Terror Universal
E mail Nombre

Seccion: Cronicón (Lecturas: 11702)
Fecha de publicación: Agosto de 2004

Diccionario de constantes en el cine prospectivo (K-Z)

Segunda parte de esta recopilación de lugares comunes de las películas de ciencia ficción o de anticipación.

J.P. Bango



Bookmark and Share

Introducción a la Segunda Parte: Los Nombres Propios

Esta segunda parte servirá, ya lo vereis, para refrendar el "afecto" que el Cine Prospectivo profesa a la literatura pero, sobretodo, nos va a confirmar su inclinación a las modas (en el apartado argumental: el género postapocalíptico a lo Mad Max y que creó escuela en la cinematografía italiana y estadounidense de Serie B; o 1997… Rescate a Nueva York, que hizo lo propio respecto el cine de cárceles del futuro), a los silogismos (si Spielberg adapta a Dick, Dick es un filón…) y a los personajes (el propio Dick, Gibson y la cultura Cyberpunk).

En fin, se completa aquí el repaso por las constantes y arquetipos que hemos podido recopilar del más de centenar de películas que forman parte de este estudio sustentado, claro que sí, por la pasión cinéfila. El futuro nos llama, amigos:

K de Dick

UBIK de Philip K. DickLa K más famosa de la literatura de Ciencia Ficción de los psicodélicos –cuentan- años 60, separa el nombre Philip con el apellido Dick, para completar un nombre que incluso los menos instruidos en el tema saben asociar al film Blade Runner.

En realidad Dick, siempre fue mucho más. Aficionado como era a aventurarse en los excesos para comprender la delgada línea que separa la lucidez de la cordura, Dick se volcó en la cristalización de una literatura sin adimentos estilísticos, exonerada de descripciones autocomplacientes pero, al mismo tiempo, compleja en el plano conceptual e imaginativo.

Como epitafio, y sólo unos meses después de su muerte, el Cine le recompensaba aquel torrente creativo en post de la modernidad literaria con una de las obras cumbres del séptimo arte, Blade Runner, basada sin embargo en uno de los originales menos reconocidos de Dick: ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?

Justamente, una de las características principales de las adaptaciones de la obras de Dick es que aún nadie se haya atrevido con sus obras más reconocidas y memorables: léase Ubik o El Hombre del Castillo; fijándose, sin embargo, en algunos de sus (numerosos) relatos cortos más o menos conocidos, que jalonan su bibliografía. Así, y desde Blade Runner, el Cine Prospectivo ha deparado al menos cinco adaptaciones más de su obra: Desafío Total (Basado en el relato corto We Can Remember It For You Wholesale), Screamers (según la historia corta: Segunda Variedad), Minority Report (sobre El Informe minoritario), Impostor (Impostor, adaptada previamente para la televisión en 1962) y Paycheck..

L de Libertad

Si ansía empaparse de libertad tampoco espere demasiado del futuro. Si no lo cree así, vaya tomando nota porque tendrá limitada la natalidad por causa, dirán, de la superpoblación del planeta so pena de reclusión mayor (Fortress). Tampoco podrá tener los hijos que quiera o no tenerlos incluso, si no pertenece a la facción de los ciudadanos (eufemismo asimilado a los conniventes con el Directorio Militar gobernador de la sociedad aria de Starship Troopers).

Peor lo va a tener si es mujer y encima se le ocurre nacer fértil bajo un gobierno prorreligioso y ultraconservador superviviente a una cruenta guerra. En El Cuento de la Doncella, las mujeres fértiles escasean y las fecundizadas apenas si logran parir entes humanos… En este contexto, la libertad individual de la mujer quedará limitada a la función de receptáculo seminal esclavizado al servicio de una causa déspota; causa que sólo se podrá combatir con el desvelo y la ensoñación.

