Terror Universal
E mail Nombre

Seccion: Biografías (Lecturas: 6833)
Fecha de publicación: Febrero de 2005

Charles Gemora, el gorilla-maker de Hollywood (1903-1961)

La vida de un auténtico artista, el más grande creador de gorilas en todo tipo de películas de la época dorada de Hollywood.

Natán Solans



Bookmark and Share

KongaCarlo Gémora estudió su profesorado de Bellas Artes con un post-grado en Escultura nada menos que en Florencia. Muy protegido por sus parientes, comunidad y amigos, realizó algunos trabajos escultóricos para la comuna sin obteniendo pago alguno por ello. Un día este mismo entorno realizó una colecta (tal y como se hizo en el barrio de la Boca para costearle los estudios a Benito Quinquela Martín) y decidieron enviarlo a "América" (más precisamente a Estados Unidos.)

Un 3 de Febrero de 1925, apiñado con otros inmigrantes de tercera, el jóven Carlo vislumbró en la bruma el brazo la antorcha y parte de la cabeza de La Estatua de la Libertad, y no supo si los crujidos estomacales eran de emoción o de hambre; quizá fueran de ambos. El soñaba con el Monumentalismo, con el David de Miguel Angel, con las pirámides.... Se sabía capaz de hacer aquellos monumentos.

Tres semanas despúes la hambruna casi había matado aquellos sueños de grandeza. Trabajó como lo hacían (y hacen.) los inmigrantes en diversas tareas profanas sin olvidar nunca que el era un artista, aunque sus incultos compañeros polacos y chicanos, no lo comprendieran. Quizá esa sensibilidad lo llevó a enamorarse locamente de Conchetina, una italianita como él, pero del Sur de Italia. Ella tampoco lo entendía pero, por lo menos servía de inspiración a Carlo.

THE MONSTER AND THE GIRLUna gloriosa mañana de Domingo, el sol californiano logró colarse por el sucio vidrio de la pensión y sirvió de despertador al futuro marido. Y como Miguel Angel, Leonardo o Quinquela Martín, sin ninguna diferencia, Carlo (ahora Charley) tuvo su momento de inspiración. Dios, en su inmensa sabiduría lo dotó con una sola pizca de su chispa divina; a Charley no le hizo falta más.

En camiseta y con los ojos muy abiertos, el poseso atacó cual un Serial Killer el indefenso tapado de piel de conejo de Conchetina, despues con unas pinzas estropeó para siempre la espumadera. Jamás podría colar fideos con ella, ahora tenía otro destino. Cuan Gepetto demente, manipuló aquellos elementos, rellenó aquí, torció allá, y con ruidos metálicos y costurones, se abstrajo tanto de todo, que ni siquiera oyó los gritos de Matt Senett ordenando actitudes a sus bañistas en la cercana playa.

Tres horas despues, luego de tallar su cepillo de dientes de marfíl (traído de Italia) y convertirlo en 32 filosas piezas y de lograr un cráneo de aluminio, con mandíbula y todo de su espumadera, transpirado y temblando de emoción, extrajo de su ropero el más valioso tesoro que tenía. Lo había guardado durante 6 meses, esperando la ocasión. Esto era peligroso pues, al contrario de los tesoros de monedas de oro, este se cohagulaba, se secaba y ya no servía más. Le había escuchado decir a Conchetina, que era extra de cine, que el Gran Lon Chaney lo usaba, era algo secreto y por eso lo consiguió en un Almacen de Suelas de Zapatería y lo guardó hasta ese momento, y ahora estaba destapándolo. De la botella salió un insoportable olor a orines; es que el Látex huele así... Con algodón y Látex fué formando músculos, expresiones, orejas,etc. Aquello no era mármol de la cantera de Carrara, ni bronce ni ningún material noble, sin embargo su obra se tornaba muy, muy realista.

La simple y alegre Conchetina subió las escaleras de la pensión de Charley Gemora, su futuro esposo. Estaba extrañada pués habían pasado más de 8 horas y no había sabido nada de el. Era tan distraído, con esos sueños tan locos....pero ella lo amaba con locura. Tocó la puerta delicadamente, por si dormía. Llevaba puesto un traje medieval, pués había terminado de rodar una escena del "Robin Hood" de Douglas Fairbanks, estaba maquillada y muy linda, muy apropiada para lo que iba a acontecer. Luego de tocar tres veces comprobó que la puerta estaba sin llave y la abrió.

