Terror Universal
E mail Nombre

Seccion: Entrevistas (Lecturas: 4474)
Fecha de publicación: Abril de 2002

Entrevista con Jaime Noguera

Sara Rodríguez Mata redondea su cobertura de la Semana del Cine Fantástico de Málaga con esta interesante nota a Jaime Noguera, autor del libro Vampiros, La sangre es la vida.

Sara Rodríguez Mata



Bookmark and Share

Tras la celebración de la XII Semana de Cine Fantástico de Málaga, tuvimos la oportunidad de quedar una tarde en el bello centro de Málaga y hacerle una entrevista. Jaime Noguera (Gotemburgo, 1977) a parte de ser el autor del libro Vampiros. La sangre es la vida, es una persona con muchas inquietudes y como muestra de ello, basta ver todo lo que realiza. Es director del Festival Internacional de Cortometrajes y Cine alternativo de Benalmádena, trabaja con el Programa de Subcomisión Mixta hispano-italiana, es colaborador de la Semana de Cine Fantástico de Málaga y aún así, todavía le queda tiempo (no sé de dónde lo saca) para llevar a cabo otras actividades interesantes que vamos a conocer en esta extensa y amena entrevista.

La cita fue en la cafetería del cine Alameda (lugar donde se celebra la Semana de Cine fantástico). Soy puntual, pero veo que él es más puntual aún, pues ya estaba sentado y tomándose su café. Nada más sentarme en la mesa, me regala un libro publicado en la editorial en la que él trabajaba, el título: Apocalypse Now. "Odisea en los territorios del horror" de Iván Reguera. Con lo que a mí me gustan los libros, buen comienzo...

Sara: Acabas de publicar un libro que lleva por título Vampiros. La sangre es la vida, ¿nos puedes comentar cómo surgió la idea y de qué trata?

Jaime: Si te digo la verdad la idea surgió cuando yo tenía una editorial y entre otras cosas, íbamos a publicar unos libros. Entonces, pensando en un tema comercial se nos ocurrió el tema de los vampiros que era un tema que además, a mí me interesaba desde hacía mucho tiempo y siempre había sido un forofo. Y decidimos combinar tanto mi pasión vampírica, como la idea de sacar un libro que fuera comercial a nivel nacional. Empecé con el libro, pero al final no se editó. Y Ramón Reina (Director de la Semana de Cine Fantástico de Málaga) se enteró de la existencia de este libro y me dijo "oye, por qué no me traes ese libro y organizamos un ciclo de cine vampírico con las películas de vampiros menos vistas", y organizó el ciclo de vampiros que ha habido en la última Semana de Cine Fantástico de Málaga.

S: El vampiro es uno de los mitos de la cinematografía del terror más representados en el cine, ¿quién ha sido para ti el actor que mejor ha encarnado el mito de Drácula?

J: Esa es una pregunta un tanto difícil de hacer y difícil de responder a un mitómano como yo, porque yo me declaro un mitómano y por mucho que suene a trasnochado, mi favorito, desde luego, es Bela Lugosi. Luego, con los vampiros que se han ido haciendo después, cada uno tiene sus cosas. Christopher Lee, el vampiro de la Hammer; luego, tenemos el vampiro de John Badham, [ se refiere al film Dracula de 1979] que es un vampiro muy setentero, muy discotequero, muy caspa, pero al mismo tiempo muy gomina [risas]; pero es un vampiro muy guapo que lo encarnaba Frank Langella. Y luego, tenemos otro tipo de vampiros como el de La sombra del vampiro que es un vampiro muy Chiquito de la Calzada [ Chiquito es un cómico español muy conocido por sus saltos y movimientos muy caricaturescos]. Y, el de Nosferatu que es un icono muy atractivo visualmente pero que al ser una película muda, a lo mejor no llega a impactar tanto, pero no deja de ser un buen vampiro. Pero, bueno, para mí, Bela Lugosi.

S: ¿Qué opinas sobre las películas de terror actuales? ¿Cuál es tu opinión a cerca del tratamiento de este género en los tiempos que corren?

