Terror Universal
E mail Nombre

Seccion: Cronicón (Lecturas: 9294)
Fecha de publicación: Diciembre de 2003

Diccionario de constantes en el cine prospectivo (A-J)

Interesante recopilación de lugares comunes por los que no solo la ciencia ficción o la fantasía se dan cita en su intento de anticipación.

J.P. Bango



Bookmark and Share

Me matarán, no me importa, me matarán. Me dispararán en la nuca, me da lo mismo: abajo el Gran Hermano.
Diario de Winston (1)

Introducción a la primera parte. ¿Por qué "Cine Prospectivo"?

FAHRENHEIT 451La RAE define el futuro como aquello que está por venir. Enriqueciendo nuestro lenguaje, el diccionario nos ofrece el epíteto "prospectivo" para referirnos al futuro. La Prospectiva, entonces, será el conjunto de análisis y estudios "realizados con el fin de explorar o predecir el futuro, en una determinada materia". Como lo que aquí nos ocupa es la temática en el cine, el "Cine Prospectivo" se definirá como aquel cine conceptual cuyo contexto, motivaciones o entramado traten de prever o explorar aquello que nos deparará el futuro. Por último advertir que encuadramos este tipo de cine dentro del amplio espectro de la ciencia-ficción precisamente porque su principal estímulo lo recoge del ámbito científico y su fin siempre va a ser el enriquecimiento de una ficción o cuento.

Como verá el lector que se aproxime a las siguientes líneas, el "Cine Prospectivo" es un género abarrotado de tópicos y constantes. La principal de ellas es que suele ser un género adaptado de la literatura. Novelas, relatos y ensayos de tipos tan competentes como Ray Bradbury (FAHRENHEIT 451); Brian Aldiss (I.A. (2)); Philip K. Dick (BLADE RUNNER); Arthur C. Clarke (2001); H. G. Wells (THINGS TO COME (3)); George Orwell (1984); Robert Shekley (LA DECIMA VITTIMA); Michael Crichton (RUNAWAY); Richard Matheson (THE OMEGA MAN (4)); William Gibson (JOHNNY MNEMONIC), David Brin (THE POSTMAN) y muchos más, han dado lugar a una ingente cantidad de material escrito que el cine ha apropiado para sí creando un subgénero con una identidad suficiente. Dotado, pues, de arquetipos variopintos pero reconocibles, el cine de anticipación se ha preocupado de introducir, como reclamo, neo-tecnicismos, sociedades evolucionadas y aplicaciones científicas de última generación. Repasamos a continuación alguna de las constantes temáticas que constituyen la urdimbre de lo que hemos denominado "Cine Prospectivo".

A de Apocalipsis:

El futuro que nos espera tendrá su origen en una gran crisis cuasiapocalíptica que cambiará el estado de las cosas. Ocurre en TERMINATOR (1984) y en la intertextualización wachowskiana de ésta, MATRIX (Los Robots se rebelan contra sus creadores) y ocurre, con distinto origen pero similar resultado, en MAD MAX, en THE POSTMAN (Mensajero del Futuro-1997), en WATERWORLD (1993) o en rarezas de serie B como THE ULTIMATE WARRIOR (El Último Amanecer-1975) o DEATH RACE 2000 (La carrera de la Muerte del año 2000-1975). Estos films van a conjugar sus propios arquetipos:
a) sociedad westerniana;
b) salvajismo;
c) misoginia;
d) regresión social.
Se criminaliza la sociedad desarrollada: causa y motivo de la situación actual existente, y se destierra la cultura y el sentimiento artístico. La sociedad retoma tópicos feudales y la "ley del más fuerte" predomina sobre la democracia. Es la era de unos héroes a su pesar, mercenarios o supervivientes, que emprenden la búsqueda de sus raíces (WATERWORLD) o, pretenden hallar el sentido de su nueva vida (MAD MAX). Pero también es una sociedad que se recrea en el anacronismo y en la violencia, una vuelta atrás que tiene como conclusión inexorable la condena de la humanidad.