Las cárceles se convertirán en reductos para delincuentes de todo rango y condición (en forma de islas, 1997… Escape from New York, o Escape from Absolom) o para individuos saboteadores de la moral dominante (2013: Escape From L.A.) sin ningún propósito de liberación de culpa o reinserción social. Antes al contrario, los confinamientos del futuro servirán para experimentar dudosas técnicas de control de movimiento en forma de bombas gastrointestinales (Fortress), collarines explotacabezas (Wadlock) o rayos ultravioleta de primera generación (Fortress 2). La búsqueda de la libertad, entendida como objetivo de vida, se convierte en el epicentro conceptual de este tipo de films carcelarios presididos por cierto axioma cervantino, también en el futuro, dotado del don de la oportunidad:

La libertad, querido Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos. Con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra i el mar encubre; por la libertad se puede y debe aventurar la vida"

En fin, si quiere que el futuro les haga libre de "verdad", acomoden su cerebelo en el útero artificial construido por las irreverentes máquinas pensantes de Matrix y cambian su realidad resistente por aquel suntuoso filete de mentira porque quizás, si os portáis bien del todo y con el sistema, el hombre del traje blanco pueda conseguir que aquella chica de vestido rojo y apariencia idealizada comience a ser algo más "real" que un bello sueño.

M de Minería

El futuro cinematografiado augura la conquista del espacio en búsqueda de recursos mineros –suponemos- escasos en nuestro planeta azul (para entonces -también lo suponemos- menos azul). La minería creará una nueva familia de astronautas, trabajadores del espacio de ascendencia incansable, sin pasado ni futuro, al servicio de una gran corporación; serán mineros aficionados a las cantinas y a dejar solos ante el peligro al sheriff de la estación espacial (Atmósfera Cero) u operarios especializados en el manejo de robots bípedos (Aliens).

El futuro deparará, además, una doble tipología minera:

  1. De un lado, nos encontramos con la "minería espacial" conformada por los recursos humanos y materiales empleados en la búsqueda, hallazgo y posterior extracción de los minerales: actividad esta, por cierto, que lleva aparejada algún que otro "daño colateral" como por ejemplo el alumbramiento de especies alienígenas de gran instinto devorador (Alien), o invasor (Lifeforce), o ver como ciertos fantasmas con aires nacionalistas reivindican sus derechos forales poseyendo los cuerpos de unos incautos mineros que han excavado en el lugar que no debían (Ghost of Mars).

  2. De otro lado, nos encontramos con la "minería submarina" fruto, como la anterior, de los avances tecnológicos y como aquella, abocada a hurgar en la inmensidad del abismo en búsqueda –aunque no lo sepan a priori- de entidades demoniacas de última generación (Leviathan) o de extraterrestres luminosos enemigos de las armas de destrucción masiva (Abyss), ambas historias enmarcadas en el ámbito de una Guerra Fría, hoy ya lo sabemos, ucrónica.

N de Naves Espaciales

El EnterpriseLas naves espaciales, con diferentes estructuras y funciones, se han erigido en iconos representativos de uno de los bastiones más dinámicos de la Ciencia Ficción Prospectiva: el género especial.

En atención a los propósitos que fundamentaron su construcción, podemos distinguir entre:

  1. Naves militares.

  2. Naves civiles.

Entre las primeras, las naves militares, destacan, sobretodo por su volumen, las naves destinadas al transporte de las tropas de Starship Troopers.

Nostromo de ALIENEntre las segundas, las naves civiles, se pueden distinguir entre a) naves de carga de materiales (normalmente minerales pertenecientes a una gran corporación, como ocurre en Alien) o de compraventa y reparto (Space Cowboys); b) naves dedicadas a la investigación o al hallazgo de panaceas como, por ejemplo, la Discovery de 2001, consagrada para revelar los secretos del universo y el hogar de los dioses; c) naves de rescate, que tienen como designio la búsqueda y salvamento de supervivientes colonos (Aliens) o de tripulaciones de naves desaparecidas (2010: Odisea final; Horizonte final; o Regreso al planeta de los simios); y d) naves de colonos, de destino incierto pero esperanzador (Las televisivas Tierra 2 o Espacio 1999).

La principal constante de estas naves es su total dependencia de un ordenador de a bordo servicial (madre en Alien) o no (Hal 9000 en 2001), al servicio de sus habitantes humanos. Y, sobretodo, sus nada aleatorios nombres: Discovery (para 2001), los conradianos Nostromo y Sulaco (para Alien y Aliens, respectivamente), Dark Star (sarcástica protagonista del film homónimo: Dark Star), Event Horizon (para una nave que pretende desvelar lo que se oculta detrás de los agujeros negros) o Tierra 2 (para una nave cuyos ocupantes tienen como propósito colonizar un planeta de características semejantes a la Tierra…).

