Terror Universal
E mail Nombre

Seccion: Artículos (Lecturas: 7403)
Fecha de publicación: Mayo de 2003

Frankenstein en escena

Un pantallazo a la historia de la versión teatral de Frankenstein, oculta por 70 años y resucitada.

Darío Lavia



Bookmark and Share

Familiar es nuestro lector a la película y a la historia detrás de FRANKENSTEIN (1931), 71 minutos filmados por James Whale que entre otras cosas provocaron, indirectamente, la aparición de revistas virtuales como la que Ud. está leyendo en este momento. La repercusión alcanzada durante aquella época fue en realidad una especie de cénit, la eclosión de toda una fiebre por los monstruos góticos que se había iniciado en Estados Unidos en el tercer cuarto de los años '20, cuando estaba grandemente difundida la versión teatral de Drácula, de John T. Balderston y Hamilton Deane. La obra en realidad había sido escrita por Hamilton Deane, produjo y representó entre 1923 y 1926 en diversas salas teatrales británicas. En febrero de 1927 la obra abrió en la distinguida escena de Londres, con Raymond Huntley como el Conde. Fue el productor Horace Liveright quien vio las posibilidades comerciales de la obra en el mercado americano, y compró los derechos, encargándole luego a Balderston una reescritura y una puesta a punto de los diálogos. La versión americana de Drácula fue protagonizada por Bela Lugosi, quien debutara en el vampírico rol el 5 de octubre de 1927, en New York.

Tal como luego pasaría con sus respectivas versiones fílmicas, el éxito de Drácula teatral (33 semanas consecutivas en el Teatro Fulton), motivó la necesidad de una dramatización teatral de la novela de Mary Shelley. Fue Hamilton Deane quien produjo la obra que encargó a Peggy Webling. En 1928 el Frankenstein teatral se representó en gran cantidad de salas en Inglaterra. El propio Deane interpretó al monstruo y consecutivamente fue reescribiéndola, modificando diálogos o hasta cambiándole el final varias veces. Fue nuevamente Liveright que, en 1930, luego de ver el estreno en el West End londinense de Frankenstein, se entusiasmó con la adaptación en New York. Así que volvió a contratar a Balderston para que hiciera su propia obra versión teatral del mito del Prometeo Moderno, de cara al estreno en Broadway en 1931. Pero debido a problemas monetarios (acrecentados por la crisis de Wall Street), Liveright no podía afrontar una puesta en escena digna, así que vendió su opción para derechos de una película a los autores, Balderston y a Peggy Webling, quienes a continuación los ofrecieron a la Universal, que sin más, compró los derechos para filmar esa trama de Frankenstein. Balderston fue contratado como guionista y la película resultante se estrenó en 1931 y el éxito fue avasallador. En consecuencia la obra teatral, como tal, se archivó indefinidamente.

Luego de seis décadas, fue exhumada luego de la investigación de David J. Skal, acerca de la historia de los monstruos clásicos en el teatro o en la pantalla. Skal publicó el libro "The Monster Show" con interesantes fotografías de la puesta londinense de Frankenstein: An Adventure in the Macabre, dando a conocer por fin en detalle la génesis de la versión de Balderston.

Rescatada del olvido, la obra fue remozada y representada recientemente (durante octubre y noviembre de 2002) en el Chandler Hall de Newtonn, Pennsylvania, dirigida por Eric Steadman, en virtud de un permiso especial dado por los herederos del autor. Algunos de los cambios que presenta con la versión fílmica son la ausencia del personaje de Fritz, el sirviente jorobado de Frankenstein; la chica con la que se encuentra la criatura es ahora la joven Katrina, hermana menor de Victor Frankenstein; el papel del Dr. Waldman (Antonio Mastrantonio) ha sido expandido y ahora no solo es un académico sino también sacerdote, con lo que se ve directamente implicado en la lucha de poderes entre ciencia y religión. El personaje principal es llamado Victor Frankenstein (interpretado por Blaise Guld), y su novia es Elizabeth (Leann Wintermute), siendo en cambio llamados en la obra original, respectivamente, Henry y Amelia.

Próximamente ampliaremos la historia desconocida de las versiones teatrales de los monstruos clásicos.

Mayor información:

http://www.originalfrankenstein.com