En este contexto maldito, el fin último de este héroe no va a ser la reinversión del status quo sino su adaptación al mismo del modo menos doloroso posible. Impelido por el compromiso de su condición heroica, tomará por objetivo la preservación de la supervivencia de sus allegados (y de él mismo) a costa de todo lo(s) demás. Y, digamos, no le importará si hay sangre de por medio.

Pertenecen también a este bastión postapocalíptico películas como AKIRA (1988) o la visión de un apocalipsis capitaneado por un joven aficionado a la telequinesia, o TITAN A.E. que narra los gozosos esfuerzos de una pareja, inducida por los débitos de la adolescencia, por salvar los códigos genéticos de la comunidad animal terrestre. Un último intento de carácter altruista que persigue la preservación de la especie humana a pesar de su naturaleza destructiva. Una invitación a participar de la utopía con textura de (buen) cine animado.

B de Belleza:

¡La belleza y la juventud son una inversión de futuro! La sociedad bella de LOGAN'S RUN (La Fuga de Logan-1976) garantiza una vida concupiscente y sin problemas hasta los 30. Después, un ceremonial naif conducirá los cuerpos jóvenes a territorios divinos en pro de la supervivencia de los demás. La limitación de edad, sin embargo, no es aceptada por todos los habitantes de dicha eutopía y se rebelan contra ella y, de paso, contra el resto de las convenciones de la misma sociedad (como también ocurre en la enigmática GATTACA). La sociedad de La Fuga de Logan se asienta sobre la percepción de un equilibrio formulado por una computadora encelada. Sin embargo, sólo un elemento dubitativo (Logan) será suficiente para provocar la catarsis. La eutopía deviene a distopía al reivindicar el poder de la ancianidad, como en PLANET OF THE APES (El Planeta de los Simios-1968).

Una vuelta de tuerca más bizarre, con pactos a lo Fausto incluido, se ofrece en la película de Miguel Bardem: LA MUJER MÁS FEA DEL MUNDO, producción española que satiriza el mundo de la apariencia y que, para contrarrestar, se preocupa de rodear a la bella protagonista de una banda de freaks a cual más feo. Las técnicas quirúrgicas perfeccionan los moldes estéticos (BRAZIL: aunque sólo funcione a corto plazo) y el aspecto exterior se reconvierte en un producto mercantilizable. La belleza y la eterna juventud se mezclan dando lugar a un laxante existencialista liderado por el complejo de Edipo. El futuro, en fin, tratará de revertir el proceso natural del envejecimiento o, cuanto menos, de evitar su consecuencia más drástica: la muerte.

Detrás de toda esa parafernalia promotora de la juventud y la belleza nos vamos a encontrar, también, los traumas que absorben la conciencia del consejo de ancianos de ZARDOZ (1974). Inmortales dentro de su gran templo, pero imposibilitados de rehuir una senectud que no admite la vuelta atrás, los sabios (y muy) ancianos de esta Irlanda futurista (cosas del otrora transgresor John Boorman) sucumbirán a la tentación de la mortalidad y el vigor. Al contrario de lo que ocurría con la sociedad Domótica de Logan, los protagonistas liberados no enaltecerán el mundo de los ancianos sino la justicia de su destino mortal. Amén.

C de Clon:

Lejos de los dictámenes de la deontología científica y de la oportunidad política, los clones han aparecido en el Cine Prospectivo con una cierta modestia. Asoman como hilo conductor de historias de política ficción, como en THE SIXTH DAY (El Sexto día-2000). que desarrolla una trama que hubiera hecho las delicias de Hitchcock con una falta de competencia evidente, o para justificar secuelas de tintes autoparódicos, como ALIEN RESURRECTION (Alien Resurrection-1998), ¿que mejor manera de continuar la historia de un personaje que ya desapareció en la secuela precedente?. Estos filmes se acercan al tema de la reproducción de duplicados con encogimiento y, únicamente, como punto de partida apostando, al mismo tiempo y con similar competencia, por la desidia creativa.