De todas las naves, quizá la más famosa siga siendo la nave Enterprise (Star Trek), sometida a no pocas reparaciones, y en cuyo puente de mando se han posado tripulantes de toda raza y condición con la generosa tarea de armonizar un universo, imaginaos, en perpetuo estado de alerta.

Ñ de España

ACCION MUTANTEEspaña y futuro parecen ser dos términos permanentemente disociados, al menos, en cuanto a temáticas cinematográficas se refiere.

Quizás, la muestra más importante (en todos los sentidos), es la película de Alejandro Amenábar, Abre los ojos, que oculta en su entramado un argumento de realidades virtuales y mundos preprogramados diseñado en el futuro, francamente arriesgado y perspicaz.

La berlanguiana Acción Mutante, opera prima y mejor película de Alex de la Iglesia, nos narra la historia de una mesnada de feos, liderados por el no menos grotesco Antonio Resines, que secuestran a la hija de un rico industrial, el día de su boda, a cambio de un sustancioso rescate. Tras masacrar a casi todos los invitados de una boda de apostura hortera, el grupo de mutantes huyen en su propia nave en dirección al planeta Axturias, con su rehén y sus discrepancias a cuestas. La cuantía monetaria y las constantes disputas, acabarán mermando la fortaleza del grupo hasta que se pone fin a su aventura en una escabechina final, de carácter vodevilesco, ubicada en una tasca para mineros.

La Ciencia Ficción española y prospectiva, proseguiría por esa vía excesiva y paródica en la decepcionante Supernova o en la co-producción checa Nexos 2431 (un film aburrido y naif como pocos). De este bastión futurista y filomoderno, destacamos, no obstante, La mujer más fea del mundo, de Miguel Bardem, de la que ya hemos hablado con anterioridad.

Por último, destacamos aquí un film futurista en pretensiones pero decididamente menor en cuanto al resultado, la obra de Oscar Aibar, Atolladero, que trasladará los bosquejos y demarcaciones propias del western al ámbito prospectivo en la que ya es, con pocas dudas, la película más desconcertante de la SF española.

O de Oráculos

AKIRAQue al futuro le gusta el futuro es más que una evidencia en films como Minority Report, donde la eficacia policial se subordina al poder vaticinador de unos inerciales con dotes de precognición o en Matrix, cuyo entramado se supedita a los axiomas y chascarrillos de una oráculo de aspecto arrogante que siempre sabe más que lo que dice saber.

La sociedad Heinleniana de Starship Troopers recluta a potenciales en adivinación para incrustarlos en el organigrama de su departamento de Inteligencia, lo cual nos lleva a uno de los baluartes más recurrentes de la Ciencia Ficción literaria: el poder de la mente (tan cotidiano en en ese ámbito) y que en el cine apenas si cuenta con algún que otro título significativo como Scanners o, introducidos de nuevo en el género prospectivo, la genial Akira de Katsuhiro Otomo.

P de Policías

ROBOCOPImagínese una tierra desolada por una guerra nuclear, carreteras en medio del desierto invadidas por bárbaros adictos al tunning casposo, el asesinato de una familia a la que hay que vengar y, al mismo tiempo, un uniforme de policía sobre el cuerpo de Mel Gibson, y tendrá una estampa paradigmática de un policía del futuro en toda regla, aquí, en su vertiente postapocalíptica.

Pero si no quiere que su futuro quede embargado por una violenta venganza, su destino desarraigado entre carrera de coches con turbo, camino al horizonte desértico y, más allá del trueno, sentirse protagonista de una novela de William Golding, olvide a Mel Gibson y a su fisonomía de policía caduco y enfréntese a la realidad de un Cuerpo, el policial, que en el futuro se las tendrá que ver con huelgas televisadas financiadas por bandas de gangster inmobiliarios, curiosamente, sofocadas por esquiroles con andar y pose de robot (Robocop), con jueces que detienen, juzgan y aplican su ley ejecutoria con más arbitrariedad que justicia (Juez Dredd), con policías aficionados a perseguir asesinos en terrenos virtuales (Virtuosity) o con tipos venidos del pasado que aun no olvidaron lo mal que debieron pasarlo en el instituto (Demolition Man).

