Terror Universal
E mail Nombre

Seccion: Biografías (Lecturas: 4652)
Fecha de publicación: Septiembre de 2000

Homenaje a Curt Siodmak

Falleció un grande del arte cinematográfico. El guionista Curt Siodmak estuvo detrás de THE WOLF MAN (El Hombre Lobo-1941) y una gran cantidad de películas más.

Darío Lavia



Registro de marcas

Bookmark and Share

La noticia no sorprendió a los aficionados al cine de terror. Siodmak era un hombre grande. Había sido honrado en vida. En 1998 fue premiado en el Festival Internacional de Cine de Berlín. En marzo de 1999 fue condecorado con el más alto honor en Alemania, la Cruz de la Órden del Mérito de la República Federal Alemana. Luego de una vida realmente larga (98 años, nada más) se fue. Nos dejó un legado que todo amante del cine fantástico (y la literatura fantástica) no puede obviar.

Para un bosquejo biográfico

Curt SiodmakCurt Siodmak había nacido en Alemania, en 1902 (dos años después de su hermano Robert). Asistió a la Universidad de Zurich y, siguiendo los pasos de Robert, comenzó a trabajar en las películas en 1929, como guionista junto a Billy Wilder en MENSHEN AM SONTAG, filme que fue codigirido por Robert Siodmak y Edgar G. Ulmer. En Alemania Curt escribió el guión de F.P. 1 ANTWORTET NICHT (1933), uno de los más notables filmes alemanes de ciencia ficción de la década. Luego del ascenso al poder del nazismo, los Siodmak dejaron su país y viajaron a Inglaterra (donde Curt escribió el guión de TRANSATLANTIC TUNNEL) y luego a Estados Unidos. Durante los años '30 ellos usualmente trabajaron en proyectos separados, y Curt pronto se destacó como autor de novelas de horror, especialmente con "Donovan's Brain", sobre el cerebro de un empresario que es conservado vivo por unos científicos, los cuales terminan siendo dominados por el órgano. Tal novela tuvo varias versiones cinematográficas y fue un éxito de ventas desde su primera edición. Como guionista en Hollywood trabajó en filmes como THE INVISIBLE MAN RETURNS (Vuelve el Hombre Invisible-1940), BLACK FRIDAY (Viernes 13-1940), THE WOLF MAN (El Hombre Lobo-1941), FRANKENSTEIN MEETS THE WOLF MAN (1943), SON OF DRACULA (El Hijo de Drácula-1943), I WALKED WITH A ZOMBIE (Yo Dormí con un Fantasma-1943), HOUSE OF FRANKENSTEIN (La Guarida de Frankenstein-1944) y THE BEAST WITH FIVE FINGERS (La Bestia de Cinco Dedos-1946), lo que se diría una buena parte de los filmes de terror producidos en Hollywood durante los '40. En la siguiente década se dedicó al cine fantástico, llegando a dirigir cuatro títulos: BRIDE OF THE GORILLA (1951), una historia de vudú en la jungla, con el robusto Raymond Burr, THE MAGNETIC MONSTER (El Monstruo Magnético-1953), probablemente una de las más imaginativas películas de ciencia ficción clase B de la década (y más ciencia que ficción), CURUCU, BEAST OF THE AMAZON (1956) y LOVE SLAVES OF THE AMAZON (1957). También siguió cosechando su faceta de guionista con RIDERS OF THE STARS (1954) para el productor Ivan Tors y en CREATURE WITH THE ATOM BRAIN (1955) para el director Edward L . Cahn. Durante la siguiente década se alejó de Hollywood, viéndose cada vez menos relacionado con las películas. En Suecia rodó DEVIL'S MESSENGER (1961) junto a Lon Chaney Jr., en realidad una especie de piloto para una serie (13th DEMON STREET) de la que solo se filmaron 13 episodios. El resto de sus trabajos se llevaron a cabo en Europa, usualmente como guionista y director en filmes de muy bajo presupuesto. Con Curt Siodmak no solo se va un novelista y una persona del cine emparenteda con uno de los más maravillosos períodos del cine, sino también uno de los más importante propulsores del género fantástico en todas las ramas del arte.

Lew Ayres en una escena de DONOVAN's BRAIN (1951) filme dirigido por Tom Gries y con guión de Felix Feist, basado en la novela de Siodmak.

El siguiente extracto son algunos pensamientos de Curt Siodmak sobre el significado del cine de horror. Se publicó originalmente en la revista Famous Monsters of Filmland, número 225, marzo-abril de 1999:

Las "películas de prestigio" son aquellas que satisfacen a la mayoría del mercado (espectáculos artísticos, de gran presupuesto, realizados para promover respeto por Hollywood y para complacer a los intelectuales. Algunas veces estas creaciones gratifican a los empresarios a través de onerosos retornos de dinero fresco. De lo contrario, ellos solo tienen el "prestigio". En el interín, los contadores en Wall Street, cuyo dinero está invertido en esta gigantesca máquina, cuidadosamente estudian las reacciones de las grandes masas norteamericanas.

La gran mayoría de la nómina de un estudio es conocida a través de las grandes películas, muy a pesar de muchas personas realmente creativas de la industria. Hay una rígida distinción de clases en la decisión sobre el material que será fuente de una película. En primer lugar, por supuesto, vienen las obras maestras de la literatura. Luego vienen los llamados 'best-sellers', novelas y obras teatrales de gran popularidad y fama. En tercer lugar viene el material especial escrito para tal o cual estrella. Al final de la lista, muy abajo, están las películas de terror. Ningún productor estrella jamás se dedicará a estas historias, a pesar que la industria acepta felizmente el dinero que producen, como un padre que paga la renta con las ganancias mal habidas de su deshonrosa hija.

