Terror Universal
E mail Nombre

Seccion: Biografías (Lecturas: 16567)
Fecha de publicación: Noviembre de 2000

Lon Chaney

Lon Chaney, el Hombre de las Mil Caras es también el Hombre de los Mil Fragmentos; hizo 156 películas (según sabemos) a lo largo de su carrera en Hollywood, pero al igual que una vasta cantidad de nuestro legado fílmico mudo, hay muchos faltantes.

Michael Ferguson



Bookmark and Share

Artículo publicado en Psychotronic.com

THE PENALTY (1920), Chaney en lo que más le gusta: dar e inspirar dolor.Lon Chaney, el Hombre de las Mil Caras es también el Hombre de los Mil Fragmentos; hizo 156 películas (según sabemos) a lo largo de su carrera en Hollywood, pero al igual que una vasta cantidad de nuestro legado fílmico mudo, hay muchos faltantes. Al estar asentada su obra en un celuloide altamente volátil (basado en nitrato de plata), los primeros pasos de la industria del cine carecieron de la visión necesaria como para vislumbrar el valor a largo plazo de las películas. Con el paso de la última década los historiadores del Cine han tratado de salvar, transferir, restaurar y encontrar la riqueza de las imágenes atrapadas en esta auto-inmolación química; un legado que literalmente se estaba haciendo humo y desintegrándose.

Muchas de las celebérrimas caras de Lon Chaney se han ido para siempre entre esta trágica pérdida cultural. Su lobezno vampiro colmilludo vestido con una especie de alas de encaje y sombrero de copa en LONDON AFTER MIDNIGHT (1927) permanece como una de las películas más buscadas y que se considera irremediablemente perdida. Lon Chaney no fue, estrictamente hablando, una estrella del cine de terror. Realmente el término aún no había sido acuñado por la prensa y los medios y no lo fue hasta después de la muerte del mismo. Él fue el primer y más importante actor que logró un estatus de estrella cinematográfica a raíz de sus imponentes habilidades físicas. De hecho, su más grande éxito (en la taquilla) fue un filme en el cual él no tenía gran maquillaje en su rostro, titulado TELL IT TO THE MARINES (El Sargento Malacara-1927), probablemente un filme precursor de AN OFFICER AND A GENTLEMAN (Reto al Destino-1982).

Por supuesto, él también llevó a la pantalla su milagroso maletín de trucos de maquillaje, los cuales le permitían cambiar no solo su rostro sino también su cuerpo, mutándolo en una larga serie de hombres, mujeres y bestias. Sin este artilugio, Lon era decidídamente un hombre poco agraciado, y hasta el más alagador de sus retratos hubiera provocado incredulidad al neofito sobre la noción de que él era una de las más importantes estrellas de Hollywood. La historia de su niñez dificultosa es hoy en día legendaria (y fue popularizada en la reverente biopic de la MGM titulada MAN OF A THOUSAND FACES, protagonizada en 1957 por James Cagney) y provee (y proveerá) gran cantidad de evidencias psicosociales a aquellos interesados en saber las razones de sus múltiples retratos de gente angustiada y físicamente dolorida.

Como Leonidas Chaney vino al mundo el 1º de abril de 1882 en Colorado Springs, y fue hijo de padres sordomudos. A los 12 años abandonó la escuela a la cual concurría para cuidar a su madre que había quedado postrada a causa de reumatismo. Su hermano mayor, John tenía un pequeño grupo de teatro itinerante y el joven Lon se le unió poco después, a pesar de la reprobación de su padre. Luego de esto trabajó como vendedor y más tarde ingresó en la Columbia Musical Comedy Repertory Co. a los 23 años. En ese entorno él conoció a la joven (tenía 16 años) Cleva Creighton. Ellos se casaron en 1906, tres meses después de que Cleva diera a luz al primer hijo de Lon, que fue llamado Creighton Tull (por supuesto sería más tarde conocido en todo el mundo como Lon Chaney Jr.).

Pero luego de un tiempo, Lon se dio cuenta que su relación con Cleva había desmejorado. Ella había logrado varios éxitos por su cuenta (era cantante), pero tenía un grave problema con el alcohol y aparentemente le había sido infiel a su marido. Esta situación estalló en 1913, cuando Cleva trató de suicidarse ingiriendo un frasco de biclorato de mercurio. A partir de ese momento Cleva no pudo seguir trabajando ya que su irracional acción le dañó irreversiblemente las cuerdas vocales. A fines de ese mismo año Lon pidió y obtuvo el divorcio de Cleva, ganando también la custodia del joven Creighton, explicando que Cleva era alcohólica (un vicio que heredaría su hijo) y le había sido repetidas veces infiel. Lon le explicó a su hijo que su madre había fallecido. Años después, cuando el muchacho descubrió la verdad, una gran desaveniencia se produjo con su padre.