Y cómo al cine le gusta la literatura más que a un niño las consolas, recogemos de Dick los policías aficionados a los ataques preventivos de Minority Report, y de Crichton, la brigada policial especializada en robótica (Runaway) para conformar una tipología adaptada, con todo su celo y rigor, a los tiempos que están por venir.

Q de Que es Matrix?

MATRIXLa Gran Esperanza Blanca de las producciones de Ciencia Ficción de finales de los 90, resultó uno de las sagas más, a priori, decepcionantes de los últimos años, pero vayamos por partes.

a) Lo que pudo ser: Matrix revolucionó la estética y la ética de las películas de ciencia ficción de género prospectivo aleando elementos provenientes de filmes (Terminator, sobretodo, de quien hereda parte de su interesante argumento), comics (el manga de Masamune Shirow, Ghost on the Shell) e, incluso, la filosofía (el mito de la caverna) o la religión (Mesianismo). Los efectos especiales, fusionados en el argumento a la manera Cameroniana, crearon escuela (Blade II, Underworld, Scary Movie…), y las peculariedades intelectuales de su argumento generó un debate similar al que, el culto y los estudios posteriores a su estreno, generó la película Blade Runner. Pero es que, además, el primer Matrix era una película de ciencia ficción parabólica fundamentada en un McGuffin apasionante (La realidad que conocemos no es sino una fachada aparente, una simulación, que los robots del futuro ofrecen a los humanos que, sin saberlo, constituyen su propia fuente energética), y sobretodo, un film de acción espectacular, inspirado, y magníficamente resuelto.

b) El camino que optó por seguir: A pesar de un espectacular prefacio (persecución en autopista incluida) que servía para vincular el fascinante pastiche filosófico-religioso-tecnológico que alimentaba el argumento del primer Matrix con una bacanal preñada de autorreferencias, Matrix Reloaded se convierte en una especie de remake de su precedente, espectacular pero más insatisfactorio, una especie de prólogo alargado de la tercera parte y, en consecuencia, en un producto difícil de digerir (exceptuando sus loables soluciones, cercanas ya a la parodia, en el campo del cine de acción), confuso e insustancial. La serie daba muestras de desgaste incluso antes de consolidarse como tal y los Wachowski, más preocupados por la trascendencia que por la eficacia, desaprovechaban, como también le ocurre a muchos de sus coetáneos, a Monica Bellucci. Imperdonable.

c) El resultado final: Mátrix Revolutions concluye el serial protagonizado por Neo, el gran Superhéroe de inspiración metafísica creado para el celuloide por unos hermanos aficionados a la intertextualización cinéfila, con una notable dignidad. Renuncia, seguramente porque el desarrollo de la idea caverno-platónica no daba más de sí, al cariz filosófico de la primera parte pero, con la misma servidumbre, amplifica su sentido religioso y multiétnico. Apuesta, de forma apasionada, por la espectacularidad de la batalla (con algunos planos subjetivos que nos retrotraen a existosos videojuegos de los noventa), y resuelve casi todas las filiaciones insinuadas en sus precedentes (aun con un cierto grado de distanciamiento). Se constituye, en definitiva, en un producto de acción y ciencia ficción de altos vuelos (y nunca mejor dicho) dispuesto a perpetuar alguna de sus soluciones creativas en la retina de un subconsciente cinéfilo demasiadas veces saboteado por los seguidores de Michael Bay. Pero la historia primigenia se merecía algo más y nuestro subconsciente metacinéfilo quedó defraudado parcialmente.

Atrás había quedado un inicio brillante culminado con cierta fatiga, como si de algún modo, las propuestas (si no originales, sí –al menos) adultas y revolucionarias que subyacían en el primer entramado hubieran supuesto, algunos ya lo preveían, una cúspide creativa de la que tan sólo hacían falta un par de apéndices más o menos artificiosos (pero, insisto, espectaculares) para saciar del todo el apetito expectante que generó su matriz, en una película que apuesta, en fin, por la fuerza bruta en detrimento de otras formas de pacificación más dialogantes porque, como la propia Trinity subraya frente a Merovingio en un pasaje del film: "Ya está(ba) bien de chorradas".