En SPECIES (Species: Especie Mortal-1995), quizás el más interesante de cuantos filmes pertenecen a este bastión clónico, los científicos protagonistas se invitan a clonar el código genético de un bello extraterrestre pre-condicionado para el apareamiento sistemático; excusa argumental de naturaleza chrichtoniana que también había dado origen a JURASSIK PARK (Parque Jurásico-1993) y a cada una de sus (cada vez más) estrafalarias secuelas. Y aquí, encadenamos con uno de los precedentes más subversivos de la clonación: el monstruo revivido mediante la técnica de la invocación - práctica que, en un estadio muy primitiva, puede considerarse como el origen del cine de ciencia ficción clonada y que ha tenido en el cine de terror a su principal beneficiario ya sea en su vertiente resucitadora (JASON X de James Isaac) o en su vertiente suplantadora (INVASION OF THE BODY SNATCHERS, La Invasión de los Ultracuerpos, de Philip Kaufman).

Ch de Chips:

WESTWORLDEl petróleo se canjeará por silicio a precio de oro. Los robots ejercerán de mayordomos (BICENTENNIAL MAN, El Hombre Bicentenario); recogerán las cosechas (Runaway), automatizarán las viviendas (PROJECT BRAINSTORM, Proyecto Brainstorm) o conspirarán contra los héroes del pueblo llano (María en METROPOLIS). El mundo tecnificado tendrá en el robot un aliado incansable que servirá para cualquier cometido susceptible de automatización. Así, comandarán naves espaciales con una diligencia insólita (Madre / Nostromo de ALIEN) o con afán impostor (Hal 9000 en 2001), calcularán con extremado ardor el "límite poblacional" de nuestra utopía (LOGAN'S RUN), o trabajarán en alguna mina ubicada en los satélites de Júpiter mientras aprovechan sus momentos de asueto para recrearse en el paisaje (BLADE RUNNER).

"Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto Rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia… Es hora de morir" (5).

Los habá encantadores (Rachel-Sean Young en BLADE RUNNER), emotivos (David-Haley Joel Osment en AI), supervivientes (Roy-Rutger Hauer en BLADE RUNNER), sanguinarios (T-1000-Robert Patrick de TERMINATOR 2), prostitutas (Pris-Daryl Hannah en BLADE RUNNER), amas de casa (THE STEPFORD WIVES) o, incluso, bailadoras de streptease (6) (Zhora-Joanna Cassidy en BLADE RUNNER). Y como la imaginación prospectiva apenas si tiene lugar para el límite, habrá robots espías en forma de arácnido (MINORITY REPORT), policías con instintos humanos (ROBOCOP), trabajadores insindicados de un parque de atracciones (WESTWORLD y su secuela FUTUREWORLD), sementales ansiosos de descendencia (DEMON SEED), profesores que nunca lograrán aprobar el Curso de Aptitud Pedagógica (CLASS OF 1984), borrachos aficionados a la cleptomanía ("Futurama") y entrañables estereotipos con rubia de fondo (FORBIDDEN PLANET) . El robot cambiará nuestro concepto de sociedad y cuan mutante cualquiera reclamará su lugar en el estado de derecho (Yo, el Robot (7)). Y más vale que claudiquemos: de no conseguirlo, optará por aprobar nuestro exterminio sistemático (Terminator) en tiempo simultáneo a la recarga de sus pilas (Matrix).

D de Distopía:

Las sociedades distópicas apuestan por el triunfo de la desigualdad, la cerceración de los derechos individuales y la despersonalización del individuo. Rehuyen el hedonismo y promueven el control exhaustivo de la población. Y, encima, son profundamente metafóricos.

La sociedad vertical de METROPOLIS (1926) es una sociedad sustentada por una clase trabajadora encerrada en el subsuelo de esa gran ciudad en que se ha convertido la Metrópolis del año 2022. Arriba, disfrutando de los placeres del sol y el vino se encuentra una clase dirigente aficionada a las fiestas y a la explotación del prójimo. Instigados por una moral lúcida (personificada en el personaje de María) los laboriosos obreros de esa gran ciudad tratarán de invertir el proceso de degradación social planteando una dura batalla contra la casta dirigente. Toda una parábola, como vemos.

