Terror Universal
E mail Nombre

Seccion: Biografías (Lecturas: 9949)
Fecha de publicación: Septiembre de 2009

El cine fantástico de Edward D. Wood Jr.

Considerado el peor director de la historia del cine, Ed Wood hizo sus películas más recordadas en un lapso de poco más de cinco años, para luego pasar casi veinte haciendo pornografía y bebiendo.

Darío Lavia



Registro de marcas

Bookmark and Share

Advertencia: para evitar reiterar el nombre de Edward D. Wood Jr., hacemos referencia a él cada vez que utilizamos el término "el Maestro".


Edward D. Wood Jr. dirigiendo (probablemente) una aventura del oeste
titulada THE ADVENTURES OF TUCSON KID (1953)

Estamos en el año 2009 y han pasado 50 años del estreno de PLAN 9 FROM OUTER SPACE (Vampiros del Espacio-1959). Como consecuencia hay tres películas en preparación que homenajean el hito. Son GRAVE ROBBERS FROM OUTER SPACE (2009) de Christopher Kahler, remake con un presupuesto de medio millón de dólares; PLAN 9 (2009) de John Johnson, con el veterano de la película original Conrad Brooks y PLAN 9.1 FROM OUTER SPACE (2009) de Ernie Fosselius, remake hecho con marionetas. Como si esto no fuera suficiente, Blue Water Comics lanzó su propia secuela de la película en forma de comic book, titulada "Plan 9 From Outer Space Strikes Again". Mucha agua ha pasado bajo el puente y tras la memorable ED WOOD (1994) de Tim Burton, el mito del denominado "peor director de la historia" Edward D. Wood Jr. quedó definitivamente universalizado.

Desde ese momento, un sinnúmero de comentaristas y estudiosos han volcado ríos de tinta en definir y fundamentar el carácter de culto de sus películas. Se ha resaltado su principal aporte en el campo del género fantástico debido a sus varias películas inscriptas dentro de ese género, así que a través de este artículo trataremos de rescatar dos aspectos, creemos, pocas veces descriptos y recorreremos su filmografía relacionada con el fantástico.

Uno de los aspectos más fascinantes, si se nos permite el adjetivo, es que todos los personajes del Maestro hablan (obviamente a excepción de los que son "mudos", como la mayoría de los roles encomendados a un mastodóntico ex luchador de 170 kg de peso llamado Tor Johnson) con circunloquios, perífrasis, reiteraciones terminológicas y construcciones semánticas que están al borde de lo inane. Visto con muy buena voluntad, podemos equiparar el lenguaje del Maestro a esos grandes poetas, clásicos y contemporáneos, que juegan con las palabras hasta niveles minimalistas. Recordemos ese "Soneto Difícil" de Quevedo (fragmento):

Es el amor, según abrasa, brasa;
es nieve a veces puro hielo, hielo;
es a quien yo pedir consuelo suelo,
y saco poco de su escasa casa.

Y también "La Guitarra", del "Poema de la Siguiriya Gitana" de Federico García Lorca:

Empieza el llanto
de la guitarra.
Es inútil callarla.
Es imposible
callarla.
Llora monótona
como llora el agua,
como llora el viento
sobre la nevada.

Y ahora -reiteramos, con un poco de buena voluntad y sin esperar tanto lirismo- comparémoslo en su repetición de palabras con este fragmento de la introducción de GLEN OR GLENDA (Yo Cambié Mi Sexo-1953):

"Muchos de los personajes secundarios han sido retratados por personas que en realidad son, en la vida real, los personajes que ellos retratan en pantalla. Esta es una película de puro realismo... que no toma partido, pero ofrece los hechos, todos los hechos, como soy hoy en día...