R de Regresión

THE SALUTE OF THE JUGGERQue al género prospectivo le va la moda retro es algo más que una realidad en films donde los arquetipos sociales, modales o políticos sufren una degradación tal, que las neo-sociedades de muchas de estas cintas prospectivas pueden asimilarse social, modal o políticamente a alguna de las acaecidas en el pasado. Así ocurre en Mad Max, Reign of Fire, o en Waterworld, cuyos referentes formales y culturales podríamos encontrarlos en el medievo o, en otro plano, en The Postman que fusiona elementos provenientes de la mitología del western (fuertes y campamentos) con retazos filo-fascistas protagonizados por un déspota devoto de William Shakespeare, o en Sangre de héroes (The salute of the jugger) de David Webb Peoples, donde Rutger Hauer tendrá que vérselas con una sociedad que ha retornado a su esencia bárbara, en el desierto que ahora le acoge.

La regresión afectará sobretodo a sociedades producto de un gran Apocalipsis o de una guerra nuclear de aires, destructiva. Nos encontraríamos aquí con films post-apocalípticos como El día después y, sobretodo, con El Cuento de la Doncella, donde el retroceso ideológico alcanzará simas intolerables, o Fahrenheit 451, donde los libros serán objeto de persecución paranoica.

Curiosamente, el desplazarnos miles de años en el futuro tampoco esquiva la retracción social apuntada, siendo dos films (basados en sendas novelas ejemplares): La máquina del tiempo y El Planeta de los simios, los encargados de perpetuar en el cine el axioma de que cualquier tiempo pasado fue mejor. Y si no se lo creen: pregunten a Charlton Heston.

S de Sociedad

THX 1138Como ya se apuntaba en la primera parte de este estudio, convivirán en nuestro futuro, sociedades que se van a caracterizar por una estructura alegórica fuera de toda duda.

En atención a este carácter simbólico, algunos cineastas sumergen sus entramados en sociedades alejadas del arquetipo convencional. Esta transgresión, le va a servir a John Carpenter para aventurar una sociedad marciana de corte ginecocrácico, en Fantasmas de Marte, o a George Lucas, para definir los estamentos ultra-burocráticos de un film con nombre, dicen, de individuo: THX 1138. La idea de una humanidad enterrada en el subsuelo terrestre no es nada nueva en el campo prospectivo. La han recogido, entre otras, las películas Metrópolis, La máquina del Tiempo, Doce Monos o Matrix, las cuales coinciden, a su vez, en presentar una superficie devorada por los excesos de la raza humana y un futuro precario y poco venturoso.

En otro ámbito conceptual, coinciden en estos filmes dos ideas antagónicas relacionadas con la natalidad. En Cuando el destino nos alcance (Soylent Green), la superpoblación condena a la humanidad hasta el punto de que llegan a escasear los recursos alimenticios. Extremo, que La Fuga de Logan evita de forma drástica, cercenando la vida de aquellos que rebasan la treintena por una simple cuestión de equilibrio social.

La nota de color, y nunca mejor dicho, a estas sociedades antiutópicas, la ofrece la televisión en uno de sus productos más competentes: Futurama, serie de dibujos animados creada por Matt Groening (osea, el padre de Los Simpsons), que presenta la historia de un repartidor de pizzas del Siglo XX que, tras haber sido criogenizado, despierta en el Mundo del Futuro para comprobar, de primera mano, que el paso del tiempo únicamente sirve para cambiar el color de nuestros cabellos.

T de Tecnología

MINORITY REPORTCriogenización (Demolition Man); Robótica (Terminator); parque de atracciones de última generación (Almas de Metal); videojuegos (ExistenZ); arañas espías (Minority Report), Teletransportación (Star Trek); vuelos regulares a Marte (Total Recall); software de aprendizaje rápido (Matrix); automóviles voladores (Blade Runner); monopatines voladores (Regreso al Futuro II); androides sirvientes (El Hombre Bicentenario); intérpretes de delfines (Seaquest y Johnny Nemonic).

No pierden el tiempo estos guionistas de Hollywood, ¿verdad?

