Búsqueda personalizada

 

La primera página de Internet con sabor a frutos del bosque: por favor, lama aquí
* * * * * * * * * CINE BRAILLE * * * * * * * * *
* * * * * 2017 Año II de la Revolución de la Alegría * * * * *

* * * * * * * * * * LAS RECOMENDADAS DEL ARCHIVO DE CINE BRAILLE - OCTUBRE DE 2017 * * * * * ** * * *
LOS PREDECESORES DE COLÓN (Noviembre de 2013)

LOS OTROS 007 (Octubre de 2008)

ACAPULCO BLUES (Octubre de 2007) OCHO PROPOSICIONES ACERCA DEL ROCK (Marzo de 2016)
* * * * * * * * * * * * PERO ¿QUIÉNES SOMOS LOS QUE HACEMOS CINE BRAILLE? * * * * * * * * * * * *

HÉROES POR UNA VEZ


Por el doctor Alan Grant

El doctor Grant sigue revolviendo el Arcón de los Olvidos y ahora le llega la hora a una de las bandas más originales y elegantes del rock argentino de los años '80: Fricción. Éramos tan darkies...

ENJAULADOS

Tanto en su momento como retrospectivamente, el fracaso de la torpe aventura militar de la Guerra de las Malvinas fue visto como una divisoria de aguas. La dictadura de los centuriones se desmoronó, víctima de su propia ineptitud criminal, y la retirada tuvo que ser tan apresurada que no pudo imponer condiciones a la naciente democracia, como sí pudieron hacer sus homólogas de Chile, Brasil y Uruguay.

Esa imposibilidad de condicionar la apertura tuvo sus más y sus menos, y nadie discute que donde más claramente se percibió el final de una era y el comienzo de otra fue en el campo cultural, y más específicamente, en la música popular. Buenos Aires, a mediados de la década de los '80, tenía una de las movidas más activas del mundo, y era sin dudas la capital del rock cantado en español.

La explosión había venido preparándose casi en silencio (después de todo, el rock argentino ya tenía casi 20 años de historia, y sobre el final de la dictadura, grupos como Serú Girán habían comenzado a abrir las puertas del gueto y asomarse a la masividad). La apertura posdictatorial hizo el resto, y toda la creatividad reprimida terminó de aflorar.

A diferencia de la mayor parte del rock anterior a Malvinas, esta generación de bandas tenía más puntos de contacto con la música que en ese mismo momento se escuchaba en Estados Unidos o Europa Occidental: básicamente un pop bailable y descomprometido con algunas pinceladas rockeras, resabio de la New Wave de fines de los '70. En Argentina era la hora de celebrar: habíamos sobrevivido.

PARA COMENZAR

Richard Coleman y Gustavo Cerati habían estado juntos en Soda Stereo, durante el brevísimo período en el que Coleman fue su segundo guitarrista. Ambos compartían veladas nocturnas en las que se juntaban a beber whisky, leer a William Blake y buscarle la vuelta a algo que en Argentina no tenía demasiados antecedentes: los dúos de guitarras eléctricas, cuyo numen en ese entonces era Robert Fripp, miembro de King Crimson y habitual invitado de los discos de David Bowie.

Richard Coleman había pasado casi toda su infancia y juventud entre Caracas, Ciudad de México y Buenos Aires. Tenía una cultura muy cosmopolita, algo que se percibía en sus influencias musicales (el citado Bowie, Bryan Ferry, The Doors, Television), en sus lecturas (Dylan Thomas, William Blake, Lord Byron, Poe, luego William Burroughs) y en su look de ese entonces (entre Robert Smith y Marc Bolan).

En el invierno de 1984, Coleman y Cerati solían reunirse a zapar informalmente con la base de un novel grupo llamado Clap: el bajista Christian Basso y el baterista Fernando Samalea. La cosa tomó color, y la banda (llamada Fricción) debutó en abril de 1985 en Stud Free Pub. Cerati, en ese entonces en los comienzos de Soda Stereo, se limitaba a ser instrumentista. La banda pronto se convirtió en una exquisitez de los gourmets del rock porteño, merced a la poética y elusiva sensualidad de sus letras (abajo se transcriben un par de ejemplos) y al ajuste y la energía de su desempeño en vivo. Coleman también aportaba la rica y personal coloración armónica de su modo de tocar la guitarra, una voz sugerente y poderosa (educada a partir del modelo Bowie) y su oscura y atractiva presencia escénica.

Pero Soda Stereo pronto llegó al momento de su despegue masivo (era la época de "Nada personal") y Cerati debió resignar su participación en Fricción. Coleman llamó en su reemplazo al saxofonista Gonzalo Gonzo Palacios (ex Los Twist y también Soda Stereo) y a la vocalista Celsa Mel Gowland (ex Metrópoli).

A fines del '85, Coleman, Basso y Samalea colaboraron con Andrés Calamaro en la grabación de su segundo disco solista, "Vida cruel". Por esos días, Luis Alberto Spinetta y Charly García estaban planeando sacar un disco conjunto (proyecto abortado del que salieron "Rezo por vos", "Hablando a tu corazón" y "Una sola cosa") y apalabraron a Calamaro y a los tres citados integrantes de Fricción para ser su banda de apoyo. La idea quedó trunca, pero García, habiendo disuelto su banda anterior y conociendo la valía de esos músicos, los convocó junto con Daniel Melingo para ser su banda de apoyo (Las Ligas) durante el verano de 1986.