El prólogo de GLEN OR GLENDA, alegato en favor de las reiteraciones

Todas sus películas tienen diálogos suculentos para rescatar. Pero citemos uno de los más delirantes, que el adivino televisivo Criswell recita en el comienzo de PLAN 9 FROM OUTER SPACE (Vampiros del Espacio-1959). Es una introducción que da la tónica de lo que seguirá:

"Saludos, amigos. Todos nosotros estamos interesados en el futoro, porque es ahí donde vamos a pasar el resto de nuestras vidas. Y recuerden amigos, los eventos futuros como estos los afectarán en el futuro".

Este tipo de construcción gramátical, que más allá de la paráfrasis llega al absurdo, nos lleva a repasar el segundo aspecto que marca una señal de verdadero estilo "woodiano".

Lo más normal que podía pasar en una película del Maestro es que algún actor cometiera un error de dicción, saliera antes de tiempo o tropezase. También había errores de cámara y de iluminación, diferencias de grano entre toma y toma, el famoso cambio del día a la noche y viceversa en tomas de una misma escena, efectos especiales defectuosos, etc. Algunos de estos errores se percibían al momento del rodaje, otros en el cuarto de montaje, la gran mayoría durante la proyección y el resto, gracias a la invención de la pausa y del avance cuadro a cuadro, en las modernas videocaseteras o reproductores de DVD. Ni los unos ni los otros eran capaces de importunar al Maestro, quien en la permanente búsqueda de la espontaneidad y la frescura de la primera toma, nunca tenía necesidad de pedir repeticiones. A primera vista suponemos que hacer más tomas implicaría tardar más, aumentar los gastos del presupuesto, sueldos más onerosos, mayor película virgen, alquileres, etc. Sin embargo, nuevamente haciendo uso de más buena voluntad, hay otra tesis que explicaría esta compulsión por la primera toma. Para plantearla deberíamos equiparar al cine con el teatro. Tras el ensayo, lo que sale en el escenario el día del estreno equivale a lo que sale frente a la lente de la cámara. Es en el intelecto del espectador donde se lleva a cabo el milagro de seguir la trama, anulando mentalmente los ex abruptos o los saltos de continuidad, en pos de la percepción íntegra de la ficción que se proyecta en la pantalla. Dividiendo a los espectadores (y porque no, también al mundo) entre "reparadores" y "destructores", siendo los primeros aquellos que tienden automáticamente a cooperar con la propuesta y los segundos aquellos que plantean constantes obstáculos, el Maestro hizo sus películas pensando en los primeros, ya que él mismo era un "reparador". Y así como aceptaba a sus actores y técnicos porque consideraba que estaban dando lo mejor de ellos, también pensaba que "el público no se daría cuenta".


Bela Lugosi en su tour de force de gesticulación facial para su
personaje de "Viejo Sabio" que ordena jalar los cordeles

Luego de filmar algunos cortos, el primer largometraje del Maestro fue GLEN OR GLENDA (Yo Cambié Mi Sexo-1953), en el que trató de mostrar en estilo semi-documental que pasaba con un hombre cuya manía consistía en vestirse como mujer, todo presentado y narrado desde un laboratorio-limbo por un anciano Bela Lugosi. En el génesis del proyecto, el productor George Weiss pretendía realizar un documental sobre el extraño tema del cambio de sexo, mostrando al famoso transexual Christine Jorgensen, quien rechazó la oferta de ser protagonista. Este temprano intento de plasmar en el cine el problema del travestismo mereció en su momento comentarios como el que sigue (tomado del "Heraldo del Cinematógrafo" de Buenos Aires): "sólo en funciones especiales debe exhibirse esta película de primitivo y rudimentario tratamiento en la que se desarrolla la peregrina teoría de los 'travestidos', según la cuál hay sujetos no necesariamente homosexuales que, respondiendo a irreprimibles deseos, se visten con ropas femeninas... Para el público afecto a esta clase de morbosos espectáculos puede ser interesante".


