Terror Universal
E mail Nombre

Seccion: Biografías (Lecturas: 14073)
Fecha de publicación: Diciembre de 2001

El extraño mundo de Zé do Caixão

En el sur de América surgió un fenómeno único en la filmografía mundial: Zé do Caixão, un personaje siniestro surgido en pleno Brasil en década del '60, que es uno de los raros ejemplos de un monstruo con una identidad "local".

Pablo Sapere



Bookmark and Share

Artículo publicado en el sitio Quinta Dimensión

El cine fantástico ha mostrado decenas de monstruos relativamente "humanos": Drácula, Frankenstein, La Momia, Freddie Krueger son solo algunos de los más reconocidos. Todos ellos han sido llevados a las pantallas por estudios cinematográficos norteamericanos, generando mitos que siempre han caminado unidos al un fenómeno mas o menos comercial.

Sin embargo en el sur de América surgió un fenómeno único en la filmografía mundial: Zé do Caixão, un personaje siniestro surgido en pleno Brasil en década del ´60. Lo que diferencia a Zé de todo el resto de las creaciones de las películas de horror no sólo es que se desarrolló totalmente al margen de lo que conocemos habitualmente al cine como industria sino que es uno de los raros ejemplos de un monstruo con una identidad "local". Por que sin duda Zé do Caixão sólo pudo haber surgido en un lugar como Brasil, donde el catolicismo se superpone con las religiones afroamericanas y donde ciertos mitos se superponen con la realidad.

Zé do Caixão (traducible como José del Ataúd) es un empresario que se dedica al siempre provechoso negocio de las pompas fúnebres. Viste siempre de negro, con una larga capa y una galera, además tiene las uñas de unos 20 centímetros de largo, amenazadoramente curvadas como garras. Zé suele repartir su tiempo entre la búsqueda de la mujer ideal y el asesinato morboso sin motivo aparente.

Su primera aparición data de 1964 en À Meia Noite Levarei a sua Alma (A medianoche me llevaré tu alma). La película tuvo una interesante respuesta del público lo que generó una larga seguidilla de secuelas y el surgimiento de un mito popular alrededor del personaje. Zé tuvo su propia canción, su revista de quadrinhos (cómics) con una tirada de 200.000 ejemplares y su programa de TV. Según se cuenta, las madres solían invocar a Zé do Caixão cuando sus hijos se portaban mal.
Un éxito increíble para un film de mínimo presupuesto.

El director José Mojica Marins fue el creador de Zé do Caixão. Según suele contar, la idea del personaje surgió en un sueño que tuvo. En esta pesadilla, Mojica era secuestrado por un hombre totalmente vestido de negro que lo obliga a ver escritas la fecha de su nacimiento y la fecha de su muerte. Apenas se despertó se puso a escribir el guión de A medianoche...

Mojica, quien ya había filmado algunas películas intrascendentes, estaba realmente convencido con su proyecto pero no pudo seducir a ningún productor para que apoye su film, por lo que decidió producirlo él mismo. Para eso vendió su casa, sus muebles y sus ropas (excepto la capa negra, por supuesto). Apenas le alcanzó para comprar quince latas de negativos de las cuales le robaron dos. Es así que en trece días y con trece rollos de película lograría filmar el debut de Zé. Tampoco consiguió ningún actor que quisiera encarnar a tan nefasto personaje por lo cual debió hacerlo él mismo.

El lugar donde filmó esta película fue un viejo gallinero de San Pablo, al que solían llamar "estudio". En cierto momento el guión señalaba una escena nocturna en un bosque, por cuestiones de iluminación no podían trasladarse a un bosque real, por lo que decidieron armar uno en su "estudio", para lo cual fueron al parque más cercano y arrancaron todos los arboles para acomodarlos en la parte trasera del gallinero, de no más de 2 por 4 metros. En ese espeso bosque hacían caminar al personaje dos pasos para luego cambiar de lugar los árboles y volverlo a hacer caminar haciendo pensar que estaba en otro sector del bosque. Aunque parezca mentira la escena quedó bastante creíble.

À Meia Noite Levarei a sua Alma es una película un tanto desprolija pero que muestra algunas de las escenas más perversas y dementes que se han visto en la pantalla. Zé es tanto un brujo como un justiciero y un psicópata, totalmente embarcado en su proyecto de encontrar la mujer perfecta, capaz de dar a luz a un hijo que pueda continuar con el legado de su padre. Para llevar a cabo su fin no duda en asesinar a cualquiera que se interponga en su camino y, por que no, alguno que pasara por el costado.

Mas o menos siguen la misma tónica sus films clásicos como Esta Noite Encarnarei no Teu Cadáver (Esta noche Reencarnaré en tu cadáver), O Estranho Mundo do Zé do Caixão (El Extraño mundo de Zé do Caixão) y Finis Hominis. En estas películas vemos escenas increíbles para la época: asesinatos, violaciones, necrofilia y antropofagia. Zé do Caixão es un personaje sin escrúpulos y sin remordimientos: niega la existencia de Dios (gran parte de las historias de Zé giran alrededor de lo religioso) e invita a sus amigos a comer un banquete consistente en manos y pies humanos. Si embargo es capaz de enternecerse ante la visión de un niño sufriendo.

