Terror Universal
E mail Nombre

Seccion: Entrevistas (Lecturas: 508)
Fecha de publicación: Octubre de 2016

Dark Montecristo: Entrevista a Matías Montero

Músico, compositor, dramaturgo, actor, Matías Montero es uno de los prolíficos artistas del horror en Buenos Aires.

Darío Lavia



Bookmark and Share

Matías Montero

Primero que nada, dínos como te defines mejor, si como músico o dramaturgo... ¿o como ambas cosas?

Me identifico como músico porque es eso lo que soy en concreto, desde muy chico comencé con los estudios musicales, principalmente con mi instrumento que es la guitarra, y continué desarrollando eso hasta el día de hoy -hace ya poco mas de quince años-. El entusiasmo y la dedicación hacia el teatro y el teatro musical nacen a raíz de que justamente con la música y la ejecución de instrumentos no podía expresar del todo mi pasión por el coleccionismo en el género terror y ciencia ficción. Desde muy niño soy fanatico del cine de terror y de super héroes como Batman, y como siempre dije “no solo hay que ser, sino también parecer”, en mi caso, el hecho de ser músico me hacia pensar en una manera especifica de vestirme, de plantarme en la escena, etc. No era solamente tocar la guitarra o el piano, sino también armar toda una puesta en función de eso, y al no poder encontrarlo de la manera en que yo sentía necesitarlo decidi comenzar con la actividad teatral.

¿Cómo comenzó tu apasionamiento con el cine de terror y cómo fue que decidiste plasmarlo en el teatro? ¿Cuáles son tus precedentes o influencias respecto a lo teatral?

Mi pasión por el cine de terror comenzó desde niño, es un genero que siempre me gusto y me despertó ese morbo con los cadáveres y con la muerte. En el año 1998 vi por primera vez la película Halloween 6, dirigida por Joe Chappelle y descubrí al personaje que es hasta hoy en dia motivo de mi determinación por el terror como el género que me terminó de atrapar. Michael Myers, personaje de la famosa película dirigida y creada por John Carpenter Halloween, fue y sigue siendo el gran referente del terror para mi. Soy, obviamente, seguidor y admirador de otras series como La masacre de Texas, Freddy, Candyman, El cuervo, Camino hacia el terror, Cuentos de la Cripta, Chucky y otras miles de películas de culto como Phantasma, Cementerio de animales, Hellraiser, Evil Dead, Puppet Master y, desde ya, mi admiración absoluta por quienes siempre serán para mi los mayores referentes de un terror verdaderamente potente sin necesidad de nada gore: Bela Lugosi y Narciso Ibáñez Menta.
No tengo muchos referentes en cuanto a directores de teatro pero si quizá al teatro musical, compositores como Marvin Hamlisch, Frank Wildhorn, Alan Menken. A nivel nacional admiro mucho a Norman Briski. Decidí plasmar este género en teatro por la simple razón de que, al ser algo que me apasiona y siempre se llevó a cabo en cine, dije: "¿Por qué no en teatro?" Como fan del género yo sería el primero en asistir a una función teatral si me entero que se esta haciendo terror en vivo, asi como lo hice con el excelente Circo del Horror, un gran show de fenómenos freaks con un nivel de excelencia de primera. Mis obras no reemplazan al cine ni a los films de horror, siempre digo que es simplemente una opción mas.

El circo del dolor

¿Cómo definirías tu impronta en lo teatral, respecto de las obras El sanatorio de Waverly Hills y El circo del dolor, y qué tan vecina del gran guignol es?

Mi impronta se debe a que en las obras plasmo mis influencias y gustos personales, hay infinidad de homenajes a bandas de rock como Kiss, Whitesnake, Skynyrd, Alice Cooper y guiños a personajes como El cuervo, Jack Black en School of Rock, Norman Bates y una estética muy del clásico terror norteamericano de los 80/90
El Circo del dolor podría decirse que tiene su influencia de Grand Guignol por sus escenas de ojos arrancados y estrangulamientos, no se si Waverly Hills llega a acercarse porque la obra tiene otro tipo de muertes y de sadismo muy distinta al Circo del Dolor, justamente mi idea era no repetirme entre ambas obras y creo que ese fue el mayor desafío.

Sanatorio de Waverly Hills

¿Cómo surgió la idea de Waverly Hills y cómo fue el trabajo con los intérpretes?

Waverly Hills nace luego de que se re estreno el Circo del dolor en este año 2016, ya habíamos tenido una temporada muy buena en el 2015 con casi cuatro meses de funciones semanales y para el año siguiente no quería que solamente estuviera en cartel el Circo del dolor, a su vez tampoco quería repetirme en cuanto a la trama y la estética de lo que ya era y había sido el circo, se me ocurrio plasmar una puesta donde el espectador viera algo totalmente diferente a lo que se había mostrado en el Circo del dolor. Remontarme a principios de siglo con una historia de época que conlleva por si misma su propia historia llena de muerte, dolor, torturas y leyendas oscuras. El sanatorio de Waverly Hills me dio todo eso, la obra comenzaba mostrando las atrocidades cometidas por los médicos de esa institución. Luego de una media hora la obra tomaba el rumbo de lo que se llamaría “tiempo fílmico” donde de pronto la escena pasa de 100 años antes a 100 años después, es decir Waverly Hills en la actualidad, abandonado y en pésimas condiciones. Dos jóvenes ingresan a la sala completamente a oscuras con sus linternas y cámaras a filmar algún tipo de documental paranormal y el espectador solo podía ver lo que sus linternas dejaban que se viera.