Dolores Fuller entrega el ansiado suetercito de angora a su prometido,
"Daniel Davis" (el Maestro) en GLEN OR GLENDA (Yo Cambié Mi Sexo-1953)

Por supuesto, la utilización del veterano Lugosi no pasó desapercibida para el aficionado al terror clásico. En el rol de un "Científico" que expresa cosas tan incoherentes como "Sobras y caracoles ... y rabos de cachorrillos" para dar la nota conclusiva del filme. En un momento melodramático, Glen (el Maestro, acreditado con el seudónimo de "Daniel Davis"), acariciaba a su prometida Barbara (Dolores Fuller) pasando la mano por ese tierno sueter de angora y confesándole la verdad sobre su proclividad a vestirse como mujer y salir así a la calle. "Quizá juntos podamos resolverlo" dice ella, entregándole el sueter en mano...


El misterioso "Captain DeZita", el Diablo, resulta ser el padre de Glen

Como elemento fantástico pero íntimamente respaldado por la oleada psicoanalítica que en los años '40 había irrumpido en cine, en la película hay un actor denominado Capitán DeZita que interpreta al padre de Glen y también al Diablo, que habría sido el causante de la desviación sufrida por Glen en su madurez. Como si tener al Diablo y a Bela Lugosi en una misma película no fuera suficiente, el Maestro apostó a lo grande para su siguiente opus terrorífico: BRIDE OF THE MONSTER (La Novia del Monstruo-1955).


Estrellas del cine de terror para BRIDE OF THE MONSTER (1955)
lo último en "terror atómico"

Un científico loco (Bela Lugosi) crea un gigantesco pulpo de hule que provoca los más variados rumores acerca de la acechanza de un "monstruo del pantano". Pero esto nomás es una actividad extra-curricular, ya que su verdadera ocupación es la de secuestrar seres humanos para someterlos a una radiación que los convertirá en super-hombres con los cuáles pretende que el mundo le rinda pleitesía. Bela Lugosi aún está vigoroso para recitar largos parlamentos y ofrecer su típico festival de gestos y movimientos de mano (repite el inmortal enlazamiento de manos de WHITE ZOMBIE). Un supuesto "teratólogo" que llega a la comarca en busca "del monstruo de Loch Ness, que parece haber emigrado de Escocia", es en verdad el agente de una potencia enemiga que trata de llevarse consigo a Lugosi y su nueva tecnología atómica.


El sirviente mudo Lobo (Tor Johnson) se rebela contra su
amo (Bela Lugosi) en la descerebrada BRIDE OF THE MONSTER

La historia no tiene nada que envidiarle a otras películas de la época de productoras grandes y, sorprendentemente, posee lógica y continuidad aceptable, solo rota por una escena en la que un personaje camina por el medio del pantano: en ese momento el día se convierte en noche y a continuación vuelve a ser de día. Hasta podría decirse que tiene ritmo, salvo uno o dos bachecitos donde se nota que determinados personajes recitan diálogos de relleno. El Maestro no solo se ciñó a una narración cinematográfica sino que también hizo lucir a su actor principal, lo cual, teniendo en cuenta su restante obra, es un auténtico logro.


Sesión de nudillos húngaros para Loretta King en
BRIDE OF THE MONSTER (La Novia del Monstruo-1955)

Tras mil y una penurias de rodaje, en mayo de 1955 se realizó una premiere que iba a ser a beneficencia del pobre Lugosi, que un mes atrás se había internado en un sanatorio declarando públicamente su adicción a la morfina. Sin embargo, la función fue un fracaso de público y sólo se recaudaron $1.000 (nadie lo sabía, pero era su último papel con diálogo). Variety mencionó la película diciendo que "la única razón concebible de atractivo para el mercado era el nombre de Bela Lugosi". El "Heraldo", por su parte, la reseñó con estas palabras: "rutinaria historia de tipo folletinesco que servirá para complemento de programas populares dobles o triples. Sus recursos terroríficos son los utilizados hace varios lustros, lo que los torna hoy día pueriles y provoca risas a destiempo."