En la misma línea, THX 1138 (1971), el primer, mejor y más revolucionario film de George Lucas (inspirado, como tantos otros, en el "1984" (8) de George Orwell), plantea la lucha contra un aparato político opresor desde el punto de vista del individuo. Aislado en un receptáculo opresivo y monocorde donde sólo hay lugar para el abatimiento, drogado por la misma fuerza moral que inspiraba el soma del Brave New World de Huxley, el protagonista (interpretado por Robert Duvall), iniciará un viaje por las entrañas de un sistema lineal e invariable que le llevará a darse de bruces, afortunadamente, con una realidad más esperanzadora. Happy end ambiguo que anticipa las intenciones dogmatizadoras de su, todavía hoy, brillante creador.

Los protagonistas de estos filmes, conscientes de que hay algo más allá, se invitan a revertir su destino apostando por el triunfo de los sueños (BRAZIL), por la conquista de la revolución social (METROPOLIS), por la derrota del poder omnipotente (1984), o por el disfrute de la luz del sol (THX 1138). Resultan, pues, tipos transgresores que no se conforman con los dictámenes oficializados. Son, naturalmente, especímenes de un futuro muy, muy lejano.

E de Eutopía:

Which Shall it be! (9)

Un futuro deseable, una sociedad quimérica, la han perseguido filmes de anticipación como THINGS TO COME de William Cameron Menzies (la más naif y vanguardista del género prospectivo), LOGAN'S RUN (que pretende el enaltecimiento social del Hedonismo) o MINORITY REPORT (que pronostica un futuro en el que se puede prever incluso el crimen (10)). Sin embargo, y a pesar de sus planteamientos positivistas, las sociedades eutópicas ocultan, tras el laberíntico entramado de convenciones sociales y sofisticados avances tecnológicos que las conforman, una humanidad empobrecida, aparente y disfuncional donde la justicia se deja seducir por el fascismo (JUDGE DREDD); donde la religión corrompe a los estados (El cuento de la doncella (11)); y donde cualquier despojo criogenizado del Siglo XX puede llegar a demandar una cuota de poder desmedida (DEMOLITION MAN). Circunstancias de un futuro desesperanzador donde, sin embargo, aun queda lugar para la utopía positiva.

Y nosotros lo veamos, naturalmente.

F de Fiascos (el futuro ya está aquí):

Los delirios de los guionistas cinematográficos aventuraron, con una notable ingenuidad (¿o no?), un futuro lejano que, caprichos del tiempo, ya nos ha dejado atrás. Así ya sabemos que la isla de Manhattan aún no es una cárcel que custodia a tipos tan irascibles como Snake Plissken en ESCAPE FROM NEW YORK (1997... Rescate en Nueva York-1981); que el mundo no sucumbió a una hecatombe nuclear (La Carrera de la muerte del año 2000); y que aun seguimos buscando el monolito dichoso que nos abrirá, al fin, las puertas del conocimiento universal (2001). Pero el destino nos ha alcanzado (SOYLENT GREEN) y, como excepción, la superpoblación anunciada en la película de Richard Fleischer cada vez se aleja más de la quimera (en fin, cuidado con las galletas); la disfunción planteada por la ausencia de la capa de ozono se aparta cada vez más de la ciencia ficción (HIGHLANDER II), y los viajes espaciales para clase turista (AIRPLANE 2, Aterriza como puedas 2) están cada vez más próximos. Pero no se preocupen: podemos asegurar que el anticristo no nació en la nochevieja del 2000 (que sepamos: EL DÍA DE LA BESTIA); que el bueno de Ralph Fiennes aun no ha conseguido colocar en el mercado todas las experiencias virtuales ilegales que adquirió en el último pedido (STRANGE DAYS, Días Extraños) y que los guerreros del Bronx prefieren combatir en el desierto y a cambio de un pastel culminado por una guinda con sabor a petróleo.

G de Guerra:

La guerra es la paz; la libertad es la esclavitud; la ignorancia es la fuerza (12).

