Terror Universal
E mail Nombre

Seccion: Películas (Lecturas: 2167)
Fecha de publicación: Abril de 2007

The Host a lo hispano

Comentarios sobre la última película oriental de monstruo gigante que ataca y pisa urbes.

Sara Rodríguez Mata



Registro de marcas

Bookmark and Share

Cada vez más llegan a las salas comerciales cintas de terror asiático. Se puede decir que se trata de una novedad, si tenemos en cuenta que hace unos años para ver películas hechas en el continente asiático había que acudir a festivales del género o salas minoritarias que mantenían la película en cartelera sólo una semana. Prueba de la buena aceptación que están teniendo estas cintas es que los americanos se están interesando con mayor profusión por adaptar y realizar versiones de exitosas películas asiáticas: Tom Cruise compró los derechos de The eye (Gin Gway, 2002) de los hermanos Pang, para hacer su propia versión (esperemos que si llega a rodarla no sea tan nefasta como Vanilla Sky); los Pang acaban de estrenar The Messengers, al amparo del director y productor Sam Raimi, a Takashi Shimizu le ofrecieron rodar en EE.UU la secuela de El grito, y así una larga enumeración de títulos.

The Host (Gwoemul) del coreano Bon Yung Jo plantea la existencia de un monstruo mutante surgido a raíz de la contaminación del río Han de Seúl por el vertido de unos líquidos tóxicos. Esta criatura devora a todo aquel que se cruza en su camino. El dueño de un quiosco a la orilla del río contempla horrorizado cómo la bestia rapta a su hija y se la lleva a su escondrijo. Con la ayuda de su familia, intentará recuperar a su hija de las garras de semejante abominación.

La cinta no sólo está en boga por la fama y los premios que está cosechando, sino también porque el ex vicepresidente demócrata de Estados Unidos, Al Gore, que mantiene una cruzada contra la contaminación, se está valiendo de todos los medios, incluido el cine. Hasta ahora la pantalla le había servido como medio de expresión gracias a su película documental Una incómoda verdad, pero ahora parece aprovecharse del tirón de The host. Gore está usando la existencia de Gwoemul como ejemplo en sus conferencias medioambientales.

Pero esta no es la única anécdota surgida en la promoción del film, la más graciosa es la que se ha producido en nuestro propio país, en España. Quizás la distribuidora española Notro Films pensaba que la película por sí sola no se "vendería" así que centró su promoción en la participación de Antonio Resines en el film. Les pareció buena idea asociar el film a un rostro reconocible por el gran público, sobre todo por el televisivo que cada martes noche se pega a la pequeña pantalla para ver la serie Los Serrano. Su aparición en la cinta es tan breve, que si alguien quiere percatarse de su presencia debería pasarse esa secuencia a cámara lenta y estar muy atento a ella. Los espectadores que acudieron al cine creyendo que nuestro serrano actor tenía un papel secundario de cierta relevancia se dieron con un canto en los dientes, por lo que indignados comenzaron a criticar a la distribuidora y a tacharles de estafadores. La distribuidora tuvo que dar marcha atrás y retirar los carteles y las fotos promocionales en las que aparecía Resines. Sin embargo, la cosa no queda ahí, ya que en The Host también aparecía Fele Martínez a quien no se mencionó en ningún momento. El cabreo de Martínez ha sido tal que él mismo reconoce que es "incapaz de ver Los Serrano desde hace varias semanas de pura mala leche".

A parte de la sorna que ha provocado este hecho, esta película en sus primeras semanas de proyección ha demostrado que no necesita promoción alguna y menos de este calado, pues el éxito de esta película viene avalado por los premios y el prestigio de algunos de sus técnicos. Entre los premios, citaremos el que concedió el Festival Fantasporto de Portugal al director coreano, quien arrebató el galardón a otros directores como Guillermo del Toro (que competía con El laberinto del fauno) y Nacho Cerdá (Los abandonados). Este galardón se suma a los premios que la película consiguió en el Festival de Sitges 2006 (Mejores Efectos Especiales y premio Orient-Express a la Mejor Película) y a los seis premios de la Academia de Cine Coreano.

Y en cuanto a la labor de sus técnicos, sobresale el del director de fotografía, Kim Hyung-goo, que ha trabajado en películas como Beat, Spring in My Hometown, One Fine Spring Day y Crónica de un asesino en serie". En este film, Hyung-goo se ha centrado en transmitir la profundidad emocional de los personajes.

También cabe destacar la banda sonora, obra del compositor Byeongwoo Lee, considerado como uno de los mejores adaptadores y directores musicales. Su música, lírica, melódica y sólida, está considerada como una puerta a nuevas posibilidades para la música del cine coreano.

  Y por último, pero no menos importante, The Host destaca por la calidad de los efectos especiales obra del taller The Orphanage, que ya ha recibido extraordinarias críticas por su sorprendente diseño de efectos en superproducciones como El día de mañana o Harry Potter y el cáliz de fuego y Superman Returns. Ellos han estado encantados de insuflar vida a esta criatura y de poder crear unos buenos efectos visuales. Esta empresa ha trabajado duro, utilizando datos digitalizables en 3-D, además de rodar metraje con actores reales para crear un monstruo vivo, que respira, con movimientos realistas y una piel con una textura rica en matices.

Con respecto a las críticas recibidas durante las primeras semanas de estreno en nuestro país, han sido muy positivas. Casi todas coinciden en apuntar a que se trata de una película muy entretenida y que merece la pena ver.