Red Reagan (doblando a Bela Lugosi) agita los brazos del pobre pulpo de la Republic:
otro desocupado más en la nómina de empleados del Maestro

En contacto permanente con Lugosi (relación que sirvió de contenido esencial de la película de Tim Burton ED WOOD), el Maestro lo recibió al serle dado el alta de la internación. Antes, según informaba "Hollywood Review" de septiembre 1954, lo había comprometido para una nueva película, THE VAMPIRE'S TOMB. Durante la internación le hizo llegar un guión titulado THE GHOUL GOES WEST, que Lugosi mencionó a los periodistas que lo entrevistaron. En agosto de 1956, el Maestro filmó unos rushes de prueba con Lugosi caminando con una de sus propias capas de Drácula por un cementerio y vestido de civil, saliendo de la casa de Tor Johnson. A la semana de este esfuerzo, Lugosi sufrió un ataque cardíaco y partió de este mundo. A su sepelio asistieron varias estrellas hollywoodenses. Peter Lorre, al verlo con la capa de Drácula, comentó a un amigo "¿no crees que deberíamos atravesarlo con una estaca?". El Maestro velozmente escribió un guión alrededor de estas escenitas y, acercándose a una iglesia baptista interesada en financiar películas devotas, obtuvo 60 mil dólares con los que filmó toda una película de ciencia ficción en menos de un mes, con estreno previsto para 1957.


Lugosi saliendo por la puerta trasera de la casa de Tor Johnson y vestido con su capa
de Drácula... la potencial VAMPIRE'S TOMB se convertiría en PLAN 9 FROM OUTER SPACE

El 15 de marzo de 1957, en Los Angeles, se proyectó en avant-premiere la película GRAVE ROBBERS FROM OUTER SPACE. El productor ejecutivo de la película, J. Edward Reynolds, se mostró disconforme con el resultado y exigió al director quitar del título eso de "Grave Robbers", a lo que el Maestro gentilmente accedió. Sin embargo pasarían dos años para que la película encontrara distribución comercial. A continuación el Maestro se metió de lleno a filmar un piloto televisivo. Previamente había hecho varios del oeste (ninguno de los cuales llegó a emitirse), y ahora se había propuesto armar algo de terror. El resultado fue un piloto titulado JOURNEY INTO TERROR (1957), que se compuso de dos historias (FINAL CURTAIN y THE NIGHT THE BANSHEE CRIED) de las que poco y nada se sabe, salvo que una de ellas estaba protagonizada por su amigo Duke Moore y narrada por el actor y locutor Dudley Manlove.


Steve Calvert como el gorila de THE BRIDE AND THE BEAST ,
uno de los pocos "gorilla-man" de Hollywood acreditados en
los títulos - en este caso, con el seudónimo de "The Beast"

Por esa época se contactó con el veterano Louis Weiss y su hijo Adrian (por el momento no tenemos evidencias de que estos Weiss tuvieran lazos con el citado George Weiss). Estos Weiss, una familia dedicada al cine desde principios de los años '20, tenían todo listo para largar con una película de aventuras exóticas para la Allied Artists. El Maestro fue contratado para elaborar un guión a partir del libro original de Weiss hijo, director de la película. Sin embargo el producto terminado, THE BRIDE AND THE BEAST (1958), ofreció evidencias woodianas claramente perceptibles. La jungla ejerce un extraño efecto sobre una mujer (Charlotte Austin), quien se ve inexplicablemente atraída hacia un enorme gorila que ronda los alrededores. Ella realiza una sesión de hipnosis y se entera que en una vida pasada fue, ni más ni menos, que... ¡una gorila! El doctor se lo comunica al marido (con un diálogo particularmente woodiano): "Dan, ¿te das cuenta que acabamos de presenciar una porción de la anterior vida de tu esposa, y su muerte en tal vida?" Junto a su esposo (Lance Fuller), gran cazador, ambos se marchan de safari al África salvaje, donde ella es secuestrada por uno de los animales de sus sueños.