Obviamente José Mojica Marins tuvo gravísimos ataques por parte de la censura brasileña que le quitaba muchas secuencias a sus películas.
El caso mas duro lo sufrió con el de film de 1968 O Despertar da Besta (el Despertar de la Bestia) que no fue un film sobre Zé sino sobre "Las Drogas". El film fue totalmente prohibido e incluso se ordenó la destrucción de los negativos, recién se pudo estrenar en 1983. O Despertar da Besta es un film absolutamente bizarro, en donde vemos todas las desgracias que pueden producir las drogas. Las escenas lisérgicas de esta película son el paradigma de lo absurdo.
Con respecto a las prohibiciones Mojica declaró: "era una persecución directa: Hacia un programa de TV y era censurado, grababa un disco de terror y la censura aparecía. Hacia teatro ¡Censurado! Me perseguían todo el tiempo, no podía pensar no podía hablar...". Probablemente esto lo decidió a partir hacia el interior de brasil haciendo proyecciones ilegales de sus películas dentro de carpas.

Choque de dos potencias del terror: Ze do Caixao y Christopher LeePoco a poco el personaje de Zé do Caixão se fue introduciendo en la vida de José Mojica Marins hasta que pareció que solo eran dos facetas de la misma persona. Mojica nunca quiso usar uñas postizas para interpretar a Zé por lo cual las uñas que se ven en las películas son las reales de Mojica que las lleva con él día y noche.

Esto es algo que produce una cierta incredulidad, al respecto Mojica siempre cuenta una anécdota sucedida en Araçoiaba da Serra, un pueblo del Brasil donde Zé hacía un espectáculo teatral: "Un espectador subió al escenario diciendo que esas uñas no eran naturales, yo me acerque a él mostrándole que eran reales, pero hijo de puta me arrancó una con la raíz y todo. ¡Y no pude pegarle porque en la otra mano también tenia uñas!".

Las uñas de Zé son una de las marcas características del personaje que obviamente terminaron siendo imitadas. Los productores de Pesadilla reconocieron que se inspiraron en el personaje brasileño para crear el famoso guante de Freddie Krueger.

En 1998 José Mojica Marins decidió cortar el vínculo con Zé amputándose las uñas que había conservado por casi 25 años. El evento mereció ser publicados en varios diarios del Brasil. En uno de ellos reconoció que tomo la decisión porque "las uñas me estaban atrofiando los dedos" y que "ahora puedo manejar, usar Internet y bañarme más rápido. Y voy a poder ponerme yo sólo las medias". Por lo menos Freddie se podía sacar el guante.

Una de las cosas que caracterizaba a Zé do Caixão era su pasión por las alimañas. En casi todas sus películas figuraban una buena cantidad de arañas, escorpiones y víboras que en general caminaban libremente por el cuerpo de las víctimas. Una escena realmente impresionante de Esta Noite Encarnarei no Teu Cadáver es la que Zé somete a cinco chicas secuestradas por él a la prueba de las arañas. Esta consiste en liberar a cerca de 500 de estos bichos en sus habitaciones. La toma se hizo con arañas reales y sin dobles. Así vemos a decenas de arácnidos de enormes proporciones caminando por los cuerpos semidesnudos de las víctimas.
Por este tipo de tomas José Mojica Marins se decidió por eliminar los castings tradicionales para formar sus elencos, ya que lo importante no era que supieran actuar si no que soportaran a los bichos. Por eso lo que se hacían eran test que consistían en comer gusanos vivos, colocarse sapos entre los pechos, besar arañas, acariciar víboras y tomar con la mano cables de 110 voltios.
Lo curioso es que nunca faltaron voluntarios para estas pruebas.

Ze do Caixao: ¿Angel de los Infiernos?El cine de José Mojica Marins si bien fue muy popular poco a poco fue perdiendo el interés del público local, por lo cual, en la década del ´80 el director tuvo que cambiar de rubro para subsistir filmando películas pornográficas (tuvo el "honor" de filmar la primer película zoofilica del Brasil).
Paradójicamente a la vez que crecía el descrédito local fue creciendo en todo el mundo un movimiento reivindicador.
En EE.UU. (rebautizado como Coffin Joe) y en Italia (Joe Cassadamorto) sus películas empezaron a circular hasta convertirse un personaje de culto. El director Frank Hennelotter (Basket Case) afirmó que "José Mojica Marins es uno de los mejores cineastas en la historia del cine de terror". "Tengo certeza de que si À Meia Noite Levarei a sua Alma hubiera circulado por los Estados Unidos en el ´63 hubiera influenciado al cine de horror de la misma manera que La Noche de los Muertos Vivos" aseguró el escritor David Winters. La revista Cult Movies aseguró que "Mojica es el mejor director de horror del mundo". Mucho para un cineasta al cual la crítica local no sabía como definir: como un genio o como un débil mental.
En los últimos años el cine de Zé do Caixão fue reivindicado en todo el mundo, haciéndose retrospectivas en los festivales cinematográficos de Sitges, Buenos Aires, Amsterdam, Fantasporto, etc.

En la actualidad José Mojica Marins tiene varios proyectos sobre Zé do Caixão, entre ellos una película que incluirá fragmentos de una operación ocular que sufrió él mismo y la creación de un museo propio en San Pablo donde colocará sus trajes, arañas y demás cosas usadas en sus películas.

Cuando se le pregunta por el futuro de Zé, Mojica responde: "Mi personaje será inmortal como cualquier otro personaje creado por los americanos y europeos, como Superman y Batman. Es un personaje del cine brasileño que, con mi muerte, proseguirá su camino".
Lo único que pedimos es que ese camino esté muy lejos del nuestro. Después de ver Esta Noite Encarnarei no Teu Cadáver.