J: Lo que pasa con el género de terror es que, para mí, está prácticamente ya todo inventado. Entonces, se pueden hacer revisitaciones de temas como los vampiros, los zombis, el tema satánico, el tema de las sectas..., pero claro, una vez que se ha hecho, ya es muy difícil encontrar algo nuevo. Para mí las películas de terror tienen esa problemática en cuanto a que están basados en guiones y están recurriendo poco a las obras literarias que ya existen sobre terror. Nada más que de Lovecraft se han hecho muchas versiones pero nunca se han tratado sus obras de manera seria, excepto la de En la boca del miedo. Pero hay cantidad de autores que yo creo que habría que reivindicar, escritores del siglo XIX, por ejemplo, y del siglo XX de los que no se ha convertido ninguna de sus obras en película y creo que ahí se está cometiendo un grave error. Y creo que la industria se tendrá que dar cuenta. Pero no dejan de salir cosas interesantes como la película que ha ganado este año la Semana de Cine Fantástico, la de Black Door o The Hool.

S: Entonces, tú crees que hay una clara diferencia y evolución.

J: Sí, sí. Yo creo que el terror es comercial. Viejas glorias como Wes Craven o John Carpenter en su gloria fueron rompedoras, opero ahora se han amoldado a lo puramente comercial y lo que hacen es sacar Scream 1, Scream 2, Sé lo que hicisteis el último verano, etc., que no dejan de ser películas entretenidas, yo las veo y me lo paso bien y me río muchas veces, aunque lo que debería sería dar miedo. Pero, al mismo tiempo, hay descubrimientos no sólo en el cine de terror, sino en el fantástico en general. En Oriente, hemos comprobado que se están haciendo películas de terror de calidad sorprendente y al mismo tiempo, salen directores como Amenábar...Están también la Film Factory, que saca películas totalmente desquiciadas y con presupuesto mínimo, pero que tiene su público y su psicotronía, su fan club y luego tenemos joyitas como Night Shyamalan, que te hace El sexto sentido o Protegido. Yo creo que el thriller terrorífico es el que va a salvar al género en cuanto a calidad. Un terror menos de sangre y sí más psicológico, que es el que yo prefiero personalmente.

S: Las películas que aparecen a partir de los años 70 dejan aparcados los grandes mitos clásicos para sacar a personajes esquizofrénicos y perturbados de carne y hueso que se recrean en el sadismo. ¿Crees que este hecho está relacionado con un cambio también en la sociedad?

J: Está directamente influido por la guerra del Vietnam, todo lo que ocurre tras la guerra y los cambios sociales que hay en Estado Unidos en aquella época: el desmembramiento de la familia, la desaparición de la familia como un icono del americanismo. La prueba la tenemos en todas las películas de aquella época, desde La Casa a la Izquierda hasta La matanza de Texas, que es la superparodia de la familia americana, es una familia de locos, de psicópatas como la de Las colinas tienen ojos, que son otra familia de psicópatas que se dedican a matar a la gente. Al mismo tiempo en los personajes también hay cambios, a mí lo que me llama la atención es el cambio que se produce en el personaje de la mujer, que ha pasado de ser una pobre mujer desamparada , que en las películas de los años 30, 40, 50 era una mera comparsa y lo único a lo que se dedicaba era a desmayarse, a gritar y a hacer poco más. Y, en cambio, después, la mujer se convierte en un elemento activo dentro de la película. Desde las primeras en las que se enfrenta al asesino y muchas veces es masacrada, hasta las últimas películas de terror, entre las que yo incluyo, por ejemplo, Alien que es una mujer que se rebela y que se carga al monstruo ella solita sin necesidad de ningún hombre. Y eso pasa con muchas películas. Yo creo que sí están influenciadas por los cambios sociales y por la guerra del Vietnam. Por ejemplo, todos esos monstruos que aparecen nuevos son de esa época porque un Drácula almidonado, con su camisa perfecta y que habla un perfecto húngaro, no pega, eso es un país que ha perdido la inocencia. Entonces, los que salen son los zombis, que es la deshumanización de la sociedad; los asesinos en masa, en un país en el que se supone que todo es seguro y que no puede pasar nada malo porque Estados Unidos es un oasis de paz, pues surgen todos estos tipos de mitos y de autocrítica.