GemoraQuizá ese alarido habría servido de modelo a las futuras "Reinas del Grito" del próximo Cine Sonoro... A lo mejor aguien tomó nota de aquel sonido único, para copiarlo despúes... sin éxito. El ulular de los pulmones de Conchetina detuvo de inmediato la filmación de las bañistas de Matt Senett y toda actividad en una manzana a la redonda. Las gentes, comedidas y preocupadas subieron las escaleras de la pensión y se encontraron a la italianita gritando histérica aún, presa de un ataque de nervios, no era para menos.

Adentro, en el medio del humilde cuarto un enorme gorila africano con expresión feroz en sus dientes de marfíl los miraba tan extrañado como ellos. Claro, en los momentos históricos las personas no se dan cuenta de ello, y nadie comprendió que estaba presenciado el Primer Traje de Gorila de la Historia de Hollywood y el Mundo. El resto es historia.

Aquel glorioso traje fué usado inmediatamente en THE LEOPARD LADY (1928) y despúes de dos o tres películas, lo utilizó nada menos que El Gran Chaney para su film THE UNHOLY THREE (1930). Charley feliz, bien casado y con algo de barriga, tenía ahora un negocio próspero, un trabajo que no se parecía a ningun otro en el mundo; era un Creador de Gorilas y Osos.

Lamentablemente no se conservan fotos ni datos del taller de Gorilas de Gemora, pero a mi me gusta imaginarlo rodeado de hijos, con Conchetina y las primas cosiendo panzas, formando garras, copiando con un espejo sus expresiones mientras las pasaba a la arcilla, modelando, siempre modelando. Seguramente en una de las paredes tendría una foto del David de Miguel Angel y al mirarla, a veces, suspiraría para volver a sus cabezas de "Terribles Gorilas Asesinos". A causa de esto último lo acusaban y decían que, junto con "King Kong" (creado por Willis O´Brien), Gemora había descripto más erróneamente a los auténticos y pacíficos gorilas del Africa que mil cazadores furtivos. Pués había contribuído a que se tuviera una idea equivocada de este noble animal , recién conocido a partir de la Época Victoriana (en 1780 fueron avistados por primera vez.). En cualquier caso, Gemora no prestó mucha atención a estas críticas.

Charles Gemora en 1947

Gemora es tapa de LEOPLÁNSus diversos gorilas trabajaron al lado de Bela Lugosi, Clark Gable, Bob Hope, Bing Crosby y cien estrellas más; ellos mismos eran estrellas, no hay duda. En 1954, 7 años antes de su desaparición física su último gorila trabaja junto a Karl Malden (hoy presidente del Actors Studio) en PHANTOM OF THE RUE MORGUE (1954). Fué hermoso ver aquel "Canto del Cisne" en "dramático Technicolor", fué muy bello verlo a "Sultán " el "Gorila Asesino" rompiendo una vidriera de principios de siglo y destruyendo un maniquí de cera.....

Charly Gemora nunca hizo dinero ni tuvo mucha fama, pero fué un gran artista. Yo me conformaría con que ustedes se acordaran de Charley cada vez que vuelvan a ver a los 3 Chiflados (junto con sus hijos y nietos, no les quepa duda) junto al (en mi opinión) más hermoso Gorila-Gemora que se halla creado: "Kogar", el Gorila de Los 3 Chiflados. Esta pieza la conserva Bob Burns, un antiguo maquillador de quien hablaré en otras entregas. Burns conserva muchos tesoros de estos como por ejemplo, "La máquina del Tiempo" original. Allí, puesto en un maniquí, en una vitrina de cristal, ese gorila esta valuado en 250.000 dólares americanos, más de lo que ganó el bueno de Charley en toda su vida.....

THE CHIMPSe dice también que Rick Baker, el más grande creador de gorilas de todos los tiempos, ganador 4 veces de un Oscar de la Academia, conoció a Gemora de niño... pero eso es otra historia. Como me gusta decir blasfemias, quiero manifestar públicamente que a mí los "Gorilas-Gemora", me producen una emoción mucho más grande que cuando ví personalmente a la Gioconda (y que Dios y Leonardo me perdonen). Y quizá, si Carlo hubiera realizado sus sueños de Mármol y Bronce, algunas estatuas adornarían las plazas y museos de California, pero nos hubieramos perdido el gran susto de Larry el Chiflado, la temeridad de Clark Gable al enfentarse con el mono de trapo en la jungla falsa, la maldad de Bela Lugosi cuando mandaba al gorila "Erick" a raptar a la chica... Nos hubieramos perdido algo muy valioso.