Terror Universal
E mail Nombre

Seccion: Películas (Lecturas: 114)
Fecha de publicación: Octubre de 2016

Terrores Universal que no fueron

Paralelamente a sus mayores éxitos, los filmes inmortales del Terror Universal, yacen las sombras -algunas con coloridos afiches publicitarios- de los proyectos que nunca se filmaron.

Darío Lavia



Bookmark and Share

¿Por qué una empresa seria invertiría miles de dólares en publicitar productos que no llega a concretar? Todos los amantes del Terror Universal conocemos de memoria cada eslabón de la filmografía clásica del estudio, sus idas y venidas, sus hijos e hijas, vueltas y retornos. Pero en el día a día, hubo proyectos, algunos ambiciosos, otros menores, tal o cual secuela, incorporar aquel personaje clásico (del dominio público) o asignarle a esta estrella sin par (habitualmente Karloff o Lugosi) un personaje que le venga como anillo al dedo para que revalide sus condiciones en boleterías. En la prehistoria silente del género, en 1922, Universal ya había planificado The Man Who Laughs con Lon Chaney bajo la égida directorial de Erich Von Stroheim pero como los derechos de esa novela de Victor Hugo les fueron esquivos, optaron por otra igual de relevante: The Hunchback of Notre Dame (1923). Y respecto de secuelas, también se pensó en una del mayor éxito silente de Lon Chaney, que se titularía Return of the Phantom y sería vehículo para Conrad Veidt pero, al final, terminó en 1929 siendo un reestreno del film original, The Phantom of the Opera (1925), con las consabidas secuencias habladas. Con el correr de las semanas o de los meses, unos proyectos se reemplazan por otros con títulos y/o estrellas diferentes, por ejemplo los frecuentes anuncios de The New Adventures of Frankenstein o Frankenstein Returns, que a la larga desembocaron en Bride of Frankenstein (1935). O bien se cajonean para siempre... como los que a continuación vamos a repasar:

Cagliostro

Cagliostro

En el albor del terror como género, Richard Schayer y Nina Wilcox Putnam escribieron un tratamiento titulado Cagliostro, que convertiría a Karloff en un hechicero de tres mil años de edad que se mantiene con vida a través de misteriosas inyecciones de fluidos. El estudio llegó a lanzar una primera publicidad cuando encomendó a John L. Balderston a escribir un guión basado en Cagliostro, para el que cambió personajes y ubicación de la acción, y terminó estrenándose como The Mummy (1932).

Suicide Club

En 1932 Universal quería tener a Boris Karloff en cuanto proyecto terrorífico se barajara. Se le asignó el papel del mayordomo dipsómano en The Old Dark House, que efectivamente compuso, junto a dos protagónicos que no llevó a cabo: The Invisible Man de H.G. Wells y Suicide Club de Stevenson. En 1934, tras la exitosa adaptación de Poe, The Black Cat, se dio por sentado que el dúo Karloff-Lugosi reaparecería en la demorada Suicide Club. Pero mientras los titanes del género empezaban a estudiar los diálogos de The Raven (1935), el proyecto se archivaría nuevamente hasta que M-G-M, tiempo después, finalmente, lo llevaría a la pantalla con Trouble for Two (1936), protagonizada por Robert Montgomery y Rosalind Russell.

The Wolf Man

El guión de Robert Florey, The Wolf Man fue todo un proyecto diferente del finalmente materializado The Werewolf of London (1935). La publicación Hollywood Filmograph (23/01/32) da una fascinante primicia que luego quedaría en agua de borrajas: "Jack Pierce está confeccionando una notable caracterización para Boris Karloff que será, en un futuro muy cercano, el protagonista de The Wolf Man. Por lo que parece, va a ser un personaje aún más fenomenal que Frankenstein". Por esa época, The Film Daily (07/02/32) hizo eco de esa versión: "Joseph Loren Kelley, antiguamente editor del Times de Detroit, un periódico de Hearst, se enroló al staff de guionistas de Universal. Primeramente acometerá el tratamiento y adaptación de The Wolf Man, original de Robert Florey". Por su parte, Variety (09/02/32) enumeraba proyectos que no fueron: "A los cuatro relatos de horror que están listos para iniciar rodaje en Universal, se les agrega un quinto, Wolf Man. Están en preparación Invisible Man, Old Dark House, Suicide Club y Cagliostro".