U de Utopía

Concepción englobadora de las Eutopías y las Distopías, la Utopía ha servido en la historia del pensamiento universal como vehículo para describir la idea de un Estado perfecto, donde el individuo, en armonía con su entorno y sus convecinos, alcanza su plenitud. Cómo ya hemos visto, la concepción positivista de la utopía, es discordante con los entramados presentes en la ciencia ficción cinéfila por una simple cuestión pragmática: el bienestar no vende entradas de cine. La utopía, en este sentido y de forma contradictoria, se convierte en constante de Cine Prospectivo por exclusión pues ningún productor se ha atrevido a financiar una película cuyo único y exclusivo propósito se resuma en la perfección de la convivencia humana (Ni siquiera Things To Come se acerca a esta propuesta). Y cómo se advirtió en la primera parte de este estudio, a pesar de que algunos filmes presentan sociedades, a priori, utópicas, el desarrollo de la acción demostrará que nada es como parece.

Nada que no sepamos ya a estas alturas.

V de Verhoeven

STARSHIP TROOPERSPaul Verhoeven acumula en su filmografía, temáticas e historias tan diversas que su inserción en un diccionario circunscrito a un género cinematográfico concreto, parece situarse más cerca de la audacia que de la razón. Sin embargo, el errante director holandés se ha paseado por el género de Ciencia Ficción (incluido la monster movie: El hombre sin sombra) con una notable dignidad, incluso con un cierto deje autoral que provoca, cuando se le sabe detrás de un nuevo proyecto, una tensa espera, como si, de algún modo, hiciera falta que el bueno de Verhoeven venga a poner las cosas en su sitio.

En el campo prospectivo, los filmes de Verhoeven (Robocop, Desafío Total y Starship Troopers) han destacado por la utilización sarcástica del medio televisivo (especialmente descacharrante en Starship Troopers), el protagonismo de la violencia escenificada, el uso de los efectos especiales al servicio de la acción, y el doble juego de las identidades falsas o impostadas. Conceptos autorales que enriquecen, sobremanera, un género que no sería el mismo, si Verhoeven no hubiese pasado por allí.

W de William Gibson

William GibsonConocido entre la mass media como el introductor del término ciberespacio, el otrora enfant terrible de la literatura de ciencia ficción, ganador del Premio Hugo por su novela Neuromante, sorprendía a la cotidianidad ochentera proponiendo una historia donde la acción se trasladaba a un universo dominado por la tecnología y las conexiones silícicas, por la existencia de una "constelación de datos" imbuida en un soporte virtual y accesible.

«Una alucinación consensual experimentada diariamente por billones de legítimos operadores, en todas las naciones (…) Una representación gráfica de la información abstraída de los bancos de todos los ordenadores del sistema humano. Una complejidad inimaginable. Líneas de luz clasificadas en el no-espacio de la mente, conglomerados y constelaciones de información. Como las luces de una ciudad que se aleja...»

La estética Cyberpunk asentaba su ideario literario: mafias japonesas, alta tecnología, valor patrimonial de la información, espionaje industrial, comunidades virtuales, drogas sofisticadas…

Al cine le va a costar adaptarse a esta concepción, se ve hoy día, absolutamente vaticinadora. Sólo dos relatos suyos, Johnny Nemonic (adaptado por Robert Longo) y New Rose Hotel (de Abel Ferrara) verán la luz en el celuloide, eso sí, con resultados insatisfactorios. Johnny Nemonic se adentra en el submundo de un correo que utiliza parte de su encéfalo para archivar información confidencial que traslada de una ciudad a otra, y la persecución de la que es objeto por parte de mafiosos japoneses. Por su parte, New Rose Hotel narra la historia de un espía industrial que pretende birlarle a una de las empresas rivales, uno de sus cerebros, para lo cual utiliza la manida técnica de la seducción, aquí, con el rostro irresistible de Asia Argento. Lo mejor es el argumento. Lo peor, la confusa realizador del tantas veces pretencioso, Abel Ferrara.

El propio Gibson participará en el guión de Alien 3, el film de David Fincher, historia obscura que se desgajaba, con una cierta impudicia, de sus precuelas hasta constituirse, con mérito propio, en una de las películas de culto más reivindicables de los años 90.

Para la televisión, y como curiosidad, Gibson escribirá dos brillantes capítulos del serial de Chris Carter: X-Files: "Kill Switch" y "Person Shooter".

Y hasta ahora.