Algunas veces estos sujetos tratan de convertirse en gente respetable. Mr. Henry Myers habló acerca de las inteligentes películas de Lewton (CAT PEOPLE, etc.). Pero el monstruo de Frankenstein, caminando pesadamente a través del bosque hacia la infeliz aldea de Transilvania; el Hombre Lobo, que observa ansiosamente la luna, que puede convertirlo en una animalizada criatura; y Drácula, quien duerme en su ataud durante el día y se convierte en un vampiro durante la noche, estos aún son realmente los dorados "hacedores de dinero".

Este extracto proviene de una entrevista que Patrick Sierchio le realizó a Siodmak y que fue publicada en Written By, número de diciembre 1999 - enero 2000.

Patrick Sierchio: ¿Cómo se prepara usted para escribir un guión?

Curt Siodmak: Investigación. Tremenda investigación. Para THE WOLF MAN, leí todos los libros acerca de hombre lobos había. Cuando escribo un libro, como DONOVAN'S BRAIN, hice lo mismo. No soy un estudiante de medicina. Tomo el teléfono, y llamo a la autoridad más respetada en América sobre tal tema. Y le digo, "Soy un escritor..." Algunas veces ellos conocen mi nombre a causa de que son también escritores frustrados. Fue el Dr. Hale, un gran especialista. Él era uno de los más grandes especialistas del cerebro. El mejor de América. Le envié el manuscrito. El lo corrigió. "Esto está correcto, esto está mal." Y yo tuve el beneficio del conocimiento de alguien que había estado haciendo eso a lo largo de 20 años.

PS: Usted también escribió para otros estudios, como RKO y Warner Bros. De hecho, usted escribió uno de los pocos filmes de terror de Warner.

CS: THE BEAST WITH FIVE FINGERS. Un hombre asesina a un pianista y su complejo de culpa es tan fuerte que se manifiesta a través de una de las manos del pianista. La mano solo existe en la mente del asesino; él es el único que la ve. Es su conciencia que le juega trucos al asesino. Es solo un complejo de culpa.

Peter Lorre en una de sus más memorables películas: THE BEAST WITH FIVE FINGERS (1946)

PS: A menudo se ha dicho que la trama de I WALKED WITH A ZOMBIE (guión de Curt Siodmak y Ardel Wray), que usted co-escribió para el productor Val Lewton, ha sido tomada de la novela "Jane Eyre".

CS: Jamás leí "Jane Eyre". Y hay un nombre en el guión de una chica que jamás conocí (Ardel Wray). Ella debió haber sido novia de Lewton.

PS: Usted trabajó con Lon Chaney Jr. en varias oportunidades. ¿Disfrutó escribir para él?

CS: Lon, a quien conocí bastante bien, tenía terribles deseos de muerte. Era como un chico que trató de suicidarse. No sé. Cuando Universal estaba haciendo FRANKENSTEIN MEET THE WOLF MAN, escribí una canción. Nunca había escrito una canción en mi vida (cantando): "Puedes vivir eternamente..." La escribí en el estudio el día que empezaron a rodar. Y Lon estalló, literalmente estalló: "Yo no quiero vivir eternamente." Yo dije, "Sé que tu no quieres vivir eternamente. Es solo una canción." Pero él la rechazó. Pero era él quien quería morir. El público no lo sabía, pero lo sentía.

PS: Entonces, ¿usted incorporó el propio deseo de muerte de Chaney en el personaje de Lawrence Talbot?

CS: Sí. No de manera conciente. Pero fluyó por sí mismo. Cuando escribo algo, y paro y voy atrás para leerlo, pienso, ¿qué mueve a mi personaje? Él no podría actuarlo de esta manera. Entonces lo hago de la otra manera, y súbitamente la historia continúa. Una línea puede decirte quién es tú personaje. Alguien escribió una línea "Hubiera sido mejor no haber nacido". Esto te habla mucho acerca de los sentimientos del personaje acerca de su propia vida.

PS: Su novela DONOVAN'S BRAIN fue producida y filmada tres veces.

CS: Y otras 50 veces también. Comenzó una serie de películas sobre cerebros. Por la primera versión que se filmó no obtuve dinero. No supe nada acerca del dinero. Fue terrible. Lo vendí por lo más barato que se pueda imaginar. Por $ 1900 ellos [RKO] compraron los derechos de la novela. El jefe me llamó y me dijo "Siodmak, tú estás loco. Un científico de tal medida no debe vivir en una cabaña en el desierto. Debe vivir en un castillo." Ellos lo cambiaron. Nunca vi la película.

...

PS: Usted también tuvo trabajos llevados a la televisión.

CS: Tenía un libro llamado "Hauser's Memory". Al principio se lo mostré a los productores de James Bond. Ellos habían comprado una de mis novelas anteriormente ["City in the Sky"], con la cual realizaron el filme MOONRAKER. Ellos me pagaron por "Hauser's..." $ 75.000 y vendieron el libro por $ 250.000 a United Artists, que jamás lo utilizó. Más tarde ellos lo vendieron a Universal, pero ellos tampoco lo utilizaron. Entonces Cubby Broccoli volvió y dijo "lo queremos filmar". Dije "ustedes lo tienen." Así que ellos fueron con Lew Wasserman. Él dijo "seguro, sé acerca de ese libro, pero es una historia televisiva." Él lo había realizado de inmediato. Entonces "Hauser's Memory" [con guión de Adrian Spies] se convirtió en una serie televisiva, y muy buena por cierto.