GABINETES DE AMOR

Al regreso de las giras con Charly, durante el otoño de 1986, Fricción entró a los estudios Panda a grabar su primer disco. Si bien Gustavo Cerati aparece como productor, su rol fue bastante limitado, dado que al tercer día de grabación se fue de gira con Soda Stereo. Los temas de "Consumación o consumo": "Perdiendo el contacto" (hit discotequero instantáneo), "Arquitectura moderna", "Autos sobre mi cama", "Entre sábanas", "A veces llamo" (segundo corte de difusión), "Durante la demolición", "Prisión emocional" y "Gabinete de amor". El disco fue a la vez saludado como demostración de la calidad de un gran grupo en ciernes y reflejo menor de la potencia de Fricción en vivo, y ambas observaciones son ciertas. También se quiso vincular al grupo con un supuesto movimiento darkie, gótico, aunque la vinculación de la banda con The Cure o Siouxsie & The Banshees se limitó al aspecto visual: Fricción le debía más al Bowie de "Let's dance" o "Heroes" (cuyo tema homónimo solía tocar como bis en vivo) que a "Head on the door". Y al lado de Poe y Blake, dos de las principales lecturas de Coleman, Robert Smith era un integrante del Ejército de Salvación...

SIN PLEGARIAS

En diciembre, Fricción fue elegido grupo revelación de 1986 por el Suplemento Sí del diario Clarín. Durante el tristemente recordado abril de 1987 (el mes de las "Felices Pascuas, la casa está en orden" de Alfonsín...), los músicos de Fricción terminaron en la comisaria ante las denuncias de los quisquillosos vecinos de La Capilla, molestos por el volumen del sonido. Al sábado siguiente, en Caras Mas Caras, Richard Coleman se esposó al micrófono para hacer su versión de "Heroes".

Ya no eran tiempos alegres. El SIDA, las recurrentes crisis económicas, las rebeliones carapintadas, el bajón tras la euforia cocainómana de 1983-86 se cobraban su precio. Durante ese depresivo 1987, The Cure llenó el estadio de Ferro Carril Oeste, Fito Páez grabó el oscurísmo "Ciudad de pobres corazones" y se popularizaron los pantalones grises gastados y los maquillajes à la Soiuxsie. Javier Calamaro, que había sido pop en 1985 con Frappé y sería rocker con Los Guarros en 1989, entonces probaba suerte como epígono de Robert Smith con El Corte. A fin de año se moría Luca Prodan, y en marzo de 1988, Miguel Abuelo.

En la primavera del '87, Fricción entró a grabar su segundo disco. Ya no estaba Samalea, integrado a la banda de Charly García en forma definitiva. "Para terminar" salió en 1988. Producido por Cerati, a Coleman y el Gonzo se les sumaban Daniel Castro (ex David Lebón) en bajo y sintetizadores; Rolando Ureta (ex Zas) en guitarras, armónica y coros; Daniel Ávila en batería, Pablo Rodríguez en saxos adicionales y el propio Cerati en voces adicionales y guitarras.

Las canciones: "Máquina veloz", "Lluvia negra" (gran tema y perfecta pintura del momento, como puede comprobarse abajo), "Instantes de cielo", "Sin plegarias", "Enjaulados" (una de las cumbres de la banda, ver letra más abajo), "Amar con lástima", "Para terminar" y "Héroes" (versión en español del tema de Bowie). Dato de color: cuando David Bowie visitó Argentina, en el verano de 1989, la gente coreaba los versos de "Heroes"... en español. La excelente versión de Coleman & Co. se había hecho popular y, si me permiten una herejía que comparto con mi amigo Fernando Feito, era superior incluso a la original.

Empero, sin prisa pero sin pausa se avecinaba la catástrofe de 1989-90. En 1989 cerró la compañía discográfica; los Fricción quedaron en la calle. La banda estaba desgastada por años de luchar sin ser reconocida; ése fue el golpe de gracia. La separación fue en buenos términos. Coleman pronto comenzaría a darle forma a su nuevo proyecto, Los Siete Delfines... pero ésa es otra historia

 

Lluvia negra

Estoy otra vez / mirando mis pies sobre la tierra / empiezo a creer / que no hay tantas formas de inocencia / la voy a rescatar / cuando te acerques a mí / la puedo arriesgar / para que vengas / Serás refugio / serás la tormenta / presiento nubes de lluvia negra / ¿Habrá refugios en esta tormenta / bajo dos nubes de lluvia negra? / Mirando correr / agua sucia entre las piedras / no quiero volver / hay barro / hay decadencia / podría resbalar / si no estuvieras aquí / me puedo arriesgar / para que vengas / Serás refugio / serás la tormenta / presiento nubes de lluvia negra / ¿Habrá refugios en esta tormenta / bajo dos nubes de lluvia negra? / Como siempre aquí lluvia negra / como siempre aquí bajo la tormenta / como siempre aquí lluvia negra / como siempre aquí bajo la tormenta / Lluvia negra / Lluvia negra / Lluvia negra / ¿Habrá refugios? / ¿Habrá refugios?

Enjaulados

Ya tienes tu equipo de sombra / y un poco de metal / para desplazarte / vas a conectarte / para salir / ¿Adónde morimos hoy? / Podemos / Aturdirnos hasta disolvernos / en el café moderno y luego partir / abriendo surcos de neón / Buscando otra celda / confortable / adonde bailar enjaulados / sudando el maquillaje / bailando enjaulados, / enjaulados / Ya cambiaste / mil veces de forma / alterando tu expresión / y cambias el panorama / con cada nueva canción / Oigo un famélico / Rabioso perro eléctrico / babeando por la radio detergente mental / ¡Apágalo, está lavando tu prisión ! / ¡Detergente mental! / Buscando otra celda confortable / adonde bailar / Enjaulados / sudando el maquillaje / Bailando enjaulados, enjaulados / Bailando enjaulados

Volver al inicio

¿Hay algo que quieras decirnos al respecto de esta página? Clic aquí.