A Trip to Mars

En 1933 se difundió el escueto anuncio de que "James Whale dirigirá a Boris Karloff en A Trip to Mars" (Motion Picture Herald, 14/10/33) filme que, poco después, se especificaba provendría de "una novela de R.C. Sherriff". Whale y Sherriff habían colaborado en el suceso terrorífico de la temporada '32, The Old Dark House, pero luego no se involucraron en este Trip to Mars sino en la adaptación del opus de H.G. Wells, The Invisible Man. El título quedó en la cartera del estudio hasta que terminaron utilizándolo (sin mención a Sherriff) en el serial Flash Gordon's Trip to Mars.

Blue Beard

Un aviso a dos páginas en el Motion Picture Herald (17/08/35), que consignaba las novedades de Universal para el resto de la temporada, llamaba la atención de la próxima película de Karloff: Bluebeard, con guión de Bayard Veiller, de quien se brindaba como precedentes, dos obras teatrales exitosas, Within the Law (1912) y The Trial of Mary Dugan (1927), ambas llevadas varias veces a la pantalla tanto en la época silente como sonora. Poco después se especificaba que el título sería Bluebeard's Eight Wife. Desde luego, no hubo ningún Bluebeard... hasta 1944 en que Edgar Ulmer filmó para PRC su propia versión con John Carradine y también una Bluebeard's Eight Wife (1938), comedia de Ernst Lubitsch para la Paramount.

Dracula's Daughter

Dracula's Daughter

Originalmente el guión de R.C. Sherriff, que sería llevado a la pantalla nada más y nada menos que por James Whale, arrancaba en la época medieval con la presencia de un Vlad Tepes heroico y luego saltaba al presente con dos varones que, de visita en Transilvania, se separan de sus novias y se internan en las ruinas del castillo de Drácula. Uno de ellos se pierde, el otro queda enajenado. El profesor Van Helsing le sigue el rastro al desaparecido y llega a Londres, donde se topa con que la Condesa Szellinski lo ha convertido en su acólito. Cuando ésta trata de huir abordando un vapor rumbo a Oriente, Van Helsing la persigue y destruye, liberando automáticamente de su yugo al joven esclavizado. El guión fue enviado a la PCA para su aprobación pero le fue negada; ninguna de las versiones "revisadas" agradó a los censores con lo cual algunos estudiosos suponen que se trató de una estratagema de Whale que, habiendo perdido interés en el proyecto, sugirió a Sherriff a incluir escenas indigeribles para los celadores de la moral, cosa que le invaliden el guión y le permitieran liberarse del compromiso; en 1936, mientras Whale acometía con la superproducción de Universal Show Boat, el productor E.M. Asher encargaba a Garrett Fort un guión nuevo del cual produjo la Dracula's Daughter que todos vimos y conocemos. Es curioso notar que en la primigenia ilustración publicitaria, además de salir Bela Lugosi, sale quien interpretara una de sus novias en el Dracula de 1931, Geraldine Dvorak. ¿Habrá sido ella la madre?

The Electric Man

En 1935 Harry Essex y Sid Schwartz habían vendido su relato The Electric Man a Universal que tuvo que archivarlo durante el interregno del género terrorífico entre 1936-39. Tras el triunfo de Son of Frankenstein (1939), el Showmen's Trade Review (28/10/39) informaba que "en unas semanas se iniciará el rodaje de una nueva producción de Karloff y Lugosi, Friday the 13th, en tanto, Universal evalúa The Electric Man". Más tarde ese material se le asignó a George Waggner, que lo adaptó ya no con Karloff-Lugosi sino como vehículo a las órdenes de Lon Chaney Jr. y Lionel Atwill, cambiando a un título más gráfico: Man Made Monster (1941).

The Monster of Zombor

óThe Monster of Zombor

En 1940 Universal anunciaba, entre su nutrido plan para la inminente temporada, un curioso título como vehículo para Karloff y Lugosi: The Monster of Zombor. A pesar que el estudio dedicó una carilla entera a todo color en su Campaign Book para la temporada 1940-1941, con una ilustración memorable en que los rostros de los titanes del terror despedían rayos, el filme jamás se produjo y no parece haberse realizado bajo otro título.

The Wolf Man vs Dracula

Una pequeña columna advertía que "Ford Beebe ha sido asignado a producir y dirigir una nueva película de horror de Universal, The Wolf Man Vs Dracula. Bernard Schubert tiene la tarea de escribir el guión" (Showmen's Trade Review, 06/05/44). Recordemos que Beebe había cerrado la temporada '43 con la exitosa producción de Son of Dracula aunque en vez de filmar esta secuela, se pasó a otra franquicia con The Invisible Man's Revenge (1944).