Cuéntanos sobre El circo del dolor y su andadura durante la temporada 2015.

El circo del dolor lleva ese titulo debido a su trama; mi idea era hacer lo mas parecido a una slasher movie pero en vivo, un grupo de sectarios inadaptados que durante la noche del 15 de octubre irrumpía en el compromiso de una pareja a punto de casarse para mostrar de manera cruel y salvaje la hipocresía humana sobre todas las canciones de amor y la cantidad de cosas que una persona dice con tal de ganar el interés de otra, siendo que una vez que pasó el tiempo y ya se consolidó la pareja, dejan de lado todas las cursilerías que dijeron alguna vez y, que en más de un caso, fueron inspiradas por series televisivas con mensajes de “sueños”, “amor eterno” y “perseguir lo que dicta tu corazón”. El circo del dolor es una expresión de rebeldía, una identificación para todo aquel que este cansado de un sistema hipócrita lleno de personas que toman al pie de la letra cosas solamente porque se las mostraron en televisión o son una moda pasajera, y lo hacen carne a tal punto de que no hay manera de que puedan creerlo de otra forma.

La venganza de Montecristo

¿Qué otras obras que podríamos considerar terroríficas llevaste a las tablas?

Anteriormente estrené el musical del cual mas orgulloso estoy que es mi propia versión de El conde de Montecristo, musical escrito por mi, con música mía y además yo hago del conde de Montecristo. Se estreno por primera vez en el año 2013 y regresó este 2016, despues de tres años. No es precisamente terrorífica pero si puedo decir que al ser mi propia versión tiene mucho de mis gustos personales como ciertos momentos de sangre, tortura, un vestuario totalmente gótico y lúgubre, y una venganza un tanto mas violenta que la que Alejandro Dumas escribió en su magnifica historia.

¿Qué significa ser artista en Argentina del 2016? Y más ¿cómo se hace para montar una obra teatral frente a la gran cantidad de dificultades que esta agresiva realidad presente, (de añosa crisis, anomia generalizada del público y indiferencia rayana en el nihilismo por parte de dueños de salas y organismos oficiales)?

Ser artista en el 2016 en Argentina es para mi una prueba constante, no se puede paralizar uno por absolutamente nada, uno estrena una obra y enseguida hay que estar pensando en otra, no por apuro, sino por una cuestión de que la creatividad y el desarrollo de las cosas necesita de su continuidad, así como la música necesita del estudio y de la disciplina, la creatividad teatral a la hora de escribir o dirigir también necesita su constante entrenamiento. Un país en emergencia como este presenta dificultades, principalmente en lo económico, pero a su vez siempre hay que saber que uno no trabaja solo, un equipo consolidado, si bien no es para nada fácil de encontrar, siempre es una herramienta fundamental e indispensable a la hora de llevar a cabo una puesta teatral y/o musical, el estar constantemente en actividad y con el famoso “auto bombo” es la única manera de que en algún momento empiece a trascender algo de lo tuyo en conjunto con la constante búsqueda de nuevos lugares, siempre hay dueños de salas muy predispuestos a trabajar por el teatro y no querer estafar al artista y asi se pueden llegar a buenos acuerdos y en lugares dignos, pero como todo, hay que buscar y esa búsqueda no siempre llega temprano.

Damballah

Así como en lo musical profesas apasionamiento por lo clásico pero también por las corrientes modernas, especialmente del género metálico, ¿te pasa algo similar respecto del cine de terror?

Si, me gusta el cine de terror, super héroes y a su vez los clásicos de Disney, siendo que, como mencioné antes, Alan Menken es uno de mis compositores más admirados, Disney siempre me parecio un conjunto musical y visual excelentemente logrado, desde sus gráficos hasta como se plasma la música de films como El jorobado o El Rey Leon. La música clásica y el folklore tienen mucho que ver con mis inicios dado que yo empecé a estudiar guitarra con ritmos folklóricos y luego me dediqué a lo académico; eso no dejó de lado mi fanatismo por Steve Vai que me llevó también a incursionar desde muy temprano en la guitarra eléctrica y en la atención hacia todo lo que fue el hard rock y el metal en los '80. Algo similar pasa con el cine, no puede uno quedarse únicamente con el terror o los super héroes, hay mucho mas que en cierto punto, y como todo arte, en algún lugar se relacionan.

¿Cuáles son tus proyectos actuales vinculados al teatro y al terror?

Actualmente estoy en los preparativos de una nueva obra terrorífica llamada El corazón de Damballah; en esta obra intentaré superar aún más todo lo hecho hasta ahora y llevar al vivo la obra mas perturbadora, cruel, y gore que pueda haber hecho. También tengo ideas de escribir y componer un musical unipersonal sobre Charles Manson.


No es un círculo del Averno sino el desfile de monstruos de Matías Montero