El mundo futuro será un mundo enfrentado. Nada nuevo. La humanidad sólo adquiere su sentido a través de la contienda y las grandes potencias encuentran la justificación para autosuministrarse de armas haciéndonos sentir temor hacia nuestro vecino de enfrente (BOWLING FOR COLUMBINE (13)). Esta idea universal la acogerá la fría versión de 1984 (eurasia vs oceanía) y, la mucho más corrosiva de lo que aparenta, STARSHIP TROOPERS (1997). Pero los films prospectivos no se conforman con el enemigo humano, y gustan de canjear el contendiente bípedo por una corporación de bichos extraterrestres (STARSHIP TROOPERS) o por entidades silícicas con capacidad de autogestión (MATRIX). Y cómo todavía nos queda un universo insondable por explorar, asistiremos al descubrimiento de una comuna de espíritus verdosos (GHOSTS OF MARS, Fantasma de Marte) dispuestos a sumir a la población humana en una obscura disputa atestada de elementos metafísicos (FINAL FANTASY), y aprovecharemos las dudas de nuestros adolescentes más doctos para contrarrestar el poder telequinético de nuestro mayor oponente a cambio de una par de horas de auténtica diversión pre-apocalíptica (AKIRA).

La mayor contienda, sin embargo, la vivirá la humanidad contra unos androides aficionados a los saltos temporales (TERMINATOR). El film de James Cameron anticipa un futuro sometido a los preceptos de un concilio de robots ansioso por revertir las reglas del servilismo. Evidentemente metafórico pues, el film del otrora Rey del Mundo James Cameron (y sus evolucionadas y divertidas secuelas) desea promover un mensaje apaciguador que finalmente no podrá eludir a su destino. La amenaza de la guerra y el advenimiento de la tragedia, en fin, servirán para adiestrar al espectador en las bondades de la empatía en tiempo simultáneo a su ingesta de palomitas. Un período de instrucción tan breve que, como ocurriría a Johnny Rico en STARSHIP TROOPERS, tan sólo servirá para hacerle ver que, efectivamente, la beligerancia y el fanatismo es un elemento consustancial a la naturaleza humana. En el pasado, en el presente, en el futuro. Hasta el final.

H de Héroes:

BLADE RUNNERNo faltarán los héroes en el futuro ya sean sin quererlo (Max en MAD MAX) o a su pesar (James Cole en TWELVE MONKEYS, 12 monos); con dudas existenciales (Rick Dekkard en BLADE RUNNER) o sin ellas (John Anderton en MINORITY REPORT), traicionados por si mismos (Doug Quaid en TOTAL RECALL) o por el sistema (Snake Plissken en ESCAPE FROM NEW YORK). Los héroes de los siglos venideros son tipos entrenados para desterrar las emociones. Arrogantes, maleducados, recelosos y, sobretodo, desgreñados, convivirán en los más variados e inhóspitos paisajes con toda una suerte de personajes que saciarán sus instintos reaccionarios en aras de la supervivencia de sus leales. Desde esta perspectiva, el héroe del futuro tiene por antecedente al semidiós de la mitología clásica permutando el concepto de destino de vida que disfrutaba éste por la alabanza al ombligo propio.

I de Información:

La televisión se verá en el metro (14) (TOTAL RECALL, Desafío Total; PREDATOR 2, Depredador 2) y nos mostrará un mundo dominado por unos concejales corruptos sometidos al poder de las grandes corporaciones (ROBOCOP). Y sin dejar a Verhoeven: anunciará viajes interespaciales de ensueño (TOTAL RECALL) y reclutará a jóvenes guerreros con estándares violentos de resonancias Heinleanas (STARSHIP TROOPERS).

La televisión prestará atención a eventos pseudodeportivos que superarán los ecos de la SuperBowl (ROLLERBALL), emitirá competiciones de caza entre humanos (Muerte en Directo: un reality show cada vez menos lejano), propiciará salvoconductos de presos sentenciados a muerte (THE RUNNING MAN, Perseguido) y redefinirá nuevas formas de comunicación ("Max Headrom"). La información se constituirá en un objeto susceptible de tráfico ilegal (JOHNNY MNEMONIC); causará algún que otro error de carácter notable (BRAZIL) y servirá de soporte documental a la hora de completar los difusos datos ofrecidos por los precogniscentes (MINORITY REPORT). Por cierto, también sabemos que el U.S.A. Today cambiará sus contenidos ad-hoc seguramente utilizando técnicas similares a las inspiradoras de la red internet y que las pantallas de ordenadores se asimilarán a los hologramas. Pero nada de esto será tan decisivo como la creación de un mundo virtual donde se pretende extremar la concepción del reality show (THE TRUMAN SHOW, El show de Truman).