Tor Johnson intenta salir de su tumba y trastabilla,
en la delirante PLAN 9 FROM OUTER SPACE

Luego de muchas alternativas, finalmente, el Maestro pudo estrenar la que sería conocida como última película de Bela Lugosi, ahora con el título de PLAN 9 FROM OUTER SPACE (Vampiros del Espacio-1959). Los extraterrestres deciden invadir el planeta y convierten en zombies a tres muertos: un anciano (Lugosi), su esposa (la conocida presentadora televisiva de películas de terror Vampira) y un policía (Tor Johnson). Estos seres acechan un cementerio politeista (en que, indistintamente, hay tumbas cristianas y judías, por ejemplo) y atacan a los protagonistas. Las autoridades toman conocimiento del ataque y dan parte al ejército, cuyos cañones nada pueden hacer contra los platillos voladores (en verdad son juguetes para chicos). Los diálogos absurdos y los decorados precarios son la norma, no hay respeto por continuidad, iluminación, actuaciones y da lo mismo una escena que ha sido filmada correctamente que otra en que los actores se tropiezan con las lápidas. Un actor quiso probar la atención del Maestro y en una escena dijo sus diálogos mientras jugueteaba con su pistola, apuntándose a veces a sí mismo y apoyándola en el hombro. La secuencia quedó en la película y no sabemos si el Maestro se percató o no... La película, más allá de sus errores plantea el interrogante: ¿es válida como obra cinematográfica si provoca entretenimiento y comicidad? La DCA (Distribution Corporation of America) la lanzó en julio de 1959 en doble programa con un thriller británico titulado TIME LOCK (1957) con el joven Sean Connery de secundón. Douglas Films, distribuidora argentina, la estrenó en un casi surrealista doble programa en 1961, con el filme de Laurel y Hardy DE BOTE EN BOTE (1930), versión hispana de PARDON US (1930).


En la seccional de policía de REVENGE OF THE DEAD (1959), alguien
colgó un cartelito de "Buscado" con una foto de casting del Maestro.

Habiendo pagado en efectivo a sus enormes y heterogéneos elencos, la mayoría aceptó al ser convocados para filmar una secuela de BRIDE OF THE MONSTER. REVENGE OF THE DEAD (1959), tal su título, arrancaba con un policía (Duke Moore, a esta altura una especie de precursor de Kolchak y los X FILES) asignado a investigar una falsa casa encantada, conociendo durante la tarea a un monstruoso gigante mudo (Tor Johnson) y a un espiritista, el Dr. Acula (Kenne Duncan, viejo actor de planta de la Republic ahora convertido en amigo de copas del Maestro), que fingíacontactar a los muertos con resultados tan inesperados como que los termina contactando de a de veras. El astrólogo Criswell narraba desde un ataúd y encarnaba a un espíritu. La ausencia de un Lugosi (a pesar de que Kenne Duncan se le parece de cara, no así en la gesticulación), los continuos diálogos ñoños, los pasos del día a la noche, la ruptura constante del ritmo, la difícil tarea de hacer creíble la tontera de un personaje como el policía Kelton (Paul Marco, un amigo del Maestro) y la ausencia completa de naturalidad en todos, repito, ¡todos los personajes!, hacen que esta sea verdaderamente la peor película del Maestro, ya que BRIDE... era entretenida y PLAN 9... era graciosa. El Maestro nunca tuvo el dinero para pagar el revelado de la película, así jamás hubo un estreno cinematográfico propiamente dicho ni distribución comercial y fue recién en 1983 que el mercader fílmico Wade Williams abonó la factura al laboratorio correspondiente, y la película finalmente fue distribuída (en VHS, claro).


