero realizado con torpeza, ineptitud y desgana. Incluso, el climax y final feliz del film es el peor de todo el género. Durante muchísimo tiempo, Terror Caníbal (firmada por un tal "Allan.W. Steeve") fue acreditada a Jesús Franco, pero actualmente es acreditada a los franceses Alain Deruelle (director de cine porno) y a Oliver Mathot (actor del film) junto al español Julio Perez Tabernero. Sin embargo, algunas fuentes acreditan el patético guión a Jesús Franco. Solo para completistas fanáticos del género, y para quien disfrute viendo films pésimamente realizados. Quien busque un mínimo de calidad, abstenerse.

Página 1Página 2Página 3Página 4Página 5 • Página 6 • Página 7Página 8