Terror Universal
E mail Nombre

Seccion: Horrorferix (Lecturas: 4395)
Fecha de publicación: Junio de 2003

La seducción del miedo atrapante

¿Qué es aquello tan fascinante que nos atrae como aficionados al terror y al misterio?



Registro de marcas

Bookmark and Share

¿Acaso nos hemos preguntado alguna vez en que momento comienza a querer seducirnos ese extraño ser astral que nos invita a cruzar el umbral de un cine, o comenzar a leer un libro o abrir las páginas de una revista, cuando la propuesta expresa es un relato de fantasmas o ficción? ¿Dónde comienza ese sutil y, reitero, seductor encanto, casi más provocador que los besos de una dama? Es muy fácil la respuesta: los colores y las imágenes que ilustran estas exposiciones de aventuras un tanto predecibles constituyen un magnetismo que no se puede pasar por alto. Felizmente esto mismo le ocurre a millones de degustantes de estos géneros fantásticos, y cuanto más espeluznantes mejor. Fíjese que no hace falta más que pintar manchas rojas o los cuchillos amenazantes de un psicópata o una mujer semi desnuda que con la boca entreabierta deja ver sus colmillos (quien los clavará en nuestra garganta luego de un prolongado y lascivo beso) en un poster para que nos resulte atractivo.

Pero hace 40 años atrás, las películas de productoras humildes prometían emociones a granel y una expectativa que nos partía el coco a través de esas particulares ilustraciones que adornaban los afiches en los cines. Y ni hablar de las revistas que hoy, en pleno siglo XXI, se mantienen firmes al pie del cañón. Cada vez son más los adeptos que buscan esos clásicos para incluirlos en sus colecciones. ¿Saben algo? Dicen que los ojos, en la forma de mirar, reflejan el alma humana. Yo no afirmo eso, pero me cabe una pregunta. ¿Qué tiene esa cultura narrativa, la del misterio y del terror, que tanto y tanto nos deleita como si fuese siempre la primera vez?

Sí, sí... estoy de acuerdo que no hay espanto mayor que el de una guerra. Esa es una verdad absoluta. Pero, ¿dónde está la diferencia? Ni más ni menos en que las películas, revistas, libros y demás medios que nos atraen con esa hermosa seducción del miedo, no plantean otra cosa que ficciones. De este pequeño análisis saco la conclusión que haciendo un proceso a las imágenes de mi mente, me siento dichoso de seguir a estos hacedores de espanto, que nos dan lo mejor de sí para hacernos sentir felices.

Reflexión del Necrodemo

Me contaron que hay alguien que se llama Dios
Que creó los cielos y la tierra y mil cosas más.
Me gustaría que viniese ante mí,
Porque yo no puedo acercarme a él.
Deseo Señor Dios, que si usted
Creó también estas imágenes
Como a millones de seres humanos
Y los hace sentir dichosos y felices.
Por qué no me hace un favor:
Si usted es como dicen que es,
Puede darme un poco de algo...
Disculpe, yo agradezco lo que soy
Y todo lo que tengo, un cine para mi solo,
Muchos gatitos y ratones que me cuidan acompañan.
¿Pero sabe, Sr. Dios, que es tener una madre y un padre?
¿Me lo puede fabricar usted?
Gracias señor Dios de las mil cosas, gracias.