El Maestro trata de estrangular a Conrad Brooks en una pelea callejera
filmada para un proyecto que iba a titularse ROCK AND ROLL HELL (1956).
La secuencia se insertó en REVENGE OF THE DEAD y THE SINISTER URGE

Tras el desastre que suponía filmar una película y no estrenarla, el Maestro insistió con THE SINISTER URGE (1960), filmada para la productora y distribuidora Headliner Productions. El teniente de policía Matt Carson (Kenne Duncan, en su última película) y su asistente, el Sgto. Stone (nuevamente Duke Moore) se ponen tras la pista de un asesino serial, responsable de la muerte de tres modelos de revistas pornográficas. En dicha pesquisa detectan la sombría presencia de una organización delictiva que se dedica a producir y distribuir películas porno, dirigidas por un tal Johnny Ryde (Carl Anthony) y financiadas por la amoral Gloria Henderson (Jean Fontaine, no confundir -¡por Dios!- con Joan Fontaine). El principal sospechoso es un secuaz de Ryde, llamado Dirk Williams (Dino Fantini), que tiene una extraña compulsión por la que cada vez que observa fotografías de mujeres en bolas, pierde los estribos y trata de estrangular, violar y liquidar a la primera mujer más cercana. La película, que intentaba ser una denuncia del negocio ilítico tras la pornografía, fue la última asignación mainstream del Maestro, ya que a partir de los años '60, irónicamente, caería en el cine softcore y cuando no, directamente pornográfico.


Ronnie Burns, vapuleado en ANATOMY OF A PSYCHO (1961), exhibe la
mejilla con la cicatriz móvil (cambia de ubicación a lo largo de la trama)

El mismo año que se estrenó SINISTER..., se estrenó el thriller ANATOMY OF A PSYCHO (Jóvenes sin Conciencia-1961). Un hombre es enviado a la cámara de gas por un crimen. Su hermano hace una lista con todos los responsables del hecho y planea, con la colaboración de la novia del finado, despachar uno por uno. El protagonista es Ronnie Burns, hijo adoptivo del matrimonio de comediantes George Burns y Gracie Allen. El director Boris Petroff (acreditado con el más occidental seudónimo de "Brooke L. Peters") dirigió sobre un guión que algunos autores atribuyen al Maestro. Una escena de lucha tiene como fondo musical esos tenebrosos compases que se usaron en PLAN 9... para la escena que Tor Johnson intenta salir de su tumba. Posterior a esta, se dijo que MARRIED TOO YOUNG (1962), de George Moskov y que SHOTGUN WEDDING (Casamiento a la Fuerza-1963) de Petroff, fueron coescritas por el Maestro, pero no tenemos ninguna certeza al respecto.


Esta beldad es una de las bailarinas de burlesco contratadas por Apostolof para
ORGY OF THE DEAD (1965), el regreso del Maestro a la pantalla (al menos como guionista)

No hay falta de certeza en que ORGY OF THE DEAD (1965), del inmigrante búlgaro Stephen Apostolof (acreditado como A.C. Stephens), haya tenido legítimo guión del Maestro. En el inicio de la película ya percibimos su señal de estilo: una pareja viajaba en automóvil de noche, sin embargo afuera era de día. La trama nos mostraba a un escritor de medio pelo (William Bates) de viaje con su novia (Pat Barringer) rumbo a un lugar especial donde se puediera investigar el tema de la necrofilia para utilizar en su próxima novela. Sufrían un accidente al impactar contra un tronco y despertaban en un cementerio, bajo la luz de la luna, viéndose forzados a observar unas bailarinas espectrales (no muy talentosas por cierto). Pero esto no es todo ya que hacía su aparición el tenebroso Príncipe de las Tinieblas (Criswell), que sometía a la pareja a su delirante e insoportable oratoria (sus comentarios inicial y final provenían de REVENGE OF THE DEAD que, recordemos, seguía en sus latas, sin estrenar). Criswell les presentaba una especie de "Divina Comedia", con personajes metafóricos y torturas infernales. Los comentaristas afirman que la mayoría que insiste en que PLAN 9... es la peor película es porque no han visto ORGY OF THE DEAD.


