Terror Universal
E mail Nombre

Seccion: Horrorferix (Lecturas: 4059)
Fecha de publicación: Noviembre de 2005

Héroes de gloria perenne

Entre Harry Piel y Karloff, una triple función que nunca vio y que siempre recordó.



Registro de marcas

Bookmark and Share

Hola, mi querido amigo, lector y visitante de esta web y, en lo personal, de esta columna. Allá por el año 1954, una razón muy atractiva y peculiar despertó mi curiosidad y detuvo mis tareas. Claro, usted sabe que yo soy "eso", y no me parezco a un ser normal en sus actitudes. Simplemente que fui parido en un cine y abandonado por mi progenitora.

Ese Cine ya estaba dando sus últimas funciones, y cuando cerró sus puertas (sin nunca convertirse en prefabricada locacion de Fe y Milagros), mi vida fue protegida por ratas y gatos, y casi al comenzar a comprender mi existencia, se iluminó todo el lugar donde yo estaba. Junto con los que me estaban criando se corrió un telón de color "colorado" (así se decía), y apareció esa pantalla plateada con las imágenes que comenzaron a nutrirme de ideas y propósitos, intenciones y conductas. Eran las Películas que yo veia con mis amigos, y que llenaron mi vida de felicidad. Pero... yo no iba a ese punto.

Pero volvamos al año '54. Estaba en el Cine La Perla, de la calle Independencia al 2000, Buenos Aires. Desde un lugar muy oculto podía atisbar muchos afiches de color que pintaban la Maravilla del Verdadero Séptimo Arte. Y hubo uno que, hasta el dia de hoy en el Siglo XXI, sigo sin poder borrar de mi retina monstruosa. Y lo que es peor, nunca pude filtrarme en aquel Cine para ver la película que el afiche anunciaba, cuyo título era "Doctor Karlov Asesino." ¡Si! Así se llamaba esa película; es más: daban de complemento un par de episodios de un serial llamado "La Sirena Trágica." Y, como remate de lujo: "Televisión," con el actor Harry Piel.

En ese momento me volví loco. Y nadie me pudo ayudar a salir para disfrutar de ese huracán de Emociones que proponian mis amigos del "callejón sin salida." Me senti muy triste, ya que ningún Ficticio, ya sea Fred Scott, Hoot Gibson o Yakima Cannutt, podia salir de la pantalla y ayudarme a ver ese programazo que el Celuloide me podria haber regalado.

Porque seamos sinceros: a pesar que hoy dia todo está en una cajita o en un disco compacto o un disco rígido, la Matriz Gestadora fue, es y será La Cámara Toma Vistas que quema la imagen en un fotograma de Nitrato. ¿Y qué quiere que le diga? Lo que Natura non da... Salamanca non Presta. Pero mire cuantos centenares de Héroes sin Gloria o con Gloria ayudaron a crecer en la Vida Normal, aún para aquellos que fueron bautizados con ácido cáustico, que hablan y hacen mal, gratuitamente y por el solo placer del asesino oculto ya que no tiene el valor de mostrar su cara.

En fin, vamos a lo nuestro: si Ud. está, en algunos conceptos, de acuerdo con Chandu el Nigromante Infernal o con Charlie Chan, le agradezco si me escribe y compartimos algo de ese programa de Cine que jamas pudimos ver.

En tanto, gracias por escucharme y estar en el Terror Universal.

Reflexión del Necrodemo

Nunca es tarde, cuando la propuesta es buena.
Y allá donde está el pirata, que no es Morgan...
Para que hablar de un "buen amigo".
Busque, a lo mejor encuentra algo de la Biblia perdida del cine.
Y habrá un versículo de los eternos que brillan con luz propia.
Hoy tenemos esta Arca de Salvación cinéfila.