El Show de Truman representa la vida de un hombre cualquiera, encerrado en un hábitat predecible e impostado y que se deja dominar por la rutina y la apariencia. Como vemos, más que un reality show del futuro parece un documental antropológico sobre nuestra cotidianidad, un crochet directo al hígado que, encima, se regodea de la superficialidad de nuestro quehacer diario. Desde este punto de vista, El Show de Truman representa el futuro de una televisión que exagerará nuestra vivencia. Pero también nos viene a mostrar una sociedad que sólo encuentra el significado de su existencia a través de la observación de los demás. Una reivindicación subversiva del vouyerismo (y, por extensión, del propio cine) que nos vuelve a dar pistas de lo cerca que estamos de identificarnos con nuestro futuro más inmediato.

J de Juegos:

DEATH SPORTCreador de mega-estrellas; saciador de instintos violentos; calmante recetado por políticos depredadores, el deporte del futuro sucumbirá al fascinante poder de la violencia televisada (ROLLERBALL) sin ofrecer síntoma alguno de desgaste.

El deporte del futuro será utilizado como un jugoso sustitutivo de la guerra (ROBOT JOX de Stuart Gordon); como circo romano improvisado (ESCAPE FROM L.A., 2013: Rescate en los ángeles (15)) y como epicentro de las más variadas luchas de un programa televisivo de tintes redentores (THE RUNNING MAN, Perseguido (16)). Organizará carreras de coches con premios muy suculentos (DEATH RACE 2000, La carrera de la muerte del año 2000); de motos con análogos fines y objetivos (DEATH SPORT) y actualizará las reglas de la caza con Marcello Mastroianni de por medio (LA DECIMA VITTIMA, La victima número 10).

Y como no todo en la ciencia ficción es tan trascendente, el deporte (en forma de squash) servirá de relajación para un amenazado de muerte en los momentos previos a su disputa final (OUTLAND, Atmósfera cero) y de entrenamiento intelectual (en forma de ajedrez) para uno de los robots más juiciosos de la historia del cine (2001). El pan y el circo, en definitiva, caminarán de la mano también en nuestro futuro. Nada que no supieran ya nuestros antepasados romanos.

 

DICCIONARIO DE CONSTANTES EN EL CINE PROSPECTIVO - PRIMERA PARTE (A-J)
es un artículo escrito por J.P. Bango

 

 


Notas del autor:

1- Fragmento de 1984: George Orwell

2- Basado en el relato de Brian Aldiss: "Super-Toys Last All Summer Long" publicado en 1969

3- Película de William Cameron Manzies, 1936, basada en el ensayo de Wells: "The Shape of Things to Come"

4- Sobre la novella de Matheson: "I am legend"

5- Soliloquio del personaje Roy Batty (interpretado por Rutger Hauer) en Blade Runner

6- Cantante de Ópera en el libro de Philip K. Dick

7- El clásico de Isaac Asimov tendrá su versión en cine en el 2004 de la mano del gran Alex Proyas, y con guión de Akiva (Deep blue sea) Goldsman.

8- Novela paradigmática que cuenta con una adaptación excesivamente literal a cargo de Michael Radford, precisamente, del año 1984.

9- Epitafio de Things to Come

10- Algo que haría las delicias de cierto Presidente angloparlante y a su camada de Precogniscentes camaradas y aliados.

11- Basada en la muy recomendable novela de Margaret Atwood: "A handmade’s tale"

12- Fragmento de "1984" de George Orwell.

13- Un "auténtico" film de anticipación

14- En todos los metros, líneas y trenes (Evidentemente, el futuro cada vez está más próximo) ¿Quién inspira a quién?

15- Un film que cuenta con no pocas referencias deportivas que van desde el baloncesto al surf pasando por el parapente y la escalada.

16- Basada en la única novela de Stephen King que se atreve a formar parte de este reportaje (aunque firmada con su pseudónimo más popular: Richard Bachman -el mismo que utilizó para una de sus novelas más sarcásticas: Thinner, objeto de una modesta versión en cine)