S: Y ¿crees que ahora, a partir de los últimos cambios sociales el cine va a tomar una nueva dirección? ¿Van a aparecer nuevos personajes y una nueva visión del miedo y del terror?

J: Puede que hay dos vertientes. Una, que es la más lógica, sería que el cine de terror perdiese fuerza porque Estados Unidos, que es el referente, está sumido en una crisis, no digo social sino espiritual casi. Entonces, siempre que pasa eso, se producen más comedias románticas, más cine de evasión; pero hay menos sangre porque la gente no quiere ver crueldad ni quiere ver asesinatos. Entonces, yo creo que lo más posible es que el cine cambie hacia otros derroteros de un terror más psicológico.. Pero todo eso va a depender del desarrollo de los acontecimientos- Igual que ha habido ahora un revival del cine bélico, en el que los americanos hacen al mismo tiempo una autocrítica de sus actuaciones en los países en los que siempre han estado interviniendo, pues en el cine de terror se producirá puede que algo parecido.

S: Además de escribir este libro y de dirigir el festival de Cortometrajes y Cine Alternativo de Benalmádena, también te hemos visto en algunas películas como Kárate a muerte en Torremolinos...

J: Sí, eso fue un mero cameo. Lo único que hacen es que me pegan una paliza. Eso fue antes de Torrente 2. Estaba Pedro Temboury por aquí y se enteró de mi participación en Torrente y me llamó y salí. Viene un karateka, llega, yo soy un conicuela de Torremolinos y para hacer una demostración al alcalde de lo bueno que es el karateka, me pega una paliza.

S: Y, ¿te gusta el mundo de la actuación?

J: A mí sí, la verdad es que me gusta. Es una pena porque como dirijo un Festival de Cortometrajes y Cine alternativo, lo que pasa es que piensan "Uy!, a este no lo vamos a llamar para actuar porque si luego lo quiero presentar al festival y él es el director, no me lo van admitir". Que sería algo normal, porque un cortometraje en el que apareciera yo, no lo admitiría jamás a concurso. Pero a mí me gusta la actuación, me gustan las cámaras. He hecho muchos programas de televisión, de radio, me considero un buen comunicador y me lo paso muy bien. Ahora, también estoy escribiendo guiones para cortometrajes y espero que alguien se decida a hacer alguno. Lo que no me gustaría sería coger la cámara y tener que montar todo el lío: buscar los actores, decoradores, la iluminación...

S: ¿Dirigir no?

J: Igual dentro de unos años sí. Pero ahora mismo, mientras pueda, no. También estoy interesado por el tema de la videocreación y me gustaría hacer alguna cosa; eso sí, hacerla yo. Pero el tema de cortometrajes me parece algo tan serio, que tiene tanto trabajo, que requiere tanto esfuerzo..., que no me atrevo.

S: ¿Te gustaría dirigir tu carrera profesional al mundo del cine?

J: Sí, lo que pasa es que aquí en Málaga...Aunque cada vez está mejor, desde luego. Pero creo que para hacer las cosas hay que hacerlas bien: hay que irse a Madrid, buscarse un agente...Y, la verdad es que a mí me gusta mucho Málaga.

S: Para terminar, ¿cuáles son tus próximos proyectos?

J: Estoy preparando una serie de libros: tengo una novela y tres libros relacionados con el cine. Tranquilamente, Pero, ya veremos...

Termina la entrevista y continuamos hablando de sus trabajos y proyectos. Su conversación es muy interesante. Esperamos a que venga Akilino Gamazo, con quien está rodando un cortometraje. Promete llevarme a una librería que asegura me va a encantar porque está especializada en cine manga y alternativo. Cuando llega, por fin Akilino, nos dirigimos allí. Al final, me convence para que me lleve un libro titulado Imágenes par la sospecha, que fue presentado en el pasado Festival de Sitges. Me despido con dos besos y con dos libros más para casa.