X de Mutantes

X-MENIndividuos nacidos para cambiar el mundo (Akira); víctimas de proyectos financiados por los militares (Hulk), resistentes marcianos expuestos a la radiactividad (Desafío Total), eslabones perdidos de una cadena evolutiva, con branquias y poco pelo (Waterworld); neo-razas del nuevo milenio con problemas de identidad (X-Men), enamorados de la moda cyberpunk y los piercings (Tetsuo), hijo de periodista amiga de los artrópodos (La Mosca II), los mutantes han aparecido en el cine prospectivo cada vez con mayor profusión, como si quisieran hacerse un hueco temático en el que poder mover a sus anchas sus cuerpos degradados y sus dudas existenciales.

Pero van a ser, sin duda, los disciplinados y no tan disciplinados habitantes de la comuna de Xavier, los X-Men, quienes mejor representan a estas alturas, a los mutantes del nuevo milenio. Amenaza constante para el resto de los humanos, individuos dotados de poderes sorprendentes, los mutantes de X-Men tendrán, sin embargo, una infancia acomplejada y un presente incierto y, sobretodo, se verán en la obligación moral de integrarse en uno de los dos grupos que, en ese futuro planteado, se encuentran en contienda: los que están con los humanos "normales" y los que están contra ellos. La eterna dicotomía, como veis.

Y lo que vendrá

I, ROBOTA la vuelta de la esquina, vendrá una nueva adaptación de uno de los tipos menos y peor adaptados de la Ciencia Ficción Literaria, Isaac Asimov, con I, Robot de Alex Proyas, film basado (esto sí que es insólito) en el título (Yo, Robot) y prólogo (las leyes de la robótica) de la novela recopilatoria de algunos de los relatos de Asimov.

Sin abandonar la esfera literaria, los aficionados esperamos, más que ansiosos, la anunciada adaptación que Wolfgang Petersen afronta del original de Orson Scott Card, El Juego de Ender (de nuevo premio Hugo), precuela literaria de la magnífica –y una de las novelas preferidas, por si no se notaba, de quien esto escribe-: La Voz de los Muertos. También, A Scanner Darkly, nueva película de Richard Linklater, film de animación realista (esto es un decir) basada en una novela del sempiterno Philip K. Dick, o la nueva versión de Fahrenheit 451 de la mano –crucemos los dedos- de Mel Gibson, verán la luz en los cines dentro de poco.

Más estancados parecen, sin embargo, los proyectos de la esperada versión de la novela de Matheson (Soy Leyenda) adaptada con anterioridad en The Omega Man, o la serie de TV "The Forever War", basada en la sarcástica novela de Joe Haldeman, por cierto, autor que los buscadores de rarezas aun asimilamos al guión de la siempre reivindicable: Robot Jox.

Lo que no fallaran, eso seguro, serán las nuevas entregas de la saga Star Trek; una odisea diseñada para satisfacer la voracidad de los insaciables, y ultrasociables, trekkies.

Z de ExistenZ

Larga vida a la Nueva Carne!

EXISTENZNueva Carne, videojuegos orgánicos e interactivos, diferentes niveles de realidad, existencias ficticias, triple vuelta de tuerca final, Cronenberg, corporaciones ambiciosas, vouyeurismo descontrolado, vivencias de historias ajenas, humanidad alienada por la tecnología, dicotomía mente/cuerpo, armas somáticas, evolución hacia un nuevo prohombre que interactúa con el entorno artificial, individuos mutados…

Para ser una sola película, considerada menor en la filmografía de David Cronenberg incluso, las temáticas y situaciones abordadas por ExistenZ son profundas y substanciales. Antecedente casual de Matrix, la visión que el cineasta canadiense realiza de la vida futura, una vida que sólo encuentra su satisfacción plena en el ámbito de la entelequia y la virtualidad, de las experiencias irreales vividas como reales, se aproxima a un ejercicio metacinéfilo donde los videojuegos podían asimilarse, perfectamente, a las películas, y las vidas ajenas que los protagonistas disfrutan (o sufren) como propias, a la de los personajes del celuloide, no lo olvidemos: los encargados de llevar a buen término, tras la pantalla, la mayoría de nuestros sueños irrealizables.

Feliz Futuro!

"…todo estaba arreglado, todo alcanzaba la perfección, la lucha había terminado. Se había vencido a sí mismo definitivamente. Amaba al Gran Hermano".

"Diccionario de Constantes en el Cine Prospectivo: Parte segunda", es un artículo escrito por J. P. Bango.