Un hombre prehistórico trata de atacar con su lanza a un tyranosaurio de
plástico tomado a 10 cm de la cámara, algo que ocurre en ONE MILLION AC/DC (1969)

Seguirían colaboraciones no acreditadas y asociaciones con los directores Don A. Davis y Joseph Robertson, que encargaron al Maestro retoques de guión o bien tramas para sus películas. El siguiente título que nos ocupa sería ONE MILLION AC/DC (1969) de Ed De Priest, comedia erótica fantástica ambientada en tiempos prehistóricos escrita ni más ni menos que por el Maestro bajo el oscuro e ingenioso seudónimo de Akdon Telmig (que parecería significar "Vodka Gimlet" al revés). El dinosaurio del filme era un juguetito de plástico y los hombres prehistóricos tenían cortes de cabello y bigotes estilo contemporáneo. En esta época el Maestro vivía entre su apartamento y algunos barcitos, embriagándose en todo momento. Este softcore con infinidad de escenas de sexo entre seres prehistóricos preanunciaría el rumbo que su carrera tomaría en la década del '70, adentrándose en los sórdidos laberintos del hardcore y la pornografía.


La planta que ataca en THE VENUS FLYTRAP (1970),
coproducción americano-japonesa con legítimo guión del Maestro

Luego de numerosos cortos mudos que el Maestro filmó para una serie que se difundió como SWEDISH EROTICA y de varias colaboraciones, el escritor de pulps Norman Thomson se sirvió de un viejo guión del Maestro para THE VENUS FLYTRAP (1970), también conocida como THE DOUBLE GARDEN. El Dr. Bragan (James Craig, actor en plena decadencia) era un matemático que trabajaba para la NASA, en una importante misión que le provocaba stress. Su asistente, el Dr. Nakamura (James Yagi), le sugería que se tomase unas vacaciones en Japón, donde podrá tener tiempo de recuperarse. Una vez allá, instalado en un hotel junto a una bella asistente, Bragan se dedicaba a experimentar con una Venus Atrapamoscas, una planta carnívora, a la que la cruza con una planta japonesa, de lo cuál surge una criatura devoradora de hombres.


El Maestro dirigiendo NECROMANIA (1971)

Tras un largo camino llegamos a lo que suponemos lo último relacionado con lo fantástico en la carrera del Maestro. Nos referimos a NECROMANIA (1971), escrita, dirigida y montada en dos versiones, una soft con desnudos completos y la típica versión hardcore XXX (con sexo real). Una pareja (Ric Lutze y Rene Bond) tiene problemas íntimos, y visitan a Madame Heles (Maria Aronoff), una necromántica que tal vez pueda ayudarlos. Luego de un ritual con una calavera se inicia la terapia sexual que incluye intercambio de parejas. El Maestro quiso dar el papel de Mme. Heles a Vampira que devolvió el guión tal y como lo recibió. Su papel iría a Maria Aronoff (alias Marie Arnold, alias Tina La Wise), modelo de presencia en "clásicos" como FLESH GORDON (1974). Hasta su fallecimiento, el Maestro seguiría escribiendo para Apostolof y dirigiría una serie de cortos en Super 8 titulado SEX EDUCATION CORRESPONDENCE SCHOOL (1975) que se ofrecía a la venta por correo. El 10 de diciembre de 1978, a dos meses exactos de cumplir 54 y habiendo sido desalojado del apartamento que compartía con su esposa Kathy Wood, un ataque cardíaco puso fin a su vida. El libro "The Golden Turkey Awards" (1980) de los Hnos. Medved, que coronó PLAN 9 como "peor película de la historia", daría comienzo a la leyenda, pero esa... es otra historia.