Con dificultades para conseguir trabajos en los teatros de Los Angeles, luego de este escándalo, Lon se volcó hacia el cine, para el que ya había ejercido algunos trabajos de extra en comedias de la Universal Pictures a partir de 1912. En 1915 él se casó con Hazel Hastings, una bailarina y corista que (extraña ironía) había estado casada con un hombre que había perdido sus piernas. Luego de seis años en la compañía, Lon estaba descontento con su sueldo y con la explotación de la cual era objeto. Así que pidió un aumento de $ 50 y un contrato nuevo en 1918. Universal se lo negó y Lon se marchó.

El truco de THE PENALTY (1920)Pero fue su amistad con el actor del Far West William S. Hart que le dio ese pie que necesitaba para convertirse en actor independiente. Fue entonces que logró destacarse en su primer papel antológico: Frog, el falso lisiado de THE MIRACLE MAN (1919). El director había visto ya a cinco contorsionistas para el papel, pero a pesar de ser muy buenos en su oficio, no sabían actuar. Lon sabía actuar, y además podía contorsionar sus piernas de la manera precisa, y también podía expresar todo el dolor y el posterior placer de su "cura", para asombrar al público cinematográfico de todo el país. La pregunta de si Chaney era masoquista o en alguna manera obtenía placer por sus personificaciones de personas con algún constreñimiento físico es mejor dejarla a personas como su mejor biógrafo, Michael Blake.

Que este actor podía resistir largos períodos de contorsión y auto-constreñimiento no es mera fabulación, lo cual nos lo demuestra una mirada a los aparejos que utilizó en la parte inferior de sus piernas (se las ató los pies a las nalgas y las pantorrillas a los muslos) para fingir que tenía muñones en THE PENALTY (El Hombre sin Piernas-1920) o los ajustadísimos lienzos elásticos que utilizó para convertirse en un lanzador de cuchillos sin brazos en THE UNKNOWN (El Hombre sin Brazos-1927), dejando sin razón cualquier posible sugestión que haga pensar al público en cualquier truco de feria.

Perfil del ciéntifico simiesco de A BLIND BARGAIN (1923)Para Chaney esto fue parte de su trabajo. Estas demandas físicas fueron parte de su arte, y su perfeccionamiento significaba también su avance profesional. Eventualmente, habiendo sorprendido al público y recogido gran "notoriedad" por sus transformaciones (recuerden el canto: "No pises esa araña... puede llegar a ser Lon Chaney"), el actor disfrutó cada vez más de sus meticulosas preparaciones para cada personaje, y a lo largo de su carrera, alternada en MGM y en Universal, se sometió a prueba con una formidable serie de personajes: el Fagin de OLIVER TWIST (Oliverio Twist-1922), un remarcable y compasivo tintorero chino en SHADOWS (El Espectro-1922), un científico y su contrapartida prehistórica en A BLIND BARGAIN (1923), el tuerto Singapore Joe en ROAD TO MANDALAY (El Tuerto de Mandalay-1926), el paralítico Dead Legs Flint (que dejaba que su propia hija contraiga la sífilis en el medio de la jungla con tal de seguir ocultando su verdadera identidad) en WEST OF ZANZIBAR (Más Allá de Zanzíbar-1928), y el horrendamente tajeado cazador "Tiger" Haynes en el último de sus controversiales filmes junto a Tod Browning, WHERE EAST IS EAST (El Cazador de Tigres-1929).



¿Cómo hubiera sido el Conde Drácula de haberlo personificado Lon Chaney? Probablemente no hubiera tenido el rostro tan lavado, ya que se esperaba que interpretase también el papel de Van Helsing.
En cuanto al monstruo de Frankenstein, de seguro no hubiera tenido el aspecto que ideó Jack Pierce, ya que Chaney se hubiera confeccionado su propio maquillaje.

En 1929, mientras filmaba la aventura THUNDER, en Wisconsin, particulas del material utilizado como nieve artificial se alojaron en la garganta del actor y rápidamente se le desarrolló un cáncer de garganta. Habiendo recientemente triunfado en su primera (y única) película sonora THE UNHOLY THREE (La Bruja-1930), y con un transfondo de rumores que sugerían que interpretaría los personajes de Van Helsing y el Conde Drácula en la versión fílmica que preparaba la Universal Pictures, la salud de Lon se deterioró rápidamente, falleciendo el 6 de agosto de 1930, a la edad de 48 años.

Si hubiera vivido, su lugar en lo que se denominaría poco después, el Cine de Terror, hubiera sido grande. Pensado también para DRACULA (1931) y FRANKENSTEIN (1931), la situación le hubiera planteado algunas dificultades para llegar al estrellato a personas como Boris Karloff, Bela Lugosi y, por supuesto, a Lon Chaney Jr.

Recordado hoy en día e identificado exclusivamente con el género terrorífico a causa de la retorcida humanidad que interpretó, él trajo a la vida a lisiados, torturados, malvados y personas atormentadas por todo tipo de distorsiones. Hombres, no monstruos. Una colección de siete películas de Chaney del período entre 1920 y 1925 están disponibles a través de Kino Video, junto al documental titulado LON CHANEY: BEHIND THE MASK, que contiene raras tomas de sus películas y vida personal, desde 1914 incluyendo la única secuencia que ha sobrevivido de la película THE MIRACLE MAN.

