Terror Universal
E mail Nombre

Seccion: Películas (Lecturas: 35373)
Fecha de publicación: Abril de 2005

Guinea Pig: la saga sangrienta

Un análisis de una de las series de películas más sangrientras de la historia del Cine, no apto para personas sensibles o impresionables.

Marco González Ambriz



Bookmark and Share

Artículo publicado originalmente en el sitio Revista Cinefaguía

Este video, el segundo de la serie japonesa Guinea Pig, se conoció en Occidente por lo que podríamos denominar "medios alternativos de distribución", o para decirlo de forma más clara, piratería vil. Los que se enteraban de la existencia de la serie se veían forzados a conseguir copias en video, de dudosa calidad y sin traducción de ninguna especie. Si se preguntan por qué había en este hemisferio gente empeñada en obtener este material aun en condiciones tan adversas la explicación es sencilla. Guinea Pig es el sueño de todo gorehound (en cristiano, aficionado al gore): Flower of Flesh and Blood es tal vez la película más sangrienta en la historia del cine.

No sólo era difícil rastrear copias de Flower of Flesh and Blood, sino que la información también escaseaba. Hurgando en fanzines y sitios de internet era posible encontrar algunos datos, que casi nunca coincidían y que incluso llevaron a muchos a creer que se trataba de un video snuff (para los que no lo sepan: películas que muestran el asesinato real de una persona secuestrada ex profeso, las copias luego se venden al mejor postor).

Hace 2 años comenté Flower of Flesh and Blood en una página anterior, El Inframundo, y al escribir la reseña no me quedó más remedio que basarme en una copia pirata, en japonés sin subtítulos, y complementar esto con los datos que pude encontrar en internet.

El resultado fue un texto que a pesar de estar plagado de errores llamó la atención de un buen número de personas, incluyendo a algunos que me mentaron la madre y muchos otros que me preguntaban dónde la podían conseguir o de plano exigían que les mandara videos snuff. El más interesante fue el de un individuo que afirmaba ser forense y aficionado al género que también se conoce como "muerte real".

El año pasado la serie completa de Guinea Pig fue editada en DVD por Unearthed Films y en su sitio oficial se incluyó información más completa y confiable sobre ella. Con base en estos datos ahora puedo volver a abordar el tema, espero que con mejor fortuna que la vez anterior.

La historia inicia a mediados de los 80, cuando el productor y escritor Satoru Ogura decidió lanzar una serie de videos que serían lo más extremo realizado hasta entonces y que servirían para saciar la sed de sangre de los gorehounds japoneses, tal vez los más exigentes del orbe. Con este fin, se puso en contacto con Hideshi Hino, creador de mangas tan controvertidos como Panorama of Hell, para crear una serie que pudiera ofender incluso a los freaks más curtidos.

Los dos primeros episodios, The Devil´s Experiment (Akumano Jikken) y Flower of Flesh and Blood (Chiniku No Hana), fueron hechos en 1985 y lanzados en video al año siguiente por la compañía Orange House Video. The Devil´s Experiment, el primero en ser comercializado, se convirtió en un gran éxito entre los nipones aficionados al gore y con la aparición de Flower of Flesh and Blood la serie se ubicó en los primeros lugares de ventas, desbancando así a los estrenos hollywoodenses a pesar de que muchas tiendas lo ofrecían a regañadientes.

La razón de esta renuencia es que tanto The Devil´s Experiment como Flower of Flesh and Blood fueron concebidos como películas snuff simuladas, en los que mediante la participación de actores y el uso de efectos especiales se recreaba el suplicio y muerte de una joven a manos de uno o varios sujetos. De hecho, al salir por primera vez al mercado The Devil´s Experiment no incluía créditos, para acentuar el parecido con un video snuff.

A partir del tercer episodio, He Never Dies (Senritsu! Shinanai Otoko), la serie fue comercializada por Japan Home Video, lo que representó un cambio en su contenido. A partir de entonces las historias se volvieron más fantasiosas, con personajes y narraciones que no dejaban lugar a dudas que se trataba de una representación. Los efectos especiales eran igual de repelentes que antes, pero el impacto ya no era el mismo. Incluso se puso a disposición del público el video de The Making of Guinea Pig (Mekingu Obu Za Ginipiggu) donde se podía ver cómo se habían filmado los dos anteriores y en el que quedaba claro que toda la violencia era simulada.

En 1988, Hideshi Hino realizó uno de los episodios más apreciados, Mermaid in a Manhole (Manhoru No Naka No Ningyo), con un mensaje ecologista en medio de la sangre y pus que inundan la pantalla, y cuando parecía que Guinea Pig tenía un futuro asegurado una cadena de asesinatos reales conmocionó a Japón y cambió el rumbo de la serie.

A finales de ese año, Tsutomo Miyazaki, de 27 años, empezó a secuestrar y asesinar niñas de entre 4 y 7 años de edad hasta que fue capturado en julio de 1989 cuando intentaba atrapar a su quinta víctima. La policía descubrió que la colección de películas de Miyazaki era inmensa, con alrededor de 6,000 videos entre los que predominaba el hentai (animación pornográfica, que puede ser muy violenta) y el gore. La enajenación de Miyazaki era tal que en sus crímenes había recreado escenas de sus películas favoritas, incluyendo Flower of Flesh and Blood.

El revuelo que provocó este caso en Japón fue mayúsculo. Los medios cuestionaron el nivel de violencia del entretenimiento japonés, mientras que el gobierno de Tokyo consideró la posibilidad de ejercer algún tipo de restricción en este tipo de material. Hay que señalar que Guinea Pig y sus creadores no fueron culpados por las acciones de Miyazaki. Lo que se puso en tela de juicio fueron los valores de la sociedad japonesa y no el contenido de una serie de videos.

Tan es así que en 1991 los productores lanzaron dos episodios más, Devil Woman Doctor (Peter No Akuma No Joi-San) y The Making of Devil Woman Doctor (Bangaihen: Akumano Joi-san Meikingu), donde el humor absurdo que ya había aparecido en videos previos llegó a su punto más alto, lo que de alguna manera sirvió para calmar los ánimos.

A pesar de que el productor Satoru Ogura intentó repetir sus glorias pasadas con Slaughter Special (Zansatsu Supeshiyaru), una recopilación con lo más sangriento de la serie, el caso Miyazaki marcó el fin de Guinea Pig. Algunos medios han especulado que este escándalo representó un parteaguas en la evolución de terror japonés, que de ser ultraviolento y explícito pasó al otro extremo, con películas donde el horror es generado por la atmósfera y no por la sangre, como en Ring, Uzumaki, Dark Waters y Juon.

Sea como fuere, Guinea Pig todavía iba a generar mucha controversia al ser difundida en el otro lado del mundo. Baste con decir que hubo espectadores, entre los que figura un actor famoso, que creyeron que se trataba de videos snuff, al grado de provocar una investigación del FBI y un juicio en Inglaterra, como veremos en la segunda parte de este artículo, en el que también me encargaré de examinar en detalle el episodio más conocido y controvertido de la serie, Flower of Flesh and Blood.