Veamos la siguiente lista de películas de Lon Chaney que valen la pena ver y conseguir:

THE HUNCHBACK OF NOTRE DAME (1923)THE HUNCHBACK OF NOTRE DAME (El Jorobado de Notre Dame-1923): Pienso que sería blasfemo sugerir que Lon pudo realmente "zarparse" en el diseño de este, uno de sus más famosos maquillajes de lo grotesco, que aún es un espectáculo digno de ver (es que prefiero el maquillaje e interpretación de Charles Laughton). Chaney siguió al pie de la letra la descripción de Victor Hugo sobre el Quasimodo del campanario de la catedral y se puso a sí mismo una joroba de hule que pesaba 72 libras (32 kilogramos). Su exhudación de patetismo puede llegar a carecer de refinamiento, pero sus sobrecogedoras acrobacias en la fachada de la Catedral de Notre Dame son impresionantes y su penosa muerte, un festival de dolor. Tan innegable fue el poder de su trabajo aquí, que Universal, que le había negado un aumento de $50 para ganar $125 a la semana, le ofreció un contrato de $10.000 al mes.

El payaso triste de HE WHO GETS SLAPPED (1924)HE WHO GETS SLAPPED (El Que Recibe el Bofetón-1924): Lon derrama su arte en el sentimiento y la angustia de esta clásica adaptación de una obra teatral acerca de un respetado científico que es traicionado por su esposa y escapa del tormento de la vida real a través de un circo, en el que se une como un payaso que noche a noche es abofeteado y humillado en orden de divertir a la audiencia.

La falsa vieja de THE UNHOLY THREETHE UNHOLY THREE (La Bruja / El Trío Fantástico-1925): Versión muda de este triángulo criminal dirigido por Tod Brownin, es mejor que la sonora, aunque el remake es más interesante ya que representa la única película sonora de Lon. En ambas la historia original respondía a un vengativo enano que planeaba una ola de crímenes con dos de sus compañeros de trabajo (el hombre fuerte y el ventrílocuo). En la película, el cuento se adaptó para que el cerebro de la banda fuera el personaje de Chaney, es decir el Ventrílocuo Profesor Echo, cuyo centro de operaciones era una tienda de mascotas. Para camuflarse, Echo se disfrazaba de adorable viejecita que pasea en su cochecito a un bebé, que en realidad es el enano en cuestión. En la versión sonora, Chaney demostró como ventrílocuo una gran variedad de timbres vocales (lo cual nos puede dar una idea de que también pudo haber sido nombrado como "el Hombre de las Mil Voces").

El homenaje de Chaney a La Máscara de la Muerte Roja de Poe en THE PHANTOM OF THE OPERA (1925)THE PHANTOM OF THE OPERA (El Fantasma de la Opera-1925): El proceso de rodaje de esta película no fue una experiencia feliz para el actor: no se llevó bien con el director, su padre (sordomudo) se quedó ciego, y la versión original del filme fue recortado y vuelto a montar luego de algunas pruebas de público sobre la presencia de aspectos humorísticos o no en la trama. El producto final es algo así como un pastiche. Pero Chaney está soberbio. La famosa escena del desenmascaramiento es uno de los pináculos de todo el Cine de Terror. Aparte del brillante maquillaje exhibido por el actor a partir de la escena nombrada, su golpe de gracia no vendría sino hasta el final, cuando una revelación postrera hacia la turba furiosa que lo acorrala en el muelle la inmoviliza y la contiene momentáneamente con la amenaza de una píldora de gas venenoso (o algo así) que él mantiene dentro de su puño cerrado... hasta que en un sarcástico auto-sacrificio, revela su mano vacía.

THE UNKNOWN (El Hombre sin Brazos-1927): Probablemente la más bizarra de las asociaciones con Tod Browning, Lon interpreta a Alonzo, el Hombre sin Brazos, una atracción circense que es capaz de lanzar cuchillos y disparar armas con sus pies. Pero Alonzo es un fraude, ya que esconde sus brazos bajo una ajustada chaqueta (y un asesino buscado por la policía que se ha refugiado en el circo). Su identidad es únicamente conocida por el enano que se encarga de atarle este verdadero corset. Alonzo se enamora de su asistente (Joan Crawford), quien coincidentalmente (en un estilo muy a lo Browning) tiene un pavor irracional sobre todo aquel hombre que quiere abrazarla. Alonzo, llevado por la pasión, decide borrar para siempre su pasado criminal y ganar el amor de la chica y busca a un doctor para que le ampute los brazos. Un festín realmente propio de Browning, quien más tarde manifestaría estas preocupaciones en su gran FREAKS (Fenómenos-1932).

©